Dr. Alberto Chaparro
Jorge Brignole
Abogado Alexander Cross
La Gallinita Meat Market
Gonzales Dental Care
World Wide Credit Experts
Daly City Dental Center
Araujo’s Restaurant
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
David Huete
Sonrisas Bright Dental
Elías Travel
Los Yaquis Restaurant
FINHABITS
Kisla Gonzales
Dr. Francisco Barba
City Toyota
Ayuda Financial
Imperial Travel
Alquimia Med Spa
Desarrollo Virtual
Pathway Insurance Agency
Dr. Francisco García
Abogado James Millar
previous arrow
next arrow

Ana Emilia Lahitte, emblema de la poesía de La Plata – Diario Hoy En la noticia

Autor: Diario Hoy

Fue autora de más de una veintena de libros que le valieron reconocimientos del Fondo Nacional de las Artes, PEN Club Internacional, Fundación Argentina para la Poesía, Premio Nacional de Poesía, Premio Konex, etc. Guiada por su abuela Teresa, de niña encontró en los libros la forma de convivir con la soledad. Esa criatura sola, rodeada de personas mayores, descubrió que en la aparente irrealidad de la literatura estaba oculta la auténtica realidad, la que merecía ser develada. Así, inauguró un diálogo secreto que solo cesó el 10 de julio de 2013, cuando murió en La Plata, esa ciudad a la que amó durante sus 92 años de vida.

Nació en nuestra ciudad el 19 de diciembre de 1921. Fue escritora, periodista, docente, funcionaria, asesora y coordinadora cultural, becaria de la OEA en México y del Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, fue directora del Centro de Documentación e Información Pedagógica de la provincia de Buenos Aires, asesora literaria de Radio Universidad Nacional de La Plata, secretaria técnica del Departamento de Teatro de la Escuela Superior de Bellas Artes, jurado de premios provinciales, nacionales y extranjeros, ejerció labores por toda América Latina, pero su centro de gravedad fue siempre la ciudad de La Plata.

En la adolescencia comenzó a escribir poesía: “Jamás integré un grupo determinado, ni me integré a influencia alguna. Una total privacidad me defendía. Recuerdo que sufrí horrores cuando, sin mi consentimiento aunque con las mejores intenciones, me dieron la sorpresa de publicarme uno de mis primeros poemas, Lluvia. Conservo los recortes de las críticas que sobrevinieron, los primeros premios y una serie de testimonios, ya históricos, que documentan el bautismo de fuego de una no buscada proyección hacia un terreno ajeno a la intimidad de mi mundo verdadero”. En los años 40 no había publicado aún su primer libro, pero su nombre ya comenzaba a circular por los corrillos literarios. Inició una gira que la llevó a Tucumán y a Salta, donde la presentó, en un acto casi académico, Raúl Aráoz Anzoátegui, hijo del por aquel entonces gobernador de la provincia.

A partir de Los abismos y Los dioses oscuros, publicados en 1978 y 1980, respectivamente, quedan atrás el soneto, el romance, la coherencia armoniosa, y surge el pulso arduo de la belleza herida, su denuncia testimonial, su universalidad a ras de tierra.

Decía que “solo el poema pronuncia su misterio”. Para ella, la poesía es guarida, morada, templo, batalla, oración, horizonte, ceguera, revelación, abismo: “Podríamos escribir páginas enteras y siempre quedaría, en los diccionarios, tanto vocablo pendiente. Evidentemente, la globalización no se atreve a aproximarse siquiera a la privacidad que cada ser humano otorga a la poesía, aun cuando ignore que la habita. Es, sin duda, una de las más delicadas experiencias pendientes que solemos llevarnos, sin saberlo”.

Tenía una voz propia diferenciada, una identidad marcada por el talento. Y durante muchos años llevó adelante en nuestra ciudad un taller literario para que los poetas platenses pudieran encontrar su propia voz, incentivando la lectura de los grandes autores contemporáneos. No daba consejos ni mensajes: “La individualidad de cada creador resulta intransferible y cada cual proyecta nuevos códigos. Solo perdurarán los que tengan talento, y ese ingrediente escapa a todas las definiciones”.

Tuvo una preocupación constante por difundir la poesía producida en La Plata. A finales de 1962 publicó Veinte poetas platenses contemporáneos; en 1975 hizo una antología de la obra poética de Roberto Themis Speroni; y 20 años después publicó Cinco poetas capitales: Ballina, Castillo, Mux, Oteriño, Preler. Solía ser visitada en su departamento de calle 53 entre 10 y 11 por jóvenes que les llevaban sus escritos para que ella vaticinara si en esos textos primerizos podía leerse un destino de poeta. A todos abrió la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico