Araujo’s Restaurant
Jorge Brignole
Desarrollo Virtual
Abogado James Millar
Abogado Alexander Cross
Daly City Dental Center
World Wide Credit Experts
David Huete
Dr. Francisco García
City Toyota
Abogado Wilson Purves
Dr. Alberto Chaparro
Ayuda Financial
Gonzales Dental Care
Kisla Gonzales
Imperial Travel
Elías Travel
FINHABITS
Alquimia Med Spa
Pathway Insurance Agency
Sonrisas Bright Dental
Los Yaquis Restaurant
La Gallinita Meat Market
Dr. Francisco Barba
Latch Quiroprácticos
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Comité de Descolonización de la ONU aprobó la resolución que reconoce el derecho a la libre determinación e independencia de Puerto Rico

Autor: Jose A. Delgado

Nueva York.– Después de escuchar a más de 40 ponentes, el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó esta tarde – por consenso y cuadragésima ocasión-, la resolución que reconoce el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia.

La votación marcó el 50 aniversario de los debates sobre el caso político de Puerto Rico en el Comité de Descolonización, que sigue sin poder avanzar a la Asamblea General de la ONU. Y la jornada terminó con una manifestación en una plaza aledaña a la sede del organismo internacional, que reunió a decenas de independentistas e incluyó a varios de los que presentaron mensajes ante el Comité de Descolonización.

Aunque el tema no está en la agenda del Senado de Estados Unidos, donde se ha descartado aprobar un proyecto pro estadidad, la sesión de hoy coincidió con esfuerzos del liderato demócrata de la Cámara baja en busca de un acuerdo sobre una medida que convoque a un plebiscito federal entre la estadidad, la independencia y la libre asociación, excluyendo el status territorial o colonial vigente.

Pedro Luis Pedroso, embajador cubano ante la ONU y quien presentó la resolución adoptada por el Comité de Descolonización, afirmó que el caso colonial de Puerto Rico “no es un asunto interno de Estados Unidos”. “Incumbe al Comité de Descolonización y toda la comunidad internacional”, sostuvo Pedroso, quien subrayó que el propio Tribunal Supremo y Congreso estadounidenses se han encargado de quitarle el “disfraz” colonial a Puerto Rico.

Como ha ocurrido en años recientes, la resoluoción fue coauspiciada por Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Siria, Rusia y Antigua y Barbuda. También hubo expresiones de respaldo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) – a cargo de la representación de Argentina- y del Movimiento de Países no Alineados, presentado por Azerbaiyán. “La CELAC reafirma la identidad caribeña y latinoamericana de Puerto Rico”, dijo la representante de Argentina.

Jorge Arturo Reyes, ministro consejero de la misión de Venezuela, dijo que el apoyo de la región de América Latina y el Caribe a la causa de la descolonización “ha sido firme e inquebrantable”. “Sigue siendo Puerto Rico, con quien nos unen profundos lazos de amistad, historia y cultura, la única causa de dominación colonial pendiente en todo nuestro hemisferio. Se trata de una causa común y que nos une como región, pero que compete a toda la comunidad internacional y de manera muy especial a este comité”, indicó Reyes.

La resolución hace otro llamamiento a la Asamblea General de la ONU para que examine el problema colonial de Puerto Rico de “manera amplia” y se pronuncie sobre el tema “lo antes posible”.

En momentos en que el liderato demócrata de la Cámara baja busca presentar un proyecto de ley para regular un plebiscito federal en noviembre de 2023, la resolución menciona los esfuerzos para lograr “un mecanismo que asegure la plena participación de representantes de todos los sectores de la opinión pública puertorriqueña, incluyendo una Asamblea Constitucional de Status con las alternativas de descolonización reconocidas en el derecho internacional, y conscientes del principio de que cualquier iniciativa que busque una solución al status político de Puerto Rico debe ser originario del pueblo de Puerto Rico”.

La resolución “observa con preocupación” como la ley Promesa, que impuso una Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las decisiones financieras del gobierno electo de Puerto Rico, incrementó la subordinación de Puerto Rico al gobierno de Estados Unidos.

Tomó nota, a su vez, “del amplio apoyo de personalidades eminentes, gobiernos y fuerzas políticas en América Latina y el Caribe a la independencia de Puerto Rico”.

También reafirmó el derecho inalienable del pueblo de Puerto Rico a la libre determinación y la independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, y la aplicabilidad de los principios fundamentales de dicha resolución a la cuestión de Puerto Rico, y que el pueblo de Puerto Rico constituye una nación latinoamericana y caribeña que tiene su propia e inconfundible identidad nacional”.

A su vez, exhortó “al Gobierno de Estados Unidos a asumir su responsabilidad de promover un proceso que permita que el pueblo puertorriqueño ejerza plenamente su derecho inalienable a la libre determinación y a la independencia, de conformidad y en pleno cumplimiento con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General y las resoluciones y decisiones del Comité Especial relativas a Puerto Rico”.

La resolución de 2022 promueve que Puerto Rico, “de manera soberana”, pueda “tomar decisiones para atender sus urgentes necesidades económicas y sociales, incluidos el desempleo, la marginación, la insolvencia y la pobreza, y los problemas relativos a la educación y la salud, que se han agravado por el azote de los huracanes Irma y María, los terremotos que afectaron a la parte suroeste de Puerto Rico y la pandemia de COVID-19″.

Wilma Reverón Collazo – del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) y experta en el caso político de la Isla-, advirtió a El Nuevo Día que en la resolución de 1953 que eximió a Estados Unidos de la obligación de presentar informes sobre Puerto Rico, la Asamblea General de la ONU dejó la puerta abierta para retomar el debate si “cualquiera de las partes en la asociación concertada de común acuerdo” desea “modificar los términos”.

Las presentaciones

Los más de 40 ponentes incluyeron al representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) José Enrique Meléndez, al secretario general del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, al exgobernador Ricardo Rosselló Nevares y al expresidente del Colegio de Abogados y Abogadas Eduardo Villanueva, entre otros.

Esta vez, cerca de una tercera parte de los peticionarios defendió la estadidad. Además, la sesión, que en sus inicios se extendía por dos semanas y en años recientes casi todo un día, duró solo unas tres horas

Dalmau Ramírez, pasado candidato del PIP a la gobernación, reafirmó el reclamo para que la discusión vuelva a la Asamblea General de la ONU, que en 1953 eximió al gobierno de Estados Unidos de la obligación de rendir informes sobre la falta de gobierno propio en Puerto Rico.

“Si bien es cierto que nos corresponde a los actores del proceso político puertorriqueño la tarea de forzar al Congreso y al Gobierno de los Estados Unidos a descargar su responsabilidad descolonizadora con relación a la posesión colonial que sigue siendo Puerto Rico, no es menos cierto que la comunidad internacional tiene los instrumentos y la responsabilidad de propiciar condiciones que estimulen a los Estados Unidos al cumplimiento de sus obligaciones conforme a la Resolución 1514 (XV)”, indicó Dalmau Ramírez.

El líder independentista afirmó que si Asamblea General de la ONU reabre el caso colonial de Puerto Rico “sería una poderosa y eficaz presión moral y jurídica sobre los Estados Unidos para que el Congreso y el gobierno de ese país no pudieran continuar utilizando pretextos y excusas para permanecer en flagrante incumplimiento de sus obligaciones descolonizadoras bajo el derecho internacional”.

Meléndez – quien declaró a nombre de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) -, destacó el borrador de legislación que se quiere convertir en un proyecto de ley para convocar a un plebiscito federal vinculante entre la estadidad, la independencia y la libre asociación y elogió que excluya el status territorial o colonial vigente.

Al mismo tiempo, afirmó que el mero debate en el Congreso para avanzar legislación que excluye el status territorial vigente debe ser suficiente para que las Naciones Unidas reconozcan “el grave error” de haber excluido a Puerto Rico de la lista de colonias y dejar de exigir a Estados Unidos informes sobre la situación en la Isla.

“Esta importante organización internacional no tiene entre su lista oficial de colonias a Puerto Rico porque en algún momento en los años 50, este cuerpo internacional aceptó como bueno un invento, que evidentemente no es estado, no es libre y tampoco es asociado. No reconocer este evento como un error histórico de esta organización, simplemente es tratar de tapar el cielo con la mano… como decimos en la isla”, afirmó Meléndez Ortiz.

La presencia de Rosselló Nevares -quien fue electo en 2021 para cabildear en el Congreso por la estadidad para Puerto Rico-, generó críticas de sectores independentistas y varios se retiraron de la sala de conferencias cuando testificó.

“El momento de actuar ha llegado”, dijo el exgobernador Rosselló Nevares, al exhortar al Comité de Descolonización a hacer válidas las resoluciones que aprueba y respaldar los esfuerzos del Congreso para regular un plebiscito federal.

Aunque dijo que el Comité de Descolonización tiene la obligación moral de tomar acción en favor de la descolonización de la isla, dijo que sus miembros pueden respaldar “la opción que ha apoyado el pueblo de Puerto Rico”, en referencia a la estadidad, o una que no ha alcanzado el 10% de apoyo electoral, al aludir a la independencia.

“En esta limitada ventana de oportunidad, defiendo la estadidad, la democracia, igualdad y el poder de elegir”, sostuvo Rosselló Nevares. quien renunció a su puesto en el verano de 2019 después de multitudinarias protestas por actos de corrupción en su administración y la publicación de un chat en el que, junto a principales asesores, se burlaba de sectores del pueblo puertorriqueño.

Al testificar la exprimera dama Beatriz Areizaga – esposa de Rosselló Nevares-, peticionarios independentistas volvieron a dejar el salón de conferencias. En su presentación, Areizaga rechazó que la estadidad signifique perder la identidad cultural de Puerto Rico. Y exhortó a la ONU “a ayudar a romper con las cadenas de la esclavitud”.

En su testimonio, Benjamín Ramos, de Pro Libertad Freedom Campaign, consideró que tras Rosselló Nevares verse obligado a renunciar “es un insulto” que pudiera declarar ante el Comité de Descolonización. Esteli Capot, del Instituto Puertorriqueño de Relaciones Internacionales, y Normahiram Pérez, de Llamado a la Acción en Puerto Rico, también incluyeron en sus ponencias denuncias a la participación de Rosselló Nevares.

“Para que la nación puertorriqueña pueda sobrevivir este atropello, el verdadero proceso descolonizador debe comenzar con la eliminación de la deuda y la reparación de agravios”, indicó, por su parte, Ariel Hernández Santana, del Movimiento Unión Soberanista.

Por su parte, el colectivo “Llamado a la acción en Puerto Rico”, entre otras cosas, censuró la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas públicas de Puerto Rico.

“La Junta de Control Fiscal se ha encargado de despoblar el archipiélago promoviendo el desplazamiento y la sustitución de población al apoyar leyes que promueven el aburguesamiento de la Isla”, indicó Pérez.

Al reclamar que el caso de Puerto Rico vuelva a la Asamblea General de la ONU, Rogelio III Maldonado, de la Jornada se Acabaron las Promesas, cuestionó al Comité de Descolonización “¿qué están esperando que los puertorriqueños volvamos al Congreso como lo hicieron nuestros héroes nacionalistas en 1954 para hacernos escuchar?”.

Cristina Mojica, de Boricuas Unidos en la Diáspora, afirmó que el borrador de legislación que se discute en el Congreso para convocar a un plebiscito no cumple con las normas del derecho internacional Y pidió al Comité de Descolonización enviar una misión a Puerto Rico y celebrar allí uno de sus seminarios anuales.

Un grupo de estadistas que son parte de la “delegación extendida” de funcionarios electos para cabildear por la estadidad declaró también ante el Comité.

Sara Torres, una de esas voces pro estadidad, dijo que el Congreso ha ignorado los plebiscitos criollos ganados por la propuesta de convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos. Mientras, Eugenio Matías afirmó que el gobierno de Estados Unidos mantiene el status territorial y sin plenos derechos políticos a los residentes de la Isla para beneficiar tributariamente poderosos intereses económicos, como las corporaciones estadounidenses.

Kathy Blount, de la delegación ‘extendida’ pro estadidad, recordó que el principal grupo cívico afroamericano, Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), respaldó la estadidad para Puerto Rico.

“Somos una nación caribeña y latinoamericana con identidad propia distinta a la de los Estados Unidos desde mucho antes de la invasión en 1898. Hablamos español, veneramos nuestra bandera, y nos identificamos como una nación con una cultura distinta a la de los demás pueblos del mundo. El tema de la libre determinación del pueblo de Puerto Rico no es un asunto doméstico”, afirmó, en una ponencia por escrito, María Judith Colón, a nombre del Comite de Derechos Humanos.

También por escrito, Michael González Cruz, a nombre de Boricua Ahora Es, pidió reconocimiento para el borrador de legislación que se discute en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para convocar a un plebiscito federal. González Cruz solicitó además al Comité de Descolonización que lleve a cabo en Puerto Rico su próximo seminario regional por la descolonización en San Juan y asigne observadores si finalmente se lleva a cabo un plebiscito el 5 de noviembre de 2023.

Por petición del representante de Papúa Nueva Guinea, la presidenta del Comité de Descolonización, la representante de Granada, Keisha McGuire, pidió a los peticionarios que se abstuvieran de aplaudir durante la sesión. Pero, en varias ocasiones adicionales los defensores de la independencia y la estadidad, de todos modos, aplaudieron las ponencias con las que simpatizaban.

Tras la sesión, decenas de personas se reunieron en la plaza Dag Hammarskjold, en los alrededores de la sede de la ONU, para destacar el medio siglo de debates en el Comité de Descolonización. “La descolonización tiene un nombre: independencia””, dijo Normahiram Pérez, en un evento convocado por el Frente Independentista, que incluyó consignas de “Yankee, vete a tu casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico