Latch Quiroprácticos
Ayuda Financial
Dr. Francisco García
Los Yaquis Restaurant
Daly City Dental Center
World Wide Credit Experts
Araujo’s Restaurant
Gonzales Dental Care
Pathway Insurance Agency
La Gallinita Meat Market
Desarrollo Virtual
Jorge Brignole
Dr. Alberto Chaparro
Sonrisas Bright Dental
David Huete
Elías Travel
Abogado James Millar
Imperial Travel
Alquimia Med Spa
Abogado Wilson Purves
Abogado Alexander Cross
City Toyota
Kisla Gonzales
Dr. Francisco Barba
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Calambres tras el ejercicio, ¿cuál es la mejor bebida?

Autor: Redaccion Vidae

Los calambres son habituales cuando hacemos ejercicio físico o practicamos algún deporte. Se trata de una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos que provoca un dolor intenso. La mayoría no tienen consecuencias mayores.

El calambre muscular en sí mismo suele ser inofensivo, pero el dolor y la incomodidad causados pueden ser importantes y afectar otros aspectos de la vida, como el sueño. Puede ocurrir en cualquier músculo, siendo los más comunes los calambres en las pantorrillas y los pies.

Origen de los calambres

Si bien aún se desconoce la causa exacta, muchos factores parecen influir en su aparición. Algunos estudios muestran que el calambre muscular es causado por un desequilibrio entre el impulso excitador de los husos musculares y el impulso inhibitorio de los órganos tendinosos de Golgi hacia las motoneuronas alfa.

Sin embargo, no se puede descartar la participación de deshidratación, condición muscular y electrolitos como potasio y sodio en los calambres musculares.

Los calambres musculares inducidos durante o después del ejercicio se denominan calambres musculares asociados al ejercicio (EAMC). Y siempre nos preguntamos qué hacer cuando aparece. También qué bebida tomar para prevenirlo o remediarlo. A esa pregunta intentan dar respuesta investigadores de la Universidad Edith Cowan (ECU).

El agua no es aconsejable

Para cuantificar la susceptibilidad a los calambres musculares, estudios anteriores utilizaron la estimulación eléctrica para inducir calambres musculares en los participantes al aumentar la frecuencia de la estimulación eléctrica. La frecuencia umbral (TF) que indujo los calambres musculares se utilizó como un indicador de la susceptibilidad de cada participante a los calambres musculares.

Se indujo una deshidratación equivalente al 2 % de la masa corporal corriendo a una temperatura de 35-36 grados, explica la universidad en un comunicado.

Los investigadores encontraron que la ingestión de agua pura después del ejercicio aumentó la susceptibilidad a los calambres musculares evaluada por TF, sin embargo, la TF aumentó cuando se consumió la solución de rehidratación oral (SRO), lo que indica una menor susceptibilidad a los calambres musculares.

Es decir, los resultados sugieren que la ingesta de agua pura después de la deshidratación hizo que los músculos fueran más susceptibles a los calambres musculares, pero las SRO redujeron la susceptibilidad.

Mejor sodio y potasio

En un estudio posterior, los responsables del estudio observaron los cambios en la TF de los músculos de la pantorrilla antes y después de correr a una temperatura de 35-36 grados. Siete días después, repitieron la prueba, pero consumieron el otro líquido.

Se tomaron muestras de sangre antes, inmediatamente después y 65 minutos después de la ejecución para medir las concentraciones séricas de sodio, potasio, magnesio y cloruro, hematocrito (Hct), hemoglobina (Hb) y osmolaridad sérica.

El TF inicial promedio fue el mismo entre el agua y la SRO. Beber agua corriente disminuyó la TF desde el valor de referencia inmediatamente a 65 minutos después de correr, mientras que la ingesta de SRO aumentó la TF en el mismo período.

El Hct y la Hb no cambiaron significativamente para ninguno de los dos, pero la osmolaridad solo disminuyó si se consumía agua. Las concentraciones séricas de sodio y cloruro disminuyeron (menos del 2%) inmediatamente después de correr, nuevamente, solo después de beber agua. Estos resultados, siguen los investigadores sugieren que la ingesta de SRO durante el ejercicio disminuyó la susceptibilidad a los calambres musculares.

La conclusión de los responsables: la ingesta de electrolitos, especialmente sodio y potasio podría reducir los calambres musculares. Sin embargo, los investigadores reconocen limitaciones del estudio y aseguran que será interesante investigar más a fondo si la ingesta de electrolitos puede reducir otros tipos de calambres, como los calambres musculares nocturnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 258:
Usuarios – 0
Invitados – 145
Robots – 113

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico