Dr. Alberto Chaparro
Jorge Brignole
Abogado Alexander Cross
La Gallinita Meat Market
Gonzales Dental Care
World Wide Credit Experts
Daly City Dental Center
Araujo’s Restaurant
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
David Huete
Sonrisas Bright Dental
Elías Travel
Los Yaquis Restaurant
FINHABITS
Kisla Gonzales
Dr. Francisco Barba
City Toyota
Ayuda Financial
Imperial Travel
Alquimia Med Spa
Desarrollo Virtual
Pathway Insurance Agency
Dr. Francisco García
Abogado James Millar
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Biden, presionado por los ‘halcones’ del Congreso para redoblar el apoyo a Taiwán

Autor: Javier Ansorena

Joe Biden junto a Bob Menéndez (derecha), senador demócrata que apuesta por endurecer la postura frente a China

Joe Biden junto a Bob Menéndez (derecha), senador demócrata que apuesta por endurecer la postura frente a China abc

Pesos pesados de ambos partidos apuestan por endurecer la posición de EE.UU. sobre la isla, en un contexto de tensión creciente con China

Javier Ansorena

Durante más de cuatro décadas, la política de EE.UU. sobre Taiwán se ha basado en lo que en esta orilla del Atlántico se denomina como ‘ambigüedad estratégica’: en el caso de un agresión militar de China contra un territorio que considera dentro de su soberanía, EE.UU. no garantiza que defenderá a la isla ni tampoco que dejará de hacerlo.

Esta política ha servido para mantener el equilibro de las relaciones de EE.UU. tanto con China como con Taiwán. En la interpretación de Washington del principio de ‘una sola China’, que mantiene desde principio de la década de 1970, EE.UU. reconoce que hay una sola soberanía tanto en la parte continental de China como en Taiwán. Pero, al mismo tiempo, mantiene relaciones oficiosas con el Gobierno de la isla, establecidas en una ley de 1979 que adoptó esa ‘ambigüedad estratégica’ sobre su defensa militar.

En medio de crecientes tensiones económicas, militares y geoestratégicas entre China y EE.UU., cada vez hay más voces poderosas en Washington que no quieren medias tintas. «EE.UU. necesita menos ambigüedad para guiar nuestra estrategia sobre Taiwán», ha asegurado el senador demócrata Bob Menéndez esta semana en una tribuna en ‘The New York Times’. Menéndez no es un legislador cualquiera, en lo que a política internacional se refiere. Preside el comité de relaciones exteriores del Senado y es uno de los llamados ‘halcones’ del partido demócrata, pesos pesados que apuestan por políticas duras e interventoras en el escenario internacional.

El pasado junio, presentó junto al republicano Lindsey Graham –otro ‘halcón’– una propuesta legislativa –la Ley de Política sobre Taiwán de 2022– que endurecería con fuerza la política de EE.UU. sobre la isla y tensaría todavía más la cuerda con Pekín. La propuesta, que iba a ser votada en comité esa misma semana, incluye una partida de cooperación militar con Taiwán de 4.500 millones de dólares en cuatro años y reconocería al país como ‘aliado principal fuera de la OTAN’, una designación relevante que abre muchas puertas para intensificar la cooperación militar. También facilitaría la imposición de sanciones a China por agresiones a Taiwán e impulsaría un potencial acuerdo de libre comercio con la isla.

Pasos preventivos

En opinión de Menéndez, estos son pasos preventivos para evitar que China haga con Taiwán lo que Rusia ha hecho con Ucrania. El presidente chino, Xi Jinping, «está sin duda tomando notas y aprendiendo lecciones» de Putin para «aplicar esos planes en Taiwán», escribió el senador. EE.UU. necesita poner en marcha «una estrategia nueva y más resistente para Taiwán mientras quede tiempo».

Para la Casa Blanca, estos movimientos son un quebradero de cabeza, en medio de un aumento de tensiones con Pekín, avivadas por el viaje de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, a Taiwán. Es la visita de más alto rango por parte de un político estadounidense desde que su antecesor Newt Gingrich acudió en 1997.

China ha respondido con ejercicios militares en aguas cercanas a Taiwán y en su espacio aéreo y con una escalada retórica contra Washington.

Biden ya dejó claro que no era el mejor momento para la parada de Pelosi. En el caso de la propuesta de ley, la Casa Blanca ha presionado a los legisladores demócratas para que frenen su tramitación, según ‘Bloomberg’. Es algo que ha ocurrido: el senador demócrata Chris Murphy reconoció que la Casa Blanca tiene «dudas significativas» sobre su contenido, que él comparte. Murphy aseguró que el comité de exteriores va a retrasar la tramitación de la ley a septiembre y que podría modificarse.

Graham, el republicano que ha desarrollado la propuesta junto a Menéndez, criticó los intentos de la Casa Blanca por hacer descarrilar la ley. «Es un fallo de cálculo sobre cómo mantener el orden en el mundo», dijo sobre los cuidados de la Administración Biden a la hora de echar más leña al fuego con China. «En cada oportunidad, toman el camino de la debilidad».

El episodio retrata las dificultades de la Administración Biden para plantar cara al empuje de China de una forma efectiva. El presidente dejó claro nada más llegar a la Casa Blanca que el gigante asiático sería el punto central de su política exterior, una apuesta trastocada por la guerra en Ucrania.

En los últimos meses ha dado señales de endurecer su postura frente a Pekín –ha dicho que EE.UU. defendería Taiwán en caso de agresión china, en un aparente abandono de la ‘ambigüedad estratégica’ que después ha matizado su Gobierno– y, al mismo tiempo, ha dado garantías a Pekín de que no cambiará su política sobre Taiwán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico