previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Coronavirus: ¿Qué ayuda de verdad contra el COVID-19?

Autor: Administrador

Aumenta el número de estudios que analizan el efecto de los micronutrientes en la evolución de pacientes con COVID-19. La vitamina D, por ejemplo, parece ser un candidato prometedor. ¿Qué hay de cierto?

La vitamina D es uno de los objetos de investigación más populares en tiempos de COVID-19. Uno de los más prometedores estudios publicados al respecto pertenece a la neumóloga española Marta Castillo.

“Este es uno de los estudios que se utiliza una y otra vez para demostrar la eficacia de la vitamina D”, dice Martin Smollich, farmacólogo y profesor del Instituto de Medicina Nutricional del Centro Médico de la Universidad de Schleswig-Holstein, en Lübeck.

Smollich investiga micronutrientes y suplementos nutricionales e intenta mostrar una imagen diferenciada  sobre este tema, precisamente en un momento en el que la influencia de las vitaminas y los suplementos alimenticios es, por razones ideológicas y económicas, exagerada o ridiculizada.

Evidencia científica A primera vista, el resultado del estudio de Castillo es optimista: de los 50 pacientes con COVID-19, a los que se les administró vitamina D, solo una estuvo en cuidados intensivos. Sin embargo, de los que no tomaron vitamina D, el 50 por ciento sí estuvo en cuidados intensivos.

“El primer paso en tales estudios es observar cómo es la composición de ambos grupos”, opina Smollich. Para poder dar respuesta a la eficacia de la vitamina D, los grupos deben ser lo más similares posibles.

La vitamina D o vitamina del sol se produce en el cuerpo humano solo cuando este está expuesto al sol.

¿Método exhaustivo? Pero aquí es exactamente donde radica el problema. El estudio enumera algunos factores de riesgo y brinda información sobre cuántos pacientes padecen ciertas enfermedades previas, como la diabetes tipo 2, por ejemplo.

“Solo el seis por ciento de los participantes que recibió vitamina D era diabético, pero el 19 por ciento de los pacientes que solo recibió placebo”, aclara Smollich.

La diferencia entre las personas que padecen hipertensión es aún más notable: el 57 por ciento de los participantes que no recibió vitamina D, padecía de tensión arterial alta. En el otro grupo, solo el 24 por ciento. “Esto significa que los enfermos estaban en el grupo sin vitamina D”, resume el farmacólogo. El experto está seguro de que grupos tan heterogéneos distorsionan claramente el resultado del estudio.

Lea Tambien:  Armando es de Tlaxcala; trabaja con la medicina tradicional en Nueva York

Pero esto no es todo: “En el caso del COVID-19, sabemos que tanto la diabetes como la hipertensión son factores de riesgo que favorecen una evolución severa”, dice Smollich. “Por eso, no es de extrañar que los pacientes del grupo sin vitamina D estuviesen con más frecuencia en la unidad de cuidados intensivos”, concluye.

Un estudio realizado con una metodología tan inexacta no aclara si los participantes en el grupo de control tuvieron que recibir atención médica intensiva con más frecuencia, porque carecían de vitamina D o porque tenían enfermedades previas más graves.

Relación entre enfermedades relacionadas con la alimentación y el COVID-19 Numerosos estudios han llegado a la conclusión de que la vitamina D no tiene una influencia significativa en la evolución de un paciente con COVID-19. Sin embargo, la diabetes tipo 2, la obesidad o la hipertensión tienen algo en común: son todas enfermedades relacionadas con la dieta alimenticia.

Según Anika Wagner, profesora de Nutrición y Sistema Inmunológico de la Universidad de Giessen, “los nutrientes son importantes para los diversos niveles del sistema inmunológico”. Es decir que la carencia de nutrientes debilita los diversos mecanismos de defensa del sistema inmunológico, lo que hace que los agentes patógenos puedan causar daño con mayor facilidad.

Wagner añade que “en principio, recomienda cubrir las necesidades nutricionales con la dieta diaria”. Sin embargo, la creciente tasa de personas con sobrepeso es una clara señal de que la carencia de una dieta saludable va de la mano con la falta de nutrientes.

“Las personas obesas suelen consumir más alimentos con alto contenido energético, pero con pocos micronutrientes”, explica Wagner. Es decir, bebidas azucaradas, productos procesadas y dulces. La deficiencia nutricional debilita el sistema inmunológico, y en personas obesas, hipertensas y diabéticas puede conducir a una evolución severa del COVID-19.

Lea Tambien:  10 consejos para adelgazar sin efecto rebote

Y aquí es donde la vitamina D entra de nuevo en juego, porque la deficiencia de vitamina D “ocurre con más frecuencia en enfermedades y condiciones de vida en las que a su vez aumenta el riesgo de COVID-19, es decir, en la vejez, en personas con obesidad o con diabetes tipo 2”, escribe Martin Smollich en su blog especializado “Medicina Nutricional”.

Se trata de un círculo vicioso que no es ni nuevo ni desconocido. Y, sin embargo, “en Alemania, la relación entre dieta y enfermedad a menudo se ignora por completo. Y esto me parece muy dramático, porque es algo que podría haberse modificado”, afirma Smollich. “En cambio, la pandemia de coronavirus golpeó a una sociedad en la que las enfermedades relacionadas con la dieta es un hecho normal”, critica el experto.

(rmr/few)

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre la importancia de las mascarillas “Mientras no tengamos una vacuna, sigue siendo muy importante el uso de la mascarilla. Es un símbolo de solidaridad con el prójimo. Un escudo sencillo y al alcance de todos. La evidencia de que funciona es cada vez mayor. Probablemente a nadie le gusta usarla, pero hay que recordar que podemos ser asintomáticos y, al mismo tiempo, contribuir a que otros se infecten”.

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre la importancia del intercambio con América Latina Cooperamos con América Latina porque son los que más están sufriendo en esta primera fase de la pandemia. Alemania puede aprender mucho de la dimensión del COVID-19 allí y de las medidas que se han tomado. Es errado pensar que los países de la región deben aprender de Alemania o que nosotros somos los profesores y los latinoamericanos son los alumnos que escuchan. La cooperación no funciona así.

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre las lecciones de la primera ola en América Latina Los países latinoamericanos deberían preparar y fortalecer mejor sus sistemas de salud pública. También trabajar en la descentralización de la salud para que funcione no solo en la capital. Esa sería una gran lección, y ojalá sea parte del aprendizaje de América Latina. Veremos si se llega a implementar.

Lea Tambien:  Cacahuates: sus beneficios en la salud y la belleza

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre la desinformación y los políticos que utilizan la pandemia Esto existe en todos los países del mundo. La desinformación y el rechazo de las personas a tomarse el trabajo de informarse bien y buscar fuentes sólidas está en todas partes. Ojalá que haya un fortalecimiento de la distribución de hechos científicos y salud por parte del Gobierno, que es el indicado para ese rol. Estados Unidos es el peor ejemplo que existe.

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre el factor del clima Es probable que la trasmisión se reduzca por el clima, pero el virus no va a parar por eso. Antes se decía que con altas temperaturas ya no habría problemas, pero luego vimos los casos en la Amazonía. También se dijo que en las zonas altas de los Andes el virus no era estable, y estamos viendo brotes enormes en esas zonas. Hay que tener mucho cuidado con esas conclusiones.

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre la vacuna rusa y otras posibles vacunas Hay que esperar y no crear falsas esperanzas. Ojalá funcione para 2021. Muchas de las vacunas que se están desarrollando son muy buenas. Yo soy amigo de todas las vacunas y no tengo preferencias. La demanda es tan grande que necesitamos todas. Por ahora, hay que tener confianza en las autoridades sanitarias de los países de la región, que están haciendo su trabajo dentro de sus posibilidades.

Conclusiones y recomendaciones del Dr. Drexler Sobre el peligro que el coronavirus mute y la vacuna ya no sirva Ese es un gran interrogante. Según propios análisis, yo creo que el riesgo de que el virus mute lo suficiente para escapar de la inmunidad inducida por la vacuna en la población es muy bajo. El virus de influenza A cambia muy rápidamente sus proteínas, pero los coronavirus no. Los coronavirus, incluyendo probablemente el SARS-CoV-2, tienen una proteína que corrige errores en su genoma.


Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitors online – 21787:
users – 6
guests – 11495
bots – 10286
The maximum number of visits was – 2020-11-21:
all visitors – 29180:
users – 15
guests – 16999
bots – 12166
browser – IE 6.0

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico