World Wide Credit Experts
Abogado Wilson Purves
Jorge Brignole
Abogado James Millar
Latch Quiroprácticos
David Huete
Sonrisas Bright Dental
Dr. Francisco Barba
Alquimia Med Spa
FINHABITS
Gonzales Dental Care
Abogado Alexander Cross
La Gallinita Meat Market
Pathway Insurance Agency
Los Yaquis Restaurant
Daly City Dental Center
Ayuda Financial
Kisla Gonzales
Desarrollo Virtual
Dr. Alberto Chaparro
Dr. Francisco García
Imperial Travel
Araujo’s Restaurant
City Toyota
Elías Travel
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Del Watergate al Partygate, 50 años de un sufijo sinónimo de escándalo

Autor: Agencia AFP

Un robo fallido hace 50 años, el 17 de junio de 1972, en los locales del , situados en , hizo entrar en la historia este edificio de lujo de Washington que se ha ido asociando con escándalos políticos, deportivos o artísticos.

La noticia, revelada por el Washington Post, condujo a la dimisión del presidente Richard Nixon en 1974 y a la adopción del sufijo “gate” por la prensa estadounidense y mundial.

Al año siguiente se denominó “Bananagate” a los sobornos pagados por la compañía United Brands al presidente de Honduras para reducir los impuestos a la exportación de frutas.

La expresión se siguió usando. En la década de 1990, durante el doble mandato del demócrata Bill Clinton, los republicanos multiplicaron polémicas como el Troopergate o el Travelgate, después del despido de varias personas encargadas de organizar viajes de prensa en la Casa Blanca.

Desde entonces, el término traspasó la política y se habló de “Nipplegate”, cuando quedó al descubierto un pezón de Janet Jackson en directo por televisión durante el intermedio de la Superbowl del 2004.

Y se ha asociado a uno de los escándalos más sonados del campeonato de fútbol americano, el “Deflategate”, una práctica que consiste en inflar menos los balones para lanzarlos mejor, que empañó la imagen del legendario quarterback Tom Brady.

“Opoli” en italiano

El “gate” se ha exportado por todo el mundo.

Francia fue uno de los primeros en utilizar el sufijo en 1973, con el “Winegate”, un caso de fraude en los grandes vinos que sacudió los viñedos de Burdeos. El “Angolagate”, un escándalo de venta ilegal de armas al gobierno de Luanda en 1994, salpicó a muchos políticos franceses.

Y en el 2017, el ex primer ministro François Fillon tuvo que renunciar a su candidatura presidencial por un caso de empleos ficticios en el que estaba involucrada su esposa, Penélope. El escándalo se conoció como “Penelopegate”.

En Italia, el “Rubygate”, un sórdido asunto de fiestas libertinas organizadas por el jefe de gobierno Silvio Berlusconi con jóvenes a veces menores de edad, adoptó el sufijo “opoli”, elegido para la gigantesca operación anticorrupción Tangentopoli de los años 1990, o el Calciopoli, escándalo deportivo en el fútbol profesional.

En 1992, el diario sensacionalista británico The Sun lanzó el escándalo “Squidgygate”, el apodo de un amigo de la princesa Diana, publicando el contenido de conversaciones telefónicas sobre su presunto romance.

Últimamente el primer ministro británico, Boris Johnson, ha sobrevivido a una moción de censura de su propio partido, harto de escándalos como el “Partygate”, unas fiestas en Downing Street durante los estrictos confinamientos antiCOVID-19.

“Monicagate”

Pero a veces la expresión no cuaja.

En Estados Unidos, el caso de la venta ilegal de armas a Irán por parte del gobierno del presidente Ronald Reagan para financiar, también ilegalmente, la rebelión de opositores al gobierno sandinista de Nicaragua, se llamó Irangate o Contragate. Pero pasó a la historia como el “caso Irán-Contra”.

Bill Clinton estuvo a punto de perder el cargo, como Nixon, por su relación amorosa con la joven becaria Monica Lewinsky, pero no se le asoció con un “Monicagate”.

Para Merrill Perlman, experiodista del New York Times, en ese momento había aversión en la prensa a agregar el sufijo a cada escándalo. Y, además, “el lenguaje es volátil”.

Donald Trump se enfrentó al “Russiagate”, sospechas de interferencias de Moscú en las elecciones presidenciales del 2016, y al “Ukrainegate”, cuando se le acusó de chantajear a Kiev para obtener información comprometedora contra Joe Biden en las elecciones presidenciales del 2020.

Pero las expresiones han caído en el olvido ante la infinidad de polémicas que rodean al multimillonario republicano.

La cantidad de “gates” en la prensa mundial también ha diluido el alcance del escándalo original en la política estadounidense, estima Merrill Perlman. El término “ha perdido mucho de su peso político, la parte de la desgracia presidencial, debido a cosas como el Nipplegate y el Deflategate”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico