Categoria:

A quién ayudan y a quién perjudican los terceros candidatos en las elecciones presidenciales de 2024

Autor: Univision

A poco menos de un año para su celebración, el panorama de las elecciones presidenciales de 2024 luce inusualmente claro y, si bien es posible que el escenario cambie en el tiempo que queda, actualmente el presidente Joe Biden y el exmandatario Donald Trump tienen las mayores posibilidades de ganar las nominaciones presidenciales de sus respectivos partidos.

Estos candidatos difícilmente podrán ganar la elección, pero sí podrían inclinar la balanza hacia un lado o el otro.

El poder de los candidatos de terceros partidos

El inusual interés del electorado por candidatos ajenos a los partidos Demócrata y Republicano es similar al visto en la década de 1990, cuando el candidato independiente Ross Perot logró el 18.9% y el 8.2% de los votos a nivel nacional en las elecciones presidenciales de 1992 y 1996, respectivamente. Márgenes que no ha logrado ningún tercer candidato desde entonces.

Pero con un electorado tan dividido y polarizado como el que las encuestas muestran para 2024, los votos logrados por los candidatos de terceros partidos, aún con márgenes menores a los logrados por Perot, podrían afectar los resultados de las elecciones, especialmente en los estados péndulos en los que las elecciones presidenciales se resolvieron por márgenes muy pequeños en 2016 y 2020.

No hay que remontarse hasta la década de 1990 para ver el efecto de los candidatos de terceros partidos en unas elecciones presidenciales.

En las elecciones presidenciales de 2016, un grupo de terceros candidatos liderados por el libertario Gary Jonhnson y la candidata del Partido Verde, Jill Stein, lograron colectivamente 2.2% de los votos en Michigan, 4% en Pennsylvania y 2.8% en Wisconsin, estados que Trump ganó ese año con las microscópicas ventajas del 0.23%, 0.72% y 0.77% de los votos, respectivamente.

¿Quiénes son estos terceros candidatos y a quién podrían quitarle más votos?

Robert F. Kennedy Jr, candidato independiente

Cuando Robert F. Kennedy Jr. anunció su lanzamiento en abril para disputar la candidatura presidencial del Partido Demócrata al presidente Biden en las primarias demócratas, Trump celebró el acontecimiento. La posibilidad de que Biden viera su liderazgo disputado por uno de los herederos de la dinastía política más prominente de Estados Unidos fue celebrada por el expresidente y su equipo.

“Conozco a muchos de los miembros de esa familia y él es un tipo muy inteligente que ha tocado una fibra sensible”, dijo Trump en Fox News en junio después del lanzamiento de Kennedy en las primarias demócratas. “Muchos demócratas que conozco quieren votar por él, me gusta mucho”, agregó el expresidente.

Sin embargo, después de que Kennedy anunció su retiro de la contienda primaria demócrata para lanzarse como independiente en las elecciones presidenciales de 2024, la posición de la campaña del expresidente cambió.

En un comunicado del portavoz de la campaña de Trump, Steven Cheung, advierte que “los votantes no deben dejarse engañar por nadie que pretenda tener valores conservadores. El hecho es que RFK tiene un trasfondo inquietante impregnado de posiciones radicales y liberales”.

Las posiciones radicales de Kennedy en oposición a la aplicación de vacunas y su apego a teorías conspirativas han hecho al candidato independiente atractivo para la base de Trump. De hecho, en encuestas recientes Kennedy cuenta con mejores índices de favorabilidad entre los republicanos que entre los demócratas, especialmente entre aquellos que “odian el sistema”, lo que representa un problema potencial para Trump cuyo apoyo más sólido se encuentra en ese grupo.

Sin embargo, una encuesta de The New York Times/Siena College en seis estados péndulo clave mostró a Kennedy con el 24% en un enfrentamiento con el presidente Biden y Trump, quedando a un 10% de ambos, mientras que una encuesta de la Universidad de Quinnipiac mostró a Kennedy y al independiente de izquierda Cornel West con un combinado del 25% de los votos al enfrentarse con Biden y Trump.

Joe Manchin, posible candidato del grupo No Labels (Sin Etiquetas)

El senador demócrata por West Virginia Joe Manchin anunció a principios de noviembre que no buscará la reelección. Manchin es señalado también como el posible candidato del grupo centrista No Labels (Sin Etiquetas).

No Labels es un grupo de origen bipartidista fundado en 2010 que dice buscar una opción más allá de los candidatos de los grandes partidos. Sin embargo, la organización ha sido denunciada por demócratas, centristas y republicanos moderados como un esfuerzo que podría terminar entregando la presidencia a Trump, al restar votos moderados a Biden.

No Labels, sin embargo, no participará en la contienda presidencial de 2024 si las encuestas muestran que su candidato desempeñaría un papel determinante en el triunfo del candidato demócrata o republicano, según dijo en julio su copresidente, el exsenador independiente por Connecticut Joe Lieberman.

Manchin, quien ha dicho que cree en la misión de No Labels desde el primer día, no ha rechazado la posibilidad de ser el nominado presidencial de la organización. Los medios mencionan al exgobernador republicano de Maryland Larry Hogan como su posible compañero de fórmula.

Manchin, sin embargo, no es necesariamente más popular que Biden ni que Trump. Encuestas de YouGov conducidas durante el verano mostraron que su calificación desfavorable era dos veces mayor que su calificación favorable, tanto en general como entre los votantes independientes. Una encuesta reciente del Public Religion Research Institute mostró opiniones negativas aproximadamente cuatro veces más altas, mostrando que sólo a 1 de cada 10 estadounidenses ve a Manchin favorablemente.

Otros terceros candidatos declarados

Jill Stein, quien fue candidata por el Partido Verde en 2012 y 2016, anunció un nuevo esfuerzo para lograr la nominación de ese partido después de que Cornel West renunció a la nominación verde para competir como un candidato independiente de izquierda.

Stein, una médico de 73 años y West, un filósofo, teólogo, activista político, y profesor universitario de 70 años, compiten por el mismo grupo de votantes de izquierda que formaron parte de la coalición que le dio el triunfo a Biden en 2020.

Tanto Stein como West han adoptado una posición a favor de los palestinos que podría afectar el voto de Biden en Michigan, donde hay un gran contingente de votantes árabe estadounidense y es un estado clave para la reelección del presidente.

Sin embargo, ni West ni Stein han mostrado hasta el momento ser capaces de arrastrar a una gran cantidad de votantes. Stein obtuvo el 0.4% de los votos en 2012 y el 1.1% en 2016, cuando su candidatura obtuvo cierta prominencia después de que se publicó una foto suya cenando en la misma mesa con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la gala del décimo aniversario de RT en Moscú.

El mayor porcentaje de votos alcanzado por un candidato del Partido Verde fue el 2.7%, logrado por el activista Ralph Nader en 2000.

La campaña de Joe Biden crea una cuenta en Truth Social, ¿lograrán la atención de sus usuarios republicanos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico