Categoria:

ANÁLISIS | La pregunta más importante que el debate Biden-Trump puede responder a los votantes

Autor: CNN
¿Habrá revancha política en el próximo debate presidencial de EE.UU.? 3:39

(CNN) — El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump difieren en muchos temas importantes que probablemente provoquen intensas discusiones cuando se enfrenten en su primer debate este jueves, en CNN. Sin embargo, más duraderas que la sustancia de cualquiera de estas confrontaciones pueden ser las conclusiones que los votantes saquen de ellas sobre la capacidad de cada hombre para liderar la nación durante los próximos cuatro años.

Por lo general, los debates presidenciales han sido más importantes para revelar el carácter y la competencia de los candidatos que para iluminar los desacuerdos políticos entre ellos. Eso puede ser especialmente cierto este año, ya que tanto Biden como Trump llegan al escenario del debate de Atlanta enfrentándose a cuestiones fundamentales sobre su idoneidad para el cargo.

Biden se enfrenta a dudas generalizadas sobre si tiene la capacidad física y mental para asumir la presidencia en la actualidad, y mucho menos durante un posible segundo mandato de cuatro años. El mayor reto de Trump es su carácter: aunque las evaluaciones retrospectivas de su presidencia han ido mejorando, muchos votantes siguen sin estar convencidos de que posea la ética, el compromiso con el Estado de Derecho o el compás moral que esperan de un presidente.

Para cualquiera de los dos, el debate podría apaciguar o intensificar estas preocupaciones. Una actuación titubeante o vacilante de Biden podría reforzar las dudas de los votantes que le consideran demasiado viejo o débil para el cargo. A su vez, una actitud hostigadora o volátil de Trump, como la que ofreció en el primer debate de 2020 entre los dos hombres, reforzaría la preocupación de los votantes de que devolver al expresidente al Despacho Oval entraña el riesgo de un caos y un conflicto perpetuos.

Pocos temas dividen más a los profesionales de la política y a los politólogos que la importancia de los debates presidenciales. Casi sin excepción, los académicos que han estudiado las encuestas de opinión pública desde hace décadas creen que los debates, a pesar de toda la atención que reciben, solo han tenido un efecto mínimo, si es que han tenido alguno, en el resultado de las carreras presidenciales.

Los debates presidenciales han sido importantes “al margen: un poco aquí, un poco allá… quizá”, dijo Christopher Wlezien, profesor de Gobierno en la Universidad de Texas en Austin y coautor de “The Timeline of Presidential Elections“, un libro sobre el impacto de las campañas en el resultado de las carreras presidenciales. “Es muy difícil saber si ha tenido algún efecto. La mejor manera de predecir dónde vamos a estar al final de la temporada de debates es dónde estamos al principio de la temporada de debates”.

Las personas que trabajan en las campañas presidenciales son mucho más propensas que los politólogos a considerar los debates como momentos potencialmente decisivos. Los profesionales de la política suelen señalar contiendas presidenciales, como las de 1960, 1980 y 1992, en las que los debates solidificaron actitudes sobre los candidatos que se habían ido gestando durante la campaña pero que aún no se habían formado del todo.

A lo largo de la historia de los debates presidenciales, estos momentos de materialización rara vez han girado en torno a un candidato superando claramente a otro en una discusión sobre una política específica. Como señaló Wlezien, cada candidato se mostrará inevitablemente más cómodo y persuasivo que el otro en algunos temas de debate. “Piensen en la cantidad de temas diferentes sobre los que se pregunta”, dijo. “Es como una campaña: podrías tener un buen día hoy, pero la otra parte podría tener un buen día mañana. Es un poco así en el transcurso de un debate. Dado que cada candidato suele llevar la delantera en algunos temas y se ve obligado a ponerse a la defensiva en otros, no está claro que la suma de todas esas cosas vaya a ser muy, muy influyente”, añadió.

El expresidente Donald Trump habla ante los miembros del grupo Club 47 en el Centro de Convenciones de Palm Beach el 14 de junio de 2024, en West Palm Beach, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Los momentos más perdurables de los debates presidenciales suelen ser los que determinan la opinión de los votantes sobre el carácter personal y la capacidad de los candidatos. Y eso suele depender menos de argumentos detallados sobre política fiscal o asuntos exteriores que de la fuerza, el dominio, la energía y la empatía que proyecta cada candidato. “Por lo general, se puede saber quién va ganando el debate viéndolo con el sonido apagado”, afirma Doug Sosnik, que fue el principal asesor político de la Casa Blanca en la campaña de reelección de Bill Clinton en 1996.

En 1960, en el primer debate presidencial televisado, el contraste físico entre el fresco y seguro John F. Kennedy y el arisco y sudoroso Richard Nixon subrayó visualmente el argumento central de Kennedy de que podía proporcionar a la nación una transición generacional necesaria y una nueva inyección de energía.

Del mismo modo, cuando el presidente George H.W. Bush consultó su reloj en 1992 durante un debate con Clinton y Ross Perot, se convirtió en un símbolo instantáneo de la tesis de Clinton de que Bush ya no tenía la energía o el compromiso necesarios para afrontar los retos nacionales.

Quizá el ejemplo más elocuente de cómo las señales personales eclipsan los argumentos políticos en un debate se produjo en el único encuentro de 1980 entre el presidente Jimmy Carter y su oponente republicano, Ronald Reagan. Carter, que se enfrentaba a un profundo descontento por su historial y el estado de la economía, se había mantenido cerca en la carrera avivando las dudas sobre si Reagan era demasiado extremista ideológicamente y demasiado “belicista” dispuesto a arriesgarse a una confrontación nuclear con la Unión Soviética.

En un momento del debate, Carter señaló con acierto que Reagan había comenzado su carrera política oponiéndose a la creación de Medicare y que, por tanto, era poco probable que apoyara la ampliación del acceso al seguro médico que, según Carter, necesitaban los estadounidenses. Carter tocó todas las bases que los estrategas políticos consideran esenciales para ganar los debates: relacionó el historial de Reagan con un contraste de futuro sobre un tema importante para los votantes.

Sin embargo, la táctica de Carter fracasó cuando Reagan respondió con su famosa réplica: “Ya vamos de nuevo”. De hecho, en su respuesta, Reagan tergiversó su propia oposición a Medicare; Carter tenía razón. Pero el tono genial y la confianza fácil de la respuesta de Reagan desvirtuaron inmediatamente la imagen que Carter daba de él como temible y arriesgado. En el debate, Reagan demostró que “no era ni un belicista ni un idiota”, escribió William Safire, el antiguo redactor de discursos de Nixon convertido en columnista del diario The New York Times. “Con esa prueba, la campaña del miedo de Carter a Reagan se vino abajo”.

Los politólogos señalan que, incluso en estos casos, los debates no resetearon la trayectoria de las campañas, sino que proporcionaron una especie de signo de exclamación que confirmó tendencias subyacentes. Tanto Carter en 1980 como H.W. Bush en 1992, por ejemplo, se enfrentaron a una dinámica en la que la mayoría de los votantes estaban claramente dispuestos a despedirlos (como medían sus bajos índices de aprobación) pero no estaban seguros de contratar a la alternativa. En cada caso, los debates proporcionaron la seguridad que los votantes necesitaban para hacer el cambio por el que ya se inclinaban.

El ambiente en torno a los debates de este año entre Biden y Trump comparte algunas similitudes con estas contiendas anteriores, pero también difiere en formas que podrían introducir algunas dinámicas cambiantes.

Lynn Vavreck, politóloga de la UCLA y coautora de libros muy respetados sobre las carreras presidenciales de 2016 y 2020, dijo que espera que, al igual que con los debates anteriores, los encuentros de este año tengan como mucho un efecto modesto en las preferencias de los votantes. La diferencia ahora, añadió, es que con el país tan dividido entre los partidos, incluso los cambios de actitud entre grupos muy pequeños de votantes podrían tener un enorme impacto en el resultado.

“Estas elecciones dependen de muy pocos votos en muy pocos estados, y eso significa que, literalmente, cualquier cosa que se nos ocurra puede ser decisiva”, afirma Vavreck. “No tienes que mover 5 puntos. Tienes que mover 5.000 votos”.

Cada bando cree que el otro presenta objetivos tentadores en cuestiones clave. Los republicanos están ansiosos por oír a Trump enjuiciar el historial presidencial de Biden, especialmente en materia de inflación e inmigración. Los demócratas ven enormes oportunidades para que Biden retrate a Trump como una amenaza para los derechos de las mujeres y para la democracia en general, y para enmarcar la agenda económica del expresidente como un regalo para los ricos y las grandes corporaciones.

“Mucha gente que está sufriendo quiere a alguien que sacuda el sistema”, dijo Adam Green, cofundador de Progressive Change Campaign Committee, un grupo liberal. “Es por eso que reposicionar a Trump como en el bolsillo de los multimillonarios y los abusadores de precios corporativos… cambia la dinámica en la que ya no es el agente de cambio: él es el problema”.

Sin embargo, dadas las muchas dudas a las que se enfrenta cada candidato sobre sus cualidades personales, lo que digan en el escenario puede ser menos importante que cómo lo digan. En algunos aspectos, la situación de Trump es similar a la de Reagan en 1980 y Clinton en 1992. Como en esos casos, la mayoría de los votantes desaprueban sistemáticamente la actuación del candidato en el poder. Eso significa que el aspirante no tiene que convencer a la mayoría de los estadounidenses para que le destituyan. La verdadera cuestión para Trump, como para Reagan y Clinton, es si puede convencer a los votantes ya inclinados a sustituir al presidente de que él es una alternativa aceptable.

Con ese imperativo, muchos estrategas de ambos partidos dicen que la principal prioridad de Trump en el debate debe ser tranquilizar a los votantes inseguros sobre su temperamento, ética y estabilidad. “La oportunidad aquí es demostrar que no es el mismo Donald Trump salvaje y loco de siempre”, dijo Jason Cabel Roe, exdirector ejecutivo del Partido Republicano de Michigan. Roe ha sido un crítico frecuente de Trump, pero ahora cree que el expresidente es favorito para ganar Michigan. “Si se comporta de una manera más presidencial”, añadió Roe, “creo que puede cosechar enormes ganancias de este debate”.

Crédito: Aaron Schwartz/Sipa USA vía AP.

Por supuesto, con Trump, esa es una gran suposición. Sus mítines de campaña este año han sido tan estridentes y llenos de declaraciones falsas e incendiarias como antes. Para Trump, repetir las afirmaciones de que las elecciones de 2020 fueron robadas “será un alambre de trampa para él porque todavía no lo he visto dispuesto a decir eso de una manera que tenga sentido para la gente”, dijo Roe. Trump se enfrenta a un riesgo similar si repite sus promesas de indultar a algunos de los alborotadores del 6 de enero de 2021, a quienes ha llamado “guerreros” y “víctimas”.

Con la mejora de la aprobación retrospectiva del trabajo de Trump, en gran parte porque los votantes recuerdan que el costo de la vida era más asequible durante su presidencia, una de las prioridades de Biden, creen muchos demócratas, debe ser recordar a los votantes todos los demás aspectos del mandato de Trump que no les gustaron. Trump podría hacerlo más fácil si ofrece una actuación como la que ofreció en el primer debate de 2020, cuando interrumpió y se burló de Biden de una manera que pareció encapsular la perpetua confrontación de su presidencia. “Estaba totalmente desquiciado, y creo que puede haber perdido las elecciones presidenciales en ese primer debate”, dijo William Galston, investigador principal sobre Gobernanza en la Brookings Institution y antiguo asesor en la Casa Blanca de Clinton.

Para los estrategas de ambos partidos, la mayor necesidad de Biden en el debate no es difícil de identificar. En palabras de Sosnik, debe rebatir “la narrativa actual de que es demasiado viejo y no está a la altura del cargo”. Del mismo modo que la situación de Trump recuerda en algunos aspectos a la de Reagan en el debate de 1980, la de Biden reproduce en cierto modo la de Reagan en los debates de 1984.

Reagan tenía entonces 73 años, el presidente de más edad de la historia de Estados Unidos. Aunque se mantuvo a la cabeza de las encuestas sobre el candidato demócrata Walter Mondale durante la campaña de 1984, la actuación vacilante e inestable de Reagan en su primer debate desató un torrente de discusiones sobre si era demasiado viejo para el cargo, un tema hasta entonces tabú. Galston, que fue el principal asesor temático de Mondale en la campaña de 1984, recuerda que Reagan salió del escenario del primer debate y dijo a sus asesores: “‘Esto es lo que la Casa Blanca nos ha estado ocultando durante los últimos seis meses’. Estaba realmente sorprendido y conmocionado”.

En el segundo debate con Mondale, Reagan zanjó la polémica con otra famosa frase. “No voy a hacer de la edad un tema de esta campaña”, insistió Reagan. “No voy a explotar, con fines políticos, la juventud y la inexperiencia de mi oponente”. En el escenario, Mondale se rió, pero Galston dijo que tanto el candidato como los principales asesores de la campaña reconocieron que la puerta que Reagan había abierto en el primer debate para que Mondale hiciera la carrera más competitiva, la había cerrado de golpe con esa respuesta en el segundo.

Galston cree que no será tan fácil para Biden disipar las dudas sobre su edad. “La situación de Biden es más difícil; no es similar a la de Reagan porque fue un episodio [en el primer debate] el que planteó la cuestión de la edad para Reagan”, dijo Galston. “En el caso de Biden ha sido un tema constante durante muchos meses. La impresión negativa que Biden tiene que superar está mucho más arraigada. No me imagino que una sola frase pueda hacer por Biden lo que una sola frase hizo por Reagan. Creo que su reto es ofrecer una actuación sostenida y centrada durante 90 minutos”.

Los puntos personales y políticos que Biden quiere exponer en el debate podrían converger. La mayor vulnerabilidad política del presidente es su historial en materia de inflación. Su principal estrategia para rebatir los ataques republicanos sobre la subida de los precios ha sido hacer hincapié en las formas en que se enfrenta a poderosos intereses para reducir los costos, por ejemplo, a través de la negociación de Medicare con las compañías farmacéuticas para bajar los precios de los medicamentos y retratar a Trump como en deuda con esos mismos intereses. Como argumenta Green, para Biden sería más efectivo que decir a los votantes lo mucho que está luchando por ellos contra esos intereses mostrarles “luchando contra Trump… Eso proyecta la idea de fortaleza”.

A Trump también le pueden salir mal muchas cosas en el debate. Pero de los dos, Biden se enfrenta en este momento a lo que parecen ser los obstáculos más inextricables, con solo alrededor de dos quintas partes de los estadounidenses diciendo constantemente que aprueban su desempeño en el cargo y casi el doble que indican que creen que es demasiado viejo para el trabajo.

Como resultado, el abanico de posibles resultados para Biden en el debate puede ser más amplio que para Trump. Si Biden ofrece una actuación eficaz que disipe las preocupaciones sobre su capacidad, señaló Galston, “podría sacudir las percepciones del público sobre quién es como persona en este momento. Si sale realmente bien, creo que podría hacer que la carrera volviera a despegar”.

Si el debate sale mal para el presidente, la ansiedad demócrata por volver a elegir a Biden como candidato, que disminuyó tras el discurso del Estado de la Unión, podría volver a niveles muy elevados.

“Es mucho lo que está en juego para Trump”, dijo Galston, en una opinión que comparten muchos estrategas de ambos partidos. “Lo que está en juego para Biden es mucho mayor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también
boletin-de-visas:-conozca-los-cambios-para-cada-categoria-en-julio
Inmigración

Boletín de Visas: conozca los cambios para cada categoría en julio

MIAMI.- El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés), en coordinación con el Departamento de Estado, publicó el Boletín de Visas (BV) con las modificaciones respectivas del mes de julio, para informar sobre la disponibilidad de visado a aquellos migrantes que buscan obtener la residencia en Estados Unidos. Este Boletín de

Leer Más >>
twisters-en-4dx-es-una-experiencia-religiosa
Estados Unidos

Twisters en 4DX es una experiencia religiosa

tornados , el secuela de la película de acción sobre la persecución de tormentas de 1996 Tornado , ya está disponible en cines selectos, con un estreno completo el 19 de julio. Algunos de esos cines selectos incluyen proyecciones 4DX de Regal, que son experiencias altamente inmersivas donde los asientos se mueven, se agitan e

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico