David Huete
Kisla Gonzales
Pathway Insurance Agency
La Gallinita Meat Market
Jorge Brignole
Ayuda Financial
Abogado James Millar
Dr. Francisco Barba
Desarrollo Virtual
Abogado Alexander Cross
Gonzales Dental Care
Dr. Alberto Chaparro
Araujo’s Restaurant
Sonrisas Bright Dental
Imperial Travel
Latch Quiroprácticos
Alquimia Med Spa
Daly City Dental Center
Los Yaquis Restaurant
Abogado Wilson Purves
FINHABITS
World Wide Credit Experts
Dr. Francisco García
City Toyota
Elías Travel
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

China está obsesionada con desinfectar contra el covid-19. Pero, ¿está causando más daños que beneficios?

Autor: CNN
La obsesión de China con desinfectar contra el covid-19 0:39

(CNN) — Los trabajadores vestidos con trajes protectores que rocían nubes de desinfectante sobre las calles de la ciudad, las fachadas de los edificios, los bancos de los parques e incluso los paquetes se han convertido en una imagen habitual en la China de la era de la pandemia.

En Shanghái, el epicentro del mayor brote del país, los medios de comunicación estatales informan de que miles de trabajadores se han organizado en equipos para desinfectar zonas, centrándose en las que se sabe que han acogido a pacientes de covid-19, una medida que el gobierno considera clave para frenar la propagación de la variante ómicron.

Pero la práctica suele ir mucho más allá. Aparentemente, cualquier zona al aire libre corre el riesgo de ser objetivo de los trabajadores con sus máquinas desinfectantes, ya que la rigurosa política china de “cero covid-19” impulsa una obsesión por desinfectar todo.

En Shanghái, los bomberos han sido apartados de sus funciones y han sido asignados para trabajar en las labores de desinfección, una liga juvenil local ha buscado voluntarios también para este trabajo, y se ha reclutado a equipos de rescate de emergencia de zonas remotas de China para que participen en la campaña, a menudo con equipos pesados y con materiales peligrosos.

Trabajadores con trajes de protección desinfectan una zona fuera de una comunidad cerrada después de que se encontraran casos recientes de covid-19 en la zona, el 28 de marzo, en Beijing, China.

En algunos barrios de Shanghái se han instalado estaciones especiales de producción de productos químicos, mientras que en otros se han equipado vehículos con tanques de productos químicos y dispositivos similares a cañones para disparar el desinfectante a las calles, según los medios de comunicación locales. Se han colocado robots de desinfección en las estaciones de tren y se han instalado también para patrullar en algunos centros de cuarentena.

Pero estos esfuerzos –y otros, como la insistencia en que los trabajadores lleven trajes para materiales peligrosos y los mensajes grabados a todo volumen que se reproducen en bucle para recordar a la gente cómo prevenir la enfermedad– pueden ser una pérdida de tiempo, esfuerzo y recursos.

¿Por qué cae la economía china? 2:28

Los expertos afirman que la transmisión del virus a través de superficies contaminadas es excepcionalmente baja, y que la desinfección de zonas al aire libre, como parques y calles de la ciudad, es en gran medida inútil y, lo que es peor, podría incluso suponer un peligro para la salud pública.

“Los robots y la fumigación de las calles son actos teatrales diseñados para reforzar la confianza del público en las acciones del gobierno”, dijo Nicholas Thomas, profesor asociado de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong, quien señaló cómo las autoridades chinas han citado durante mucho tiempo la contaminación ambiental como parte de su retórica de que el virus puede no haberse originado en China.

¿Cómo es viajar a China en medio del confinamiento? 2:47

“Es un problema cuando la política es la que domina y se aparta de la ciencia en cuanto a la respuesta a la pandemia: cada vez hay que esforzarse más en reforzar la política mediante actos que no necesariamente aumentan la bioseguridad de las poblaciones afectadas en la misma medida que el esfuerzo que requiere emprenderlos”, dijo.

¿Virus importado?

La desinfección masiva forma parte de una larga campaña de China para combatir un riesgo de transmisión del covid-19 que gran parte del mundo ha considerado demasiado mínimo para justificar medidas que vayan más allá de lavarse las manos y mantener la desinfección de ciertas superficies, como las de lugares públicos concurridos y donde se manipulan alimentos o se trata a los pacientes con covid-19.

En un informe científico del año pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. afirmaron que los estudios científicos sugieren que cada contacto con una superficie contaminada con covid-19 tiene menos de una posibilidad entre 10.000 de causar una infección. Estas investigaciones han llevado a muchos a considerar la desinfección como un “teatro de la higiene” en lugar de una medida significativa de prevención de enfermedades.

La desinfección masiva no ha formado parte de las medidas de control de enfermedades en los países occidentales “porque las autoridades de salud pública hacen lo que la ciencia ha demostrado”, según Emanuel Goldman, profesor de microbiología de la Facultad de Medicina de Rutgers-Nueva Jersey.

“(Es) muy improbable que ningún caso se produzca por tocar superficies contaminadas. El virus muere rápidamente fuera de una persona infectada (…) y se transfiere de forma muy ineficaz a través de los dedos”, dijo. “Lavarse las manos con jabón, o con toallitas de alcohol, es todo lo que se necesita para reducir la incidencia a cero”.

En China, donde las prácticas estrictas se han centrado en eliminar cualquier propagación del virus, la preocupación por las superficies contaminadas se remonta a los primeros meses de la pandemia, sobre todo después de que las autoridades chinas dijeran que un brote en un mercado de Beijing comenzó probablemente debido a que un trabajador se infectó al manipular salmón importado y congelado contaminado con el virus.

China dice que apoyará a sus grandes tecnológicas 1:06

Aunque la Organización Mundial de la Salud afirma que es “altamente improbable” que las personas puedan contraer el covid-19 a través de los alimentos o sus envases, las autoridades chinas han señalado en numerosas ocasiones a las importaciones de la cadena de frío o a otras superficies contaminadas, como en los aviones o incluso en el correo internacional, como vectores de la enfermedad.

Esto ha dado lugar a una serie de medidas en gran medida exclusivas de China, como el análisis de las superficies de las importaciones en busca de rastros del virus y la desinfección masiva de productos congelados procedentes del extranjero, mientras que algunas ciudades han puesto en marcha diversas órdenes para desinfectar el correo y los paquetes internacionales, a pesar de que los expertos nacionales en salud dijeron a principios de este año que no había pruebas suficientes de que estos artículos que no pertenecen a la cadena de frío pudieran ser portadores del virus.

Y como Beijing ha tratado de replantear el origen del coronavirus, detectado por primera vez en China, las autoridades han lanzado la teoría de que el virus podría haber sido importado en productos congelados en primer lugar, una hipótesis ampliamente descartada por los expertos internacionales.

Aunque hay algunas pruebas de que el virus podría seguir siendo infeccioso en los envases congelados, la forma en que los países quieren afrontar este riesgo varía, según Leo Poon, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong.

“Para los países que utilizan la estrategia de eliminación, este es un riesgo importante. Sin embargo, para la mayoría de los países actuales, puede no ser significativo en absoluto”, dijo.

Sin embargo, cuando se trata de tocar superficies normales, esto “no es un modo de transmisión importante para el covid-19”, dijo, añadiendo que una cierta desinfección en ambientes interiores podría ser una buena idea.

Riesgo potencial

En lugares como Shanghái, donde los recursos ya son escasos mientras la ciudad tiene problemas a causa del confinamiento que ya lleva semanas, el despliegue de voluntarios y trabajadores para la desinfección puede poner el foco en el riesgo equivocado.

China reporta primer caso de gripe aviar H3N8 en humanos 0:48

“Realmente no hay ningún papel para la desinfección masiva de las zonas exteriores, las aceras y las paredes. Es poco probable que estén contaminados o que provoquen la transmisión a través de una superficie mucosa (como los ojos, la nariz o la boca)”, afirma Dale Fisher, profesor de la Facultad de Medicina Yong Loo Lin de la Universidad Nacional de Singapur.

Según Goldman, de la Facultad de Medicina de Rutgers-New Jersey, la exposición a una desinfección fuerte puede perjudicar a las personas.

Aunque la OMS apoya la desinfección, como la limpieza de zonas como los pomos de las puertas en lugares públicos concurridos, las directrices de la OMS dicen que “rociar desinfectantes, incluso al aire libre, puede ser nocivo para la salud de las personas y causar irritación o daños en los ojos, las vías respiratorias o la piel”.

A principios de la pandemia, un grupo de científicos chinos advirtió en una carta a la revista Science que el uso excesivo de desinfectantes con cloro corre el riesgo de contaminar el agua e incluso poner en peligro los ecosistemas de los lagos y ríos cercanos.

Las autoridades de Shanghái han manifestado una preocupación similar, aunque siguen aplicando medidas de desinfección.

A finales del mes pasado, las autoridades publicaron recomendaciones para los residentes sobre cómo desinfectar, instándoles a no “rociar desinfectantes directamente sobre las personas”, ni utilizar “camiones canon” y drones, ni desinfectar el aire exterior.

“Estas prácticas son esencialmente ineficaces, y pueden causar riesgos para la salud y la contaminación ambiental”, dijo un funcionario de Shanghái.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico