Sonrisas Bright Dental
La Gallinita Meat Market
Dr. Francisco Barba
Abogado Alexander Cross
FINHABITS
City Toyota
Desarrollo Virtual
Kisla Gonzales
Latch Quiroprácticos
Dr. Alberto Chaparro
Jorge Brignole
World Wide Credit Experts
Abogado James Millar
Ayuda Financial
Pathway Insurance Agency
Imperial Travel
Los Yaquis Restaurant
Alquimia Med Spa
Gonzales Dental Care
Araujo’s Restaurant
Dr. Francisco García
Abogado Wilson Purves
Elías Travel
David Huete
Daly City Dental Center
previous arrow
next arrow

Categoria:

Aquí es donde los acantilados de California se están derrumbando hacia el mar con mayor rapidez

Autor: Rosanna Xia

Los acantilados de la costa más septentrional de California se han erosionado más rápidamente que los acantilados más poblados del sur de California, una de las muchas conclusiones que se desprenden de un nuevo mapa y estudio que analiza, por primera vez con datos de alta resolución, todos los acantilados de la larga y variada costa del estado.

El estudio, realizado por investigadores del Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California en San Diego, también identificó puntos críticos en zonas tanto del norte como del sur: El ritmo de derrumbe de los acantilados era de más de 4 metros por año en lugares como la península de Palos Verdes, Big Sur, Point Arguello y Martins Beach, al sur de San Francisco.

En general, los mayores índices de erosión se detectaron en los condados de Mendocino, Humboldt y Del Norte. Entre los puntos conflictivos se encuentran la playa de Usal, la cordillera de King, la playa de Centerville —que forman parte de una región conocida como la Costa Perdida— y una zona situada a unos tres kilómetros al norte del río Klamath.

Recibe las últimas noticias en español lunes, miércoles y viernes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Ocasionalmente, puede recibir contenido promocional del San Diego Union-Tribune en Español.

Las consecuencias de la erosión de los acantilados ya han demostrado ser graves para las principales carreteras, vías férreas y otras infraestructuras críticas, y las autoridades costeras han recurrido cada vez más a los científicos en busca de ayuda. El reciente derrumbe de un acantilado en el que murieron tres mujeres también ha intensificado la presión para comprender mejor este peligro que amenaza a gran parte de la costa de California.

Al igual que la previsión de huracanes, la proyección de cuándo y cuánto se erosionará un acantilado —especialmente ante la subida del nivel del mar— está muy solicitada. Pero los acantilados costeros son infamemente difíciles de estudiar, y los datos que los científicos necesitan para alimentar estos modelos de predicción han sido escasos.

Este último estudio, publicado en la revista Geomorphology y convertido en un sitio web que permite realizar búsquedas, ha permitido obtener una imagen más detallada. Los investigadores y los funcionarios de la costa de California disponen ahora de una evaluación más detallada de este problema de enormes proporciones que podría afectar a más de 530 millas de la costa del estado.

“Es muy emocionante. … Cuando se empieza a desarrollar este tipo de conjuntos de datos altamente detallados —espacialmente y, en última instancia, temporalmente— podemos aprender aún más sobre … cómo se comportan los acantilados en períodos cortos de tiempo”, dijo Patrick Barnard, quien, como director de investigación del Equipo de Impactos Climáticos y Procesos Costeros del Servicio Geológico de Estados Unidos, ha construido modelos complejos para predecir la erosión de los acantilados en California. “Esto es lo que necesitamos saber para poder apoyar la gestión costera y reducir el riesgo de desastres y sacar a la gente del peligro”.

Barnard, que no estaba afiliado al estudio de Scripps, explicó que los acantilados son especialmente difíciles de estudiar. La altura del acantilado, la resistencia de la roca, la acción de las olas, la inclinación de la playa y la pendiente del fondo marino pueden influir en la estabilidad de un acantilado. El modo en que las precipitaciones y las aguas subterráneas se filtran en las grietas también puede acumular presión y provocar derrumbes.

El impulso humano de urbanizar hasta el borde —ya sea una casa en la cima de un acantilado, el paisajismo o la carretera costera— también afecta a la erosión al alterar el drenaje del agua y añadir peso al acantilado.

El aumento del nivel del mar agrava todo esto, ya que las olas golpean la costa con cada marea y tormenta. Sólo en la costa del sur de California, los acantilados podrían erosionarse más de 130 pies para finales de siglo si el mar sigue subiendo, según proyecciones recientes de Barnard y su equipo.

Sin embargo, comunicar al público cómo se erosiona un acantilado ha sido un reto.

Los científicos tienden a pensar en promedios, lo que puede inducir a la gente a una falsa sensación de seguridad. Si se extiende durante un largo periodo de tiempo, una tasa promedio de erosión -por ejemplo, unos pocos centímetros o un pie al año- puede no parecer gran cosa.

Pero, en realidad, los acantilados tienden a desmoronarse lentamente con el tiempo, interrumpido por un derrumbe repentino (a menudo sin previo aviso) debido a un deslizamiento de tierra o durante una gran tormenta. Un acantilado con un promedio de un pie al año podría no hacer nada dramático durante 20 años, y luego, de repente, un colapso de 20 pies ocurrirá de una sola vez.

Adam Young, geomorfólogo costero de Scripps que supervisó el estudio más reciente, trató de reunir una imagen más completa de cómo los acantilados de California han ido cambiando con el tiempo. Clasificó todos los datos históricos disponibles (muchos de ellos eran discontinuos y no cubrían toda la costa) y los analizó con los datos LiDAR más recientes -una tecnología avanzada de imágenes láser- que habían sido recogidos desde un avión en 2009-2011 y 2016 por agencias estatales y federales.

Con su compañera coautora Zuzanna Swirad, de la Academia Polaca de Ciencias de Varsovia, Young creó sofisticados modelos digitales de elevación y examinó tanto el promedio como el máximo desplome en una zona determinada. Y en lugar de estudiar sólo la parte superior del acantilado, que ha sido la forma predeterminada de medir la erosión de los acantilados, también observaron toda la superficie del acantilado. De este modo, su análisis también podía tener en cuenta los desprendimientos que comienzan cuando la parte inferior de un acantilado empieza a ser inestable.

A medida que estudiaban los datos, empezaron a surgir patrones. La erosión se detectó a lo largo de más de la mitad de los acantilados del estado durante el periodo de tiempo estudiado, y las tasas más rápidas se observaron al norte de Bodega Bay y en zonas con rocas más débiles.

Todavía no se sabe con certeza a qué se debe esto, pero Young dijo que las zonas más septentrionales de la costa suelen estar sometidas a lluvias más fuertes y a olas más intensas. La costa del sur de California, más urbanizada, también está protegida por más muros de contención y dispositivos de endurecimiento de los acantilados que frenan la erosión.

En un giro contraintuitivo, Young y Swirad también descubrieron que los acantilados con playas de arena se erosionan dos veces más rápido que los acantilados sin playas. Este hallazgo fue sorprendente porque las playas suelen considerarse un amortiguador adicional entre el mar y los acantilados.

“Las olas, cuando son lo suficientemente grandes, pueden recoger la arena y utilizarla como abrasivo y frotar el acantilado, como si fuera papel de lija”, dijo Young.

En el futuro, se podrían hacer muchos más análisis año por año, o incluso temporada por temporada. Ya existe la tecnología necesaria para medir y vigilar la costa con mayor frecuencia, pero en la actualidad sólo se realizan estudios a nivel estatal cada cinco años aproximadamente.

Young está proponiendo un programa de cartografía en el que un equipo de LiDAR saldría cada año a recoger nuevos datos a lo largo de toda la costa. La esperanza es que, al comprender los patrones de los derrumbes pasados de una manera más precisa, las proyecciones sobre cómo podría erosionarse un acantilado en el futuro serán más nítidas y refinadas.

Estas predicciones podrían, en última instancia, ayudar a tomar las difíciles decisiones que muchas comunidades tendrán que afrontar en los próximos años. Las autoridades podrían utilizar estos datos, por ejemplo, para determinar la distancia a la que se debe construir en la cima de un acantilado. Los residentes en la cima de los acantilados podrían tener una idea más clara de cuándo podría ser el momento de mudarse, y los bañistas podrían ser alertados cuando un acantilado se esté volviendo demasiado inseguro.

“Si comprendemos mejor cómo evoluciona la línea de costa ahora”, dijo Young, “podremos hacer mejores predicciones para el futuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico