previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Coronavirus en Estados Unidos: ¿La sangre de los que se curaron puede servir para tratar a otros enfermos?

Autor: Clarin

Los hospitales están apuntando a realizar pruebas para ver si un tratamiento que data de hace un siglo y que se usaba para combatir los brotes de gripe y sarampión en las épocas anteriores a las vacunas, y que más recientemente se intentó usar contra el SARS y el ébola, podría también funcionar para el COVID-19: el uso de sangre donada por los pacientes que se recuperaron.

Los médicos en China intentaron los primeros tratamientos para el COVID-19, utilizando lo que los libros de historia denominan “suero convaleciente”, actualmente, conocido como plasma donado, de los sobrevivientes del nuevo virus.

Ahora, una red de hospitales de Estados Unidos está esperando la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para comenzar grandes estudios de las infusiones, tanto como tratamiento posible para los enfermos, como así también, para protección temporaria similar a una vacuna, en aquellas personas en alto riesgo de infección.

No hay garantía de que funcione.

“No lo sabremos hasta que lo hagamos, aunque la evidencia histórica es alentadora”, le dijo el Dr. Arturo Casadevall de la facultad de salud pública de la Universidad Johns Hopkins a The Associated Press.

La 5° Avenida de Nueva York, desierta este martes. Los casos de coronavirus se multiplicaron en la ciudad. /REUTERS

La 5° Avenida de Nueva York, desierta este martes. Los casos de coronavirus se multiplicaron en la ciudad. /REUTERS

Casadevall se concentró en esa historia cuando hizo la presentación de la solicitud ante la FDA. La entidad está “trabajando expeditivamente para facilitar el desarrollo y disponibilidad del plasma convaleciente”, afirmó un vocero.

Aquí hay algunas preguntas y respuestas acerca de esta última búsqueda de un tratamiento.

Las claves del tratamiento

Puede parecer como una “vuelta a la edad de piedra”, aunque hay buena evidencia científica para intentar utilizar la sangre de los sobrevivientes, dijo el doctor Jeffrey Henderson de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, coautor de la solicitud ante la FDA, junto con Casadevall y otra colega de la Clínica Mayo.

Lea Tambien:  47 científicos españoles en busca de la vacuna

Cuando una persona se infecta con un germen particular, el cuerpo comienza a fabricar proteínas especialmente diseñadas, denominadas anticuerpos para combatir la infección. Luego de que la persona se recupera, esos anticuerpos quedan flotando en la sangre del sobreviviente, especialmente en el plasma, la parte líquida de la sangre, durante meses, e incluso años.

Las donaciones de sangre podrían convertirse en una clave para tratar a pacientes con coronavirus. /REUTERS

Las donaciones de sangre podrían convertirse en una clave para tratar a pacientes con coronavirus. /REUTERS

Uno de los estudios planificados haría las pruebas, en el caso de que darles infusiones de plasma de los sobrevivientes, rico en anticuerpos, a los pacientes recién contagiados de COVID-19, estimulara los intentos de su propio cuerpo para expulsar el virus. Para ver si funciona, los investigadores medirían si el tratamiento les da a los pacientes mejores chances de vida o necesidad reducida de usar los respiradores.

Una precaución: mientras que las transfusiones de plasma regulares son de uso común en medicina, muy rara vez pueden causar un efecto secundario que dañe los pulmones.

¿Podría actuar como una vacuna?

Algo parecido, aunque, a diferencia de una vacuna, la protección sería solamente temporaria.

Una vacuna entrena a los sistemas inmunes de las personas, a crear sus propios anticuerpos contra un determinado germen. El abordaje de la infusión de plasma les daría a las personas una inyección temporaria de anticuerpos de otra persona que tienen corta vida y requieren de repetidas dosis.

Incluso, si la FDA acuerda, un segundo estudio daría infusiones de plasma rico en anticuerpos a ciertas personas en alto riesgo de exposiciones repetidas al COVID-19, como los trabajadores de los hospitales o los que están en primera línea de atención, dijo la Dra. Liise-anne Pirofski del Sistema de Salud Montefiore de Nueva York y la Escuela de Medicina Albert Einstein. También dijo que esto podría incluir a los hogares de ancianos cuando un residente se enferma, con la esperanza de darles protección a las otras personas en el hogar.

Fila frente a un hospital en Queens, Nueva York, para hacerse los tests para detectar coronavirus./EFE

Fila frente a un hospital en Queens, Nueva York, para hacerse los tests para detectar coronavirus./EFE

Lea Tambien:  Un nuevo 11 de septiembre: los brutales efectos psicológicos del coronavirus - RFI

“Necesitamos las dos cosas desesperadamente”, dijo Pirofski. “Necesitamos poder quebrar el círculo de trasmisión y también necesitamos ayudar a los que están enfermos”.

Antecedentes históricos

Estas infusiones de plasma fueron famosas cuando se usaron, durante la pandemia de gripe de 1918, y contra otras numerosas infecciones, como el sarampión y la neumonía bacteriana, antes de que aparecieran las vacunas y las medicinas modernas. La investigación de larga data es imprecisa. Pero, en el Journal of Clinical Investigation, a comienzos de este mes, Casadevall y Pirofski citó evidencia de que en 1918, los pacientes con gripe que recibieron las infusiones, tuvieron menor probabilidad de morir. Y un informe médico de 1935 detallaba cómo los médicos impidieron que un brote de sarampión arrasara con una escuela de pupilos, utilizando “suero” de pacientes anteriores.

Se está desempolvando el abordaje antiguo cada tanto, para hacer frente a los brotes sorpresivos tales como el SARS en 2002, y en 2014, cuando el plasma de los sobrevivientes del ébola se utilizó para tratar a otros pacientes durante la epidemia en el oeste de África. Aun durante esos brotes recientes, no se hicieron estudios estrictos de la técnica, aunque Casadevall dijo que hubo pistas de que el plasma ayudó.

Mirá también

Casadevall piensa que cuando no funcionó, pudo ser porque se utilizó demasiado tarde. Fue precavido y dijo: “Alguien al final de su vida es muy difícil que se vea afectado en ese punto de cualquier enfermedad”.

Un enfoque más moderno es cultivar este tipo de anticuerpo en el laboratorio, algo en lo que trabajan compañías como Regeneron Pharmaceuticals y otras. Usar la sangre de los sobrevivientes del COVID-19 es un enfoque de trabajo decididamente más intenso, aunque los investigadores podrían comenzar a crear un banco de plasma, en cuanto los reguladores den el permiso.

Lea Tambien:  México pide a la ONU asegurar el acceso a pruebas, medicinas y equipo médico contra el COVID-19

Donaciones de plasma

Los bancos de plasma aceptan donaciones, al igual que donaciones de sangre entera; el plasma regular se usa en hospitales y salas de emergencia todos los días. Si alguien dona solo plasma, su sangre se extrae a través de un tubo, se separa el plasma y el resto se infunde nuevamente en el cuerpo del donante. Luego, se estudia ese plasma y se purifica para estar seguro de que no aloja virus que están en la sangre y que sea seguro para usar.

Para la investigación del COVID-19, la diferencia sería la persona que dona, personas que se hayan recuperado del coronavirus. Los científicos medirían cuántos anticuerpos hay en una unidad de plasma donado; las pruebas que se están desarrollando no están disponibles para el público en general, ya que calculan cuál es una buena dosis, y con qué frecuencia podría donar un sobreviviente.

Mirá también

Los investigadores no están preocupados por encontrar voluntarios para donaciones, aunque advierten que llevará un tiempo generar una cantidad.

“Recibo muchos emails al día de personas que me dicen: ‘¿Puedo ayudar, puedo donar mi plasma?’”, dijo Pirofski.

Por Lauran Neergaard, agencia AP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Impactos: 9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico