Angela Merkel porta una corona de flores en presencia de Olaf Scholz.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Olaf Scholz ha sido vicecanciller de Merkel desde 2018 y ahora se dispone a tomar su relevo.

Alemania ya conoce cómo será su nuevo gobierno.

El socialdemócrata Olaf Scholz liderará el nuevo Ejecutivo alemán, tras lograr un acuerdo con otros dos partidos luego de que Angela Merkel decidiera no optar por un nuevo término tras 16 años en el poder.

Dos meses después de que el Partido Socialdemócrata (SPD) se impusiera en las Elecciones Federales, Scholz alcanzó un acuerdo definitivo con los verdes y los liberales para formar un nuevo gobierno de coalición.

El acuerdo de gobierno fija la lucha contra el cambio climático como la gran prioridad del nuevo Ejecutivo.

El pacto aún debe ser refrendado por las bases de los partidos que lo suscriben, pero se espera que el nuevo gobierno pueda formarse definitivamente en diciembre, una vez supere la votación en el Parlamento prevista para entre el 6 y el 9 de ese mes.

Será el fin a la larga era de Angela Merkel, quien ha dominado la política alemana y europea en los últimos años.

El futuro de Alemania, la gran potencia de la Unión Europea, marcará el futuro del bloque continental y es probable que otros Estados sigan sus pasos en defensa del medioambiente, si es que finalmente los da.

En la prensa alemana ya lo han bautizado como el “gobierno semáforo”, por los colores de los partidos que lo van a formar (rojo de los socialdemócratas, verde de los verdes y amarillo de los liberal-demócratas).

Los objetivos del nuevo gobierno

Lucha contra el cambio climático: los partidos han pactado abandonar el carbón como fuente de energía para 2030, ocho años antes de lo que estaba previsto.

Un 2% del territorio alemán se dedicará a la generación de energía eólica y basada en hidrógeno. El objetivo es que para 2030 el 80% de la electricidad se obtenga de fuentes de energía renovables y 15 millones de autos eléctricos circulen por las carreteras alemanas.

Los partidos se plantean como objetivo que Alemania alcance la neutralidad en sus emisiones contaminantes antes de 2045 y los paneles de energía solar serán obligatorios en los tejados de todos los edificios comerciales de nueva construcción. También habrá paneles solares en los edificios residenciales.

Fuente de la imagen, Sean Gallup / Getty

Pie de foto,

Las energías renovables ganarán peso en Alemania.

Alemania mantendrá su compromiso con el objetivo de la UE de abandonar los vehículos de combustión interna en 2035.

Una política exterior con Europa como prioridad: El nuevo gobierno apuesta por “aumentar la soberanía estratégica europea”, lo que implica la búsqueda de una mayor independencia en seguridad, energía y otros asuntos de la agenda internacional.

Scholz dijo en una rueda de prensa: “La soberanía de Europa será una piedra angular de nuestra política exterior”. También destacó la amistad con Francia, su gran aliado en la UE.

Sin embargo, la relación de Berlín con Estados Unidos y otros miembros de la OTAN seguirá siendo central, según los planes de la coalición.

Aumento del salario mínimo y de la vivienda pública: el salario mínimo aumentará hasta los 12 euros (US$13,45) por hora y se construirán 400.000 nuevos apartamentos. Un 25% de ellos se ofrecerán como vivienda social.

Voto a los 16 años: la edad para votar bajará de 18 a 16 años, con intención de reformar la ley electoral para acabar con el problema de que el número de parlamentarios no cesa de aumentar. El Bundestag actual tiene 735 diputados.

El cambio en la edad de votación en las elecciones al Parlamento Europeo podrá aprobarse por mayoría simple, que los partidos firmantes tienen asegurada, pero será más difícil en el caso de los comicios federales alemanes, para los que se requieren dos tercios de los votos en el Bundestag.

Fuente de la imagen, Christian Ender / Getty

Pie de foto,

La coalición planea que los jóvenes de 16 años puedan votar.

Christian Lindner, líder de los liberales y futuro ministro de Finanzas, declaró: “La generación más joven nos ha encargado el trabajo de superar el status quo de los últimos años”.

Facilidades para que los inmigrantes obtengan la ciudadanía: los inmigrantes podrán solicitar la nacionalidad alemana a los cinco años y se les permitirá tener doble ciudadanía.

De concretarse, sería un cambio significativo para millones de inmigrantes, que siguen siendo extranjeros pese a que muchos llevan décadas en el país.

Lucha contra la covid: el gobierno creará un equipo de trabajo para hacer frente a la pandemia, ahora que Alemania se encuentra entre los países europeos golpeados por una nueva ola de la covid.

Scholz dijo que la vacunación es la única manera de superar la pandemia y abogó por que sea obligatoria en los centros de atención a personas vulnerables. También estudia la posibilidad de obligar a vacunarse a los profesionales de la salud.

Scholf, que anunció un bono de un millón de euros (US$1,12 millones) para los trabajadores sanitarios, asumirá el cargo previsiblemente en un momento de infecciones al alza.

“El panorama es sombrío”, declaró. “El coronavirus no ha sido aún vencido”, añadió.

Vuelve el freno a la deuda: la Constitución alemana contempla un límite máximo al endeudamiento del país. Aunque se levantó durante la pandemia para hacer frente a la necesidad de fondos públicos, la coalición “semáforo” planea restablecerlo antes de 2023.

Fin a las restricciones a la publicidad de médicos que practican abortos: la prohibición a los médicos de anunciarse como profesionales que practican abortos se eliminará, para permitir que puedan suministrar toda la información sobre el método de interrupción del embarazo utilizado.

Legalización del cannabis: esta sustancia podrá venderse en establecimientos autorizados y se establecerán controles sobre su calidad y transporte.

Las caras del Ejecutivo

El nuevo gobierno tendrá como canciller o jefe del gobierno a Scholz, de 63 años.

Scholz ha sido vicecanciller y ministro de Finanzas en el gobierno de coalición de Merkel desde 2018 y lleva años en la primera línea de la política alemana, por lo que difícilmente será una sorpresa para los votantes.

Es visto como una garantía de estabilidad y moderación, y en las elecciones de septiembre logró llevar a la izquierda alemana a una victoria que se le resistía hacía años.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Scholz presentó el acuerdo en Berlín con los líderes de los verdes y los liberales.

Pero Scholz tendrá que entenderse con sus dos socios de coalición, liderados por políticos más jóvenes y cuyas fuerzas sumaron en conjunto más votos que el SPD, por lo que el nuevo canciller tendrá que hacer concesiones a sus compañeros de viaje y hará falta un esfuerzo negociador.

Se espera que la nueva ministra de Exteriores sea Annalena Baerbock, líder de Los Verdes. Baerbock lideró a los ecologistas a los mejores resultados de su historia y su rostro encarna el aumento de la sensibilidad de los votantes alemanes sobre el problema climático.

La futura ministra ha calificado la crisis climática como el mayor desafío de este tiempo y se ha comprometido a que Alemania alcance el objetivo de las emisiones neutras en el plazo previsto. Ese, según ha dicho, es el “denominador común” del nuevo gobierno.

Junto a Lindner, el líder liberal que será ministro de Finanzas, Baerbock está llamada a llevar la voz cantante en el nuevo gobierno y a empujar a Scholz a dar pasos más audaces de los que quizá hubiera dado en solitario.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.