Dr. Alberto Chaparro
Elías Travel
David Huete
Sonrisas Bright Dental
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
Ayuda Financial
Dr. Francisco Barba
FINHABITS
Los Yaquis Restaurant
Dr. Francisco García
Abogado James Millar
Imperial Travel
Abogado Alexander Cross
Araujo’s Restaurant
Daly City Dental Center
City Toyota
Alquimia Med Spa
La Gallinita Meat Market
World Wide Credit Experts
Kisla Gonzales
Jorge Brignole
Pathway Insurance Agency
Gonzales Dental Care
Desarrollo Virtual
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Carta del obispo de Ciudad Real: «Nuestro Dios es un Dios de perdón»

Autor: Redaccion Religion

Cristo, cuando viene al mundo, trae como misión principal ofrecer a todos la salvación, ofreciéndonos precisamente la verdadera imagen de Dios como un Padre misericordioso, que es capaz de compadecerse de nuestras faltas y debilidad y ofrecernos siempre su perdón.

Hay personas que se consideran muy pecadoras y piensan que Dios no puede perdonarlas. No es verdad. Por muchos que sean nuestros pecados, es mucho mayor la misericordia de Dios.

Cuando pensamos que Dios no puede perdonarnos tantos pecados como hemos cometido, estamos pensando en un Dios al estilo humano, que nos cuesta perdonar, que guardamos rencor, y que acechamos al que nos ha ofendido para ver dónde y en qué lo podemos coger para justificar nuestra falta de perdón o nuestro rencor.

Dios es, ante todo y sobre todo, un padre que perdona, siempre que nosotros le pidamos perdón y reconozcamos nuestro pecado. Nuestro Dios no es un Dios que guarda rencor, sino un Padre bueno y misericordioso que se compadece de nosotros y de nuestros pecados y nos ofrece continuamente su perdón.

Jesús nos explica la bondad y misericordia de Dios a través de parábolas, ejemplos, para que nosotros lo entendamos.

Nos habla de un padre que tenía dos hijos y, uno de ellos, se aleja de él y gasta todo lo que tiene de su herencia llevando una vida disoluta. Cuando vuelve el Padre lo abraza y se alegra mucho porque estaba muerto y ha resucitado, estaba perdido y lo ha encontrado.

Nos habla, también, como en el evangelio de hoy, de lo que haríamos cualquiera si tiene cien ovejas y una que se pierde. Sale a buscarla y, cuando la encuentra, no le da una paliza, sino que la toma sobre sus hombros y la lleva al rebaño, donde estaban las noventa y nueve.

Nos habla de una mujer a la que se le pierde una moneda y la busca, y cuando la encuentra se llena de alegría y esa alegría la comunica a las vecinas y amigas y les invita a alegrarse con ella, porque la había encontrado.

En todas las parábolas llamadas Parábolas de la misericordia, Cristo nos hace caer en la cuenta de la realidad de la misericordia y del perdón de Dios. En todas ellas hay unos ingredientes que reflejan la situación del pecador y la actitud de Dios con cada persona que peca.

El pecado nos separa de Dios: como el hijo que se va, o la oveja que se extravía y se pierde. Nosotros libremente hemos elegido un camino por el que nos perdemos, perdemos nuestra amistad con Él.

El padre, el propietario de la oveja y la mujer, representan la actitud de Dios con nosotros: cuando volvemos, nos recibe con los brazos abiertos y nos abraza, nos carga sobre los hombros y nos mima y siempre, se siente muy alegre de la vuelta del hijo, de haber encontrado la oveja o la moneda.

Este es el mensaje principal que Cristo nos trae: nuestro Dios es el mejor de los padres, que perdona mil veces a sus hijos, siempre y mil veces, siempre nos vuelve a dar la oportunidad de restañar su amor y su amistad en nosotros.

Solo tenemos que volver, dejarnos encontrar y encontrarnos nosotros con él. A pesar de nuestros pecados, nos sigue amando; nos espera; nos busca y se alegra mucho cuando hemos estado separados de Él, nos hemos ido por otro camino y volvemos arrepentidos.

El conocimiento de la misericordia de Dios nos debe animar a tener dos actitudes importantes con Él: la confianza, porque sabemos que él nos espera, para acercarnos y volver, a pesar de que nuestra vida haya sido la que haya sido; y por otra parte, ante tanto amor misericordioso suyo, hemos de esforzarnos y poner lo que esté de nuestra parte para mantenernos en el amor que Dios nos da.

+ Gerardo Melgar Viciosa

Obispo de Ciudad Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico