previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Análisis | Obama advierte que las acciones de Trump amenazan la democracia estadounidense

Autor: Melissa Velasquez Loaiza
Obama, Bush y Clinton despiden a John Lewis 1:21

(CNN) — En uno de los momentos más impactantes de la historia política moderna, el expresidente Barack Obama reclamó su púlpito político e hizo una advertencia severa de que su sucesor, Donald Trump, es una amenaza grave e inminente para la democracia y la justicia racial estadounidenses.

Luego, en un movimiento notable, el presidente Donald Trump apareció en la televisión para demostrar que Obama tenía razón, haciendo una premonición sombría sobre una elección que ya está tratando de presentar como ilegítima ante los ojos de millones de estadounidenses.

La campaña entre Trump y el presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden ha desaparecido, oculta por una pandemia que ha matado a más de 150.000 estadounidenses.

  • Obama, Clinton y Bush participarán en el funeral de John Lewis
EE.UU.: Reacciones a la muerte del activista John Lewis 3:18

Pero las intervenciones extraordinarias del jueves de dos presidentes, cuyos legados estarán entrelazados para siempre, subrayaron de repente cómo esta elección, en palabras del cliché cuatrienal, será en realidad la más importante de nuestras vidas.

El jueves vimos el cuadro de un presidente —liberado ahora que está fuera del cargo— en el funeral del representante John Lewis, entrelazando la vida de un héroe nacional en una parábola de la larga lucha de Estados Unidos por cumplir su promesa. El actual comandante en jefe, sumido en una crisis y desesperado por aferrarse al poder, no buscó inspiración sino mentiras y desinformación para oscurecer la verdad.

El elogio de Obama no fue solo su intervención más pública en la campaña 2020 o su denuncia más apasionada de un sucesor cuya mayor prioridad es erradicar los logros de Obama en el país y en el extranjero.

El discurso, en la iglesia donde Martin Luther King Jr. predicó alguna vez, también representó la declaración más cruda, explícita y sin restricciones de Obama sobre la raza en un escenario público prominente de toda su carrera política.

En su campaña de 2008, habló poderosamente sobre los prejuicios raciales mientras intentaba curar las heridas nacionales, y salvó su campaña cuando se le presionó sobre su asociación con el controvertido reverendo Jeremiah Wright. Y compartió una parte íntima de sus propias experiencias y espiritualidad al explicarle al país por qué la comunidad negra estaba molesta por la absolución en el tiroteo de Trayvon Martin; al irrumpir en el «Amazing Grace» mientras elogiaba a los feligreses en Charleston, Carolina del Sur, en una iglesia golpeada por un tiroteo masivo en 2015.

Pero el discurso de Obama para Lewis fue urgente y en el tono de un activista, no un sanador o el optimista que una vez declaró que «no hay un Estados Unidos negro» ni un «Estados Unidos blanco».

Sus palabras pusieron en evidencia un enfrentamiento entre el primer presidente negro de la nación y el que se hizo famoso con una campaña racista por el «lugar de nacimiento» de Obama y que se postula para la reelección envuelto en la bandera confederada y defendiendo los monumentos a los generales de la Guerra Civil que lucharon para preservar la esclavitud.

Lea Tambien:  Obama, Clinton y Bush participarán en el funeral de John Lewis

Obama también ofreció la explicación más destacada hasta el momento del despertar racial después de la muerte de George Floyd con la rodilla de un policía en el cuello en un momento en que Trump está tratando de incitar una reacción violenta de las protestas de supremacía blanca al pintar a Estados Unidos como en las garras de una ola de «fascismo» de izquierda y de «terroristas».

  • ¿Quién es John Lewis y por qué Trump le dedicó un par de duros tuits?
Obama y otros expresidentes honran a las Ligas Negras 1:04

Si bien el discurso de Obama ofreció a los liberales el tipo de inspiración que les ha faltado desde que dejó el cargo, su reaparición también podría servir para alentar a los votantes que vieron en Trump un vehículo para su reacción violenta contra la presidencia de Obama. Ya hay quejas en el conservador Twitter que dicen que Obama secuestró el funeral para organizar un discurso político divisivo, una visión irónica considerando la historia de vida de Lewis.

Mientras tanto, Trump no viajó para honrar a Lewis, un hombre al que una vez denunció como que «habla, habla, habla, y no actua». Pero otros dos expresidentes eligieron su lado de la historia: el republicano George W. Bush y el demócrata Bill Clinton también dieron un discurso en el funeral.

El tuit que se hizo eco en todo el mundo

El día comenzó con Trump flotando la idea de retrasar las elecciones y reciclar la mentira de que la votación por correo es propensa a fraude masivo, en un tuit que casi todos los que han seguido su presidencia habían esperado.

Al elogiar a Lewis, un héroe de los derechos civiles que fue golpeado hasta el borde de la muerte mientras aseguraba los derechos de voto de la población negra, Obama puso a Trump directamente en el linaje de los viejos fanáticos del sur profundo, un movimiento increíblemente explícito que marcó el acoso racial de la campaña de Trump como una amenaza directa a la república.

«Bull Connor puede haberse ido. Pero hoy presenciamos con nuestros propios ojos a los policías arrodillados en el cuello de los negros estadounidenses», dijo Obama, en declaraciones que desmintieron la precaución sobre la raza que había observado principalmente mientras estaba en la presidencia e identificó sinergia entre la era de los derechos civiles y el movimiento Black Lives Matter.

«George Wallace puede haberse ido. Pero podemos presenciar a nuestro gobierno federal enviando agentes para usar gases lacrimógenos y porras contra manifestantes pacíficos», dijo Obama, en una clara referencia al alarmismo de «la ley y el orden» de Trump.

Lea Tambien:  Biden reduce su lista de posibles vicepresidentas y una congresista negra emerge como fuerte aspirante

«Es posible que ya no tengamos que adivinar la cantidad de gominolas en un frasco para emitir un voto. Pero incluso mientras nos sentamos aquí, hay quienes están en el poder y están haciendo todo lo posible para desalentar a las personas a que vayan a votar, cerrando las ubicaciones de las urnas, y dirigiéndose a minorías y estudiantes con leyes de identificación restrictivas, y atacando nuestros derechos de voto con precisión quirúrgica, incluso socavando el Servicio Postal en el período previo a una elección que dependerá de las boletas enviadas por correo para que la gente no se enferme».

En lo que puede resultar ser la línea políticamente más importante de su elogio para los demócratas, Obama pidió que se realicen revisiones al Senado para poner fin a la represión partidista y para asegurarse de que el voto de todos finalmente cuente.

«Y si todo esto requiere eliminar el filibusteo —otra reliquia de Jim Crow— para asegurar los derechos otorgados por Dios a cada estadounidense, entonces eso es lo que debemos hacer».

«Los votos se están perdiendo»

Menos de tres horas después, Trump entró en la sala de reuniones de la Casa Blanca y nuevamente denunció el voto por correo. También dio marcha atrás y les dijo a los periodistas que no quería retrasar las elecciones.

«Pero no quiero tener que esperar tres meses para descubrir que faltan las boletas», dijo.

«La gente inteligente lo sabe», dijo Trump. «Las personas estúpidas pueden no saberlo. Algunas personas no quieren hablar de eso».

¿Qué consecuencias pueden traer las insinuaciones de Trump de un fraude electoral? 1:09

El tuit anterior del presidente fue denunciado por muchos legisladores republicanos que entienden que el Congreso, no el presidente, establece los días de elecciones.

El tuit fue un claro intento de limitar la atención a los nuevos datos espantosos del jueves que mostraron una asombrosa contracción anualizada del 32,9% en la economía en el segundo trimestre en medio de cierres de coronavirus, la peor caída de la historia.

Pero eso no significa que los comentarios del presidente sobre presunto fraude fueran menos perniciosos. No hay evidencia creíble de que la votación por correo esté plagada de corrupción. Pero su equipo ya está preparando una serie de desafíos legales que, según los críticos, están destinados a cancelar millones de votos en una elección que, según las encuestas, el presidente actualmente está perdiendo por una amplia diferencia.

Que él eligiera escalar sus denuncias en la mañana del funeral del demócrata de Georgia que dedicó su vida a expandir la franquicia fue muy irónico.

La intención del presidente no es difícil de medir. Él ha estado tratando de crear una opción para salvar las apariencias si pierde su esfuerzo por un segundo mandato.

Lea Tambien:  La semana en que todo cambió para el presidente Donald Trump

Pero sus tácticas corren el riesgo de causar daños profundos y duraderos al sistema político estadounidense. La confianza en las elecciones es la base esencial de cualquier democracia. Una elección que perdió pero que sus seguidores consideran ilegítima también podría dinamizar la base conservadora y arruinar las esperanzas de un nuevo presidente de restaurar la unidad nacional y una administración exitosa.

Aún así, también es posible que la retórica de Trump del jueves, que nuevamente subrayó los impulsos autoritarios evidentes durante su tiempo en el poder, podría alejar aún más a los votantes no afiliados más moderados.

«No caminamos solos»

El extraordinario teatro político del jueves se desarrolló en un contexto de muerte y enfermedad. Más de 151.000 estadounidenses han muerto en una pandemia que Trump ignoró primero, luego politizó y administró mal. En su aparición en la Casa Blanca, el presidente se regodeó con los brotes de covid-19 en países extranjeros que hicieron un trabajo mucho mejor que él para suprimir la primera ola de infección.

Fue un día más en el que el enfoque de Trump difería marcadamente del decoro y la seriedad demostrada por los expresidentes.

«Se dijo que el virus estaba bajo control, pero los casos nuevos han aumentado significativamente una vez más. Entonces, cuando crees que a alguien le está yendo bien, a veces tienes que tomar tu decisión sobre eso. Tienes que mantener tus declaraciones», dijo Trump.

«Desde principios de junio, los casos nuevos diarios han aumentado en un factor de 14 veces en Israel, 35 veces, es decir, 35 veces, en Japón y casi 30 veces en Australia, por nombrar algunos», agregó.

Los comentarios del presidente fueron sorprendentemente engañosos. Las naciones que mencionó tenían una incidencia mucho menor de la enfermedad que Estados Unidos y tomaron medidas mucho más proactivas para suprimir la curva de infecciones.

Estados Unidos, a pesar de tener solo el 4% de la población mundial, representa alrededor del 25% de las infecciones mundiales por coronavirus y tiene la mayor cantidad de muertes.

A medida que el número diario de muertos aumentó una vez en 1.000 el jueves, Trump nuevamente hizo afirmaciones muy engañosas sobre un rápido rebote y un rápido descenso en los casos en los estados de Sun Belt que están sufriendo una terrible crisis.

Obama, mientras tanto, argumentó que la lección de la vida de Lewis fue que la política era el trabajo de superar la complacencia y el miedo.

«De ahí viene el verdadero coraje. No de enfrentarse, sino de encontrarse el uno con el otro. No sembrando el odio y la división, sino difundiendo el amor y la verdad. No evitando nuestras responsabilidades para crear un Estados Unidos mejor y un mundo mejor, sino asumiendo esas responsabilidades con alegría y perseverancia y descubrir que en nuestra querida comunidad, no caminamos solos», dijo.

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico