Primera modificación:

El primer ministro británico, Boris Johnson, visita el Memorial del Genocidio de Kigali el 23 de junio de 2022
El primer ministro británico, Boris Johnson, visita el Memorial del Genocidio de Kigali el 23 de junio de 2022 Dan Kitwood Pool/AFP

Kigali (AFP) – El primer ministro británico, Boris Johnson, defendió este jueves en Ruanda el acuerdo alcanzado con Kigali para enviar a los migrantes ilegales del Reino Unido al país africano, llamando a los opositores a “mantener una mente abierta”.

En el primer día de su visita al país, que acoge a una cumbre de la Commonwealth el fin de semana, Johnson elogió al presidente de Ruanda, Paul Kagame, por su gestión, pese a las críticas por la situación de los derechos humanos.

El acuerdo entre el Reino Unido y Ruanda, que permite a Londres deportar al país africano a los demandantes de asilo, es objeto de una fuerte oposición y está bloqueado por una decisión de último minuto de Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

“Los críticos deben mantener una mente abierta sobre este programa”, declaró Johnson a los periodistas tras una visita a una escuela de Kigali.

“Lo que los críticos de este programa tienen que entender, y yo he visto un montón de críticas, es que Ruanda registró una transformación total en las dos últimas décadas”, destacó el primer ministro.

Grupos de derechos humanos, líderes religiosos y también instituciones como la ONU han criticado el acuerdo sobre los migrantes.

Según la prensa británica, el príncipe Carlos se opone al plan del gobierno y lo calificó en privado como algo “espantoso”.

Todavía ningún migrante ha sido expulsado del Reino Unido, después de que el primer avión con destino a Kigali fuera bloqueado el 14 de junio por una decisión del TEDH.

El gobierno británico presentó el miércoles al Parlamento un proyecto de ley para esquivar la jurisdicción del Tribunal.

En Johnson acusó a sus detractores de fundar sus críticas en “percepciones y estereotipos que Ruanda ha superado”.

Este pequeño país del este de África está marcado indeleblemente por el genocidio que sufrió en 1994, pero ahora registra altas tasas de crecimiento que le han valido elogios, aunque es criticado frecuentemente por su política de derechos humanos.

En una carta abierta a los líderes de la Commonwealth, 23 organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil afirmaron que en Ruanda se vive un “clima de miedo”.

Para estas organizaciones, la Commonwealth pone en juego su credibilidad al organizar su cumbre en Kigali.

La Commonwealth agrupa a 54 Estados miembros, incluyendo a 15 reinos, muchos de ellos antiguos territorios del imperio británico, lo que incluye a 2.600 millones de personas, es decir un tercio de la humanidad.

© 2022 AFP