Latch Quiroprácticos
Abogado James Millar
La Gallinita Meat Market
Araujo’s Restaurant
Dr. Alberto Chaparro
Daly City Dental Center
Abogado Alexander Cross
Gonzales Dental Care
Imperial Travel
World Wide Credit Experts
Dr. Francisco Barba
Jorge Brignole
Ayuda Financial
City Toyota
Alquimia Med Spa
Sonrisas Bright Dental
Los Yaquis Restaurant
Desarrollo Virtual
Dr. Francisco García
Elías Travel
Pathway Insurance Agency
Abogado Wilson Purves
David Huete
Kisla Gonzales
previous arrow
next arrow

Antonio Caballero (1945-2019): La Fiesta Brava

Autor: El Nacional

Me confieso aturdido al ver el placer reflejado en el rostro de tantos que miran y comentan la violencia que se expone en todas las realidades imaginables posibles de nuestras existencias.

Y afirmo aquí, muy entre nos, que siempre me he sentido lejano a las peleas entre esos que llamamos distanciadamente animales, por las razones que su misma naturaleza impone, o planificadas por el hombre, en la maldad, la avaricia o el mórbido goce que pudiera desprenderse de esas aberraciones. Al mismo tiempo he ido perdiendo el gusto por todos los deportes o competencias que incluyan el enfrentamiento físico, cuerpo a cuerpo, entre seres humanos. Ya no invierto mi tiempo en esas “justas” o combates. Con el ejercicio de la realidad ya me es bastante.

Reconozco por otra parte, pobre de mí, el poder que históricamente ha tenido sobre la humanidad esa pasión sangrienta para mirar en público o de reojo complacido y complaciente, ese contagio por la violencia desmedida, la crueldad permisada, con la que se alimenta hasta a nuestros nietos e hijos desde que respiran a través de todo lo que les rodea, incluyendo por supuesto a cuanto adminículo electrónico se tenga o no se tenga a mano.

Otra cosa podría ser lo que se encierra bajo el título de tauromaquia, milenario enfrentamiento, en encierro, entre el hombre y el toro. Vienen a mi memoria dispersa los dibujos de Goya, o de Botero, o la última escena del libro Confesiones del estafador Felix Krull de Thomas Mann, o aquel otro Muerte en la tarde de Ernest Hemingway, y tantos más que quedo atribulado de mi exiguo resumen.

Traigo todo esto al ruedo que me convoca la escritura, buscando en los libros del recién fallecido Antonio Caballero, quien dedicó buena parte de su vida a diseccionar a Colombia, a decirla a través de su escritura, bien sea en el campo de la novela, de los cuentos, de la opinión o de la caricatura.

Lea Tambien:  Abierto el plazo de presentación de candidaturas para la dirección artística del Festival de Teatro de Olite

“El Capitán Veneno”, como lo llamaba desde su humor picante mi suegra Himelda, quien no dejaba de leerlo, no dejó nunca de atraer mi interés por su afilado y puntilloso estilo con el que deletreaba, desde su abecedario, historia y vida diaria de Colombia. Ningún tema parece esquivaba sus sensibles radares.

El libro de Caballero que quiero comentar dentro de esta diversidad de temas que llenaban su atención es Toros, toreros y públicos, de El Áncora Editores, 1992, en el que se recogen artículos suyos dispersos sobre el mismo tema, con observaciones minuciosas y cultas sobre otra de sus pasiones, la fiesta brava, en donde el hombre se enfrenta al toro; la razón frente a la fuerza bruta.

No es libro escrito por un aficionado sino por un conocedor profundo, entusiasta, vehemente. Pueden servir sus páginas hasta para los renuentes, como yo, para entrar en ese mundo misterioso y teatral, que es a la vez y contradictoriamente, festivo y cruel, ópera de sangre, sudor y gloria. No son crónicas para mirar de lejos, desde tendido de sol o de sombra, sino para sentir casi que todas las sensaciones, las pasiones de tan particular faena. Es un libro que vale la pena leer así detestes al toreo. Te pone a discutir y discurrir sobre tus creencias y miedos; te embadurna de un misterio ancestral que contradictoriamente aborreces pero que te tienta. El peligro angustioso de lo humano por lo desconocido.

Los toros, la guerra, la crueldad, la compasión, la pasión de Cristo (y nuestra) en su crucifixión representado en la bestia que somos, redimidos en ese evento tan cruento de nuestra cristiandad, todo parece concentrarse en mismísimo aquelarre. Mitos y símbolos, miedos y placeres, todos reunidos a media tarde en plaza pública.

Lea Tambien:  Cuatro fallecidos y 21 desaparecidos en el naufragio de una patera en aguas de Cádiz

Y termina su libro Caballero con estas líneas dignas de él que dan vértigo: “Somos una pequeña muchedumbre fascinada y ansiosa en medio del olor dulzón de la sangre y nos damos pisotones y codazos para ganar terreno a los vecinos, bajo la lluvia”.

Leer a Caballero es enfrenarnos nuevamente a realidades que a veces no queremos ver. La lucha cotidiana entre los ángeles y los demonios que todos llevamos dentro.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 15734:
Usuarios – 2
Invitados – 7225
Robots – 8507

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico