Ayuda Financial
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Pathway Insurance Agency
Abogado James Millar
Elías Travel
City Toyota
Los Yaquis Restaurant
Dr. Francisco García
David Huete
Kisla Gonzales
Sonrisas Bright Dental
Araujo’s Restaurant
La Gallinita Meat Market
Alquimia Med Spa
Gonzales Dental Care
Dr. Francisco Barba
Desarrollo Virtual
Dr. Alberto Chaparro
Daly City Dental Center
Abogado Wilson Purves
World Wide Credit Experts
Latch Quiroprácticos
Imperial Travel
FINHABITS
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Derrota de los candidatos de Trump en los distritos de tradición demócrata

Autor: anonimo

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con la prensa en los terrenos de su complejo turístico Mar-a-Lago en la noche de las elecciones de medio término en Palm Beach, Florida, Estados Unidos, el 8 de noviembre de 2022 (Reuters)

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con la prensa en los terrenos de su complejo turístico Mar-a-Lago en la noche de las elecciones de medio término en Palm Beach, Florida, Estados Unidos, el 8 de noviembre de 2022 (Reuters)

Los demócratas repelieron fácilmente a los republicanos respaldados por el expresidente Donald Trump en varios estados de tendencia izquierdista el martes, mientras que en territorios más competitivos aguardaban pruebas más duras que podrían decidir el control del Congreso y el futuro de la presidencia de Joe Biden.

A pesar de su historia liberal, estados como Massachusetts, Maryland e Illinois han elegido gobernadores republicanos moderados en el pasado. Pero este año los republicanos parecieron ser demasiado conservadores en estos estados, dando a los demócratas victorias fáciles en las elecciones de mitad de mandato que, de otro modo, podrían resultar difíciles para el partido.

En Massachusetts y Maryland también se produjeron primicias históricas: la demócrata Maura Healey se convirtió en la primera mujer elegida como gobernadora de Massachusetts, así como en la primera gobernadora abiertamente lesbiana de cualquier estado, y Wes Moore se convirtió en el primer gobernador negro de Maryland.

Maura Healey ganó la gobernación en Massachusetts (Reuters)

Maura Healey ganó la gobernación en Massachusetts (Reuters)

En Florida, un antiguo campo de batalla que se ha vuelto cada vez más republicano, el gobernador Ron DeSantis ganó un segundo mandato, derrotando al aspirante demócrata Charlie Crist, un ex congresista. DeSantis se impuso en el condado de Miami-Dade, antaño un bastión demócrata, en una victoria que continúa su ascenso como estrella republicana nacional, con vistas a una posible candidatura a la Casa Blanca en 2024. El senador de Florida, Marco Rubio, también ganó la reelección, rechazando el desafío de la demócrata Val Demings e ilustrando aún más el giro a la derecha del estado.

El resultado de las elecciones a la Cámara de Representantes y al Senado determinará el futuro de la agenda de Biden y servirá de referéndum sobre su administración, en un momento en que la nación se tambalea por una inflación récord y la preocupación por el rumbo del país. El control republicano de la Cámara de Representantes probablemente desencadenaría una ronda de investigaciones sobre Biden y su familia, mientras que una toma de posesión del Senado por parte del Partido Republicano dificultaría la capacidad de Biden para realizar nombramientos judiciales.

Wes Moore venció al candidato republicano apoyado por Donald Trump y se convirtió en gobernador de Maryland. En la foto junto al presidente Joe Biden y la primera dama, Jill Biden (Reuters)

Wes Moore venció al candidato republicano apoyado por Donald Trump y se convirtió en gobernador de Maryland. En la foto junto al presidente Joe Biden y la primera dama, Jill Biden (Reuters)

Los demócratas se enfrentaban a vientos en contra históricos. El partido en el poder casi siempre sufre pérdidas en las primeras elecciones de mitad de mandato del presidente, pero los demócratas esperaban que la ira por la decisión del Tribunal Supremo de eliminar el derecho al aborto pudiera animar a sus votantes a romper las tendencias históricas.

Incluso Biden, que tenía previsto ver los resultados electorales de la noche en la Casa Blanca, dijo a última hora de la noche del lunes que pensaba que su partido mantendría el Senado, pero que “la Cámara es más difícil”. Al preguntarle cómo haría eso para gobernar, su valoración fue tajante: “Más difícil”.

En Georgia, el senador demócrata Raphael Warnock y el aspirante republicano Herschel Walker se disputaban un escaño que podría determinar el control del Senado. En Virginia, los representantes demócratas Abigail Spanberger y Elaine Luria se defendían de animados oponentes republicanos en lo que podría servir como señales tempranas de hacia dónde se dirige la mayoría de la Cámara, ya que los republicanos esperan recuperar los distritos suburbanos que cambiaron a los demócratas durante la tumultuosa presidencia de Donald Trump.

Los republicanos apuestan por que los mensajes centrados en la economía, el precio de la gasolina y la delincuencia tengan eco entre los votantes en un momento de inflación creciente y aumento de la violencia.

AP VoteCast, una amplia encuesta del electorado nacional, mostró que la alta inflación y la preocupación por la fragilidad de la democracia influían mucho en los votantes.

La mitad de los votantes dijo que la inflación era un factor importante, con los comestibles, la gasolina, la vivienda, los alimentos y otros costes que se han disparado en el último año. Un poco menos, el 44%, dijo que el futuro de la democracia era su principal consideración.

No se registraron problemas generalizados con las papeletas de voto ni intimidación de los votantes en todo el país, aunque se produjeron los típicos contratiempos de la mayoría de las jornadas electorales. Algunos tabuladores no funcionaban en un condado de Nueva Jersey. En Filadelfia, donde los demócratas cuentan con una fuerte participación, la gente se quejó de que se les rechazó cuando se presentaron en persona para tratar de solucionar problemas con sus votos por correo previamente emitidos.

En el condado de Maricopa, Arizona, que abarca Phoenix y es el mayor condado del estado, los funcionarios informaron de problemas con las máquinas de tabulación de votos en alrededor del 20% de los lugares de votación. Eso alimentó la ira y el escepticismo sobre la votación que ha ido creciendo entre algunos republicanos desde que el estado se decantó por Biden por un estrecho margen en 2020.

Los votantes también estaban decidiendo carreras de alto perfil para el Senado o el gobernador en lugares como Pennsylvania, Nevada, Wisconsin, Arizona y Michigan. También había concursos para secretarios de Estado, roles que normalmente generan poca atención pero que han sido objeto de un creciente escrutinio, ya que los contendientes del GOP que se negaron a aceptar los resultados de la campaña de 2020 se postularon para controlar la gestión de futuras elecciones.

En las primeras elecciones nacionales desde la insurrección del 6 de enero, el futuro democrático del país está en entredicho. Algunos de los que participaron en el ataque o estuvieron en sus inmediaciones están dispuestos a ganar cargos electos el martes, incluidos varios que se presentan para ocupar escaños en la Cámara de Representantes. La preocupación por la violencia política también aumenta menos de dos semanas después de que un sospechoso, bajo el hechizo de las teorías conspirativas, atacara la casa de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en San Francisco, y golpeara brutalmente a su marido, de 82 años.

Las elecciones de 2022 van camino de costar unos 16.700 millones de dólares a nivel estatal y federal, lo que las convierte en las elecciones de mitad de mandato más caras de la historia, según la organización no partidista de seguimiento de la financiación de campañas OpenSecrets.

Los republicanos entraron en la recta final de la campaña en una posición fuerte para retomar el control de al menos una cámara del Congreso, lo que les daría poder para frustrar la agenda de Biden durante los dos años restantes de su mandato. El Partido Republicano necesitaba un aumento neto de un solo escaño para ganar el Senado y cinco para recuperar la Cámara de Representantes.

Todos los escaños de la Cámara de Representantes estaban en juego, al igual que 34 escaños del Senado, y es probable que se produzcan cambios radicales en Pensilvania, Georgia y Arizona. Treinta y seis estados eligen a sus gobernadores, y muchas de esas elecciones también se reducen a márgenes muy estrechos.

La dinámica fue más complicada en las capitales de los estados. El Partido Republicano se enfrentó a inesperados vientos en contra para cambiar la oficina del gobernador en el conservador Kansas. Los demócratas, por su parte, estaban nerviosos por sus perspectivas en la carrera por la gobernación de Oregón, típicamente un bastión liberal.

En otras elecciones a gobernador, Healey se impuso a Geoff Diehl en Massachusetts y Moore a Dan Cox en Maryland, mientras que el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, derrotó al senador estatal Darren Bailey. Cox y Bailey estaban entre los republicanos de extrema derecha que los demócratas gastaron decenas de millones de dólares para reforzar durante las primarias, apostando a que serían más fáciles de vencer en las elecciones generales que sus rivales más moderados.

Si el Partido Republicano tiene unas elecciones especialmente fuertes, ganando escaños demócratas en el Congreso en lugares como New Hampshire o el estado de Washington, podría aumentar la presión para que Biden opte por no presentarse a la reelección en 2024. Trump, por su parte, podría tratar de capitalizar las ganancias del GOP lanzando formalmente otra candidatura a la Casa Blanca durante un “anuncio muy grande” en Florida la próxima semana.

El ex presidente respaldó a más de 300 candidatos en el ciclo de mitad de mandato y espera utilizar las victorias republicanas como trampolín para una campaña presidencial en 2024.

“Creo que si ganan, debería recibir todo el crédito. Y si pierden, no deberían culparme en absoluto. Pero probablemente será todo lo contrario”, dijo Trump en una entrevista con NewsNation.

Podrían pasar días o incluso semanas antes de que se decidan las carreras -y potencialmente, el control del Congreso-. Algunos estados con voto por correo, como Michigan, vieron un aumento en las devoluciones de papeletas en comparación con las de mitad de período de 2018. Esos votos pueden tardar más en contarse porque, en muchos estados, las papeletas deben tener matasellos antes del martes, pero podrían no llegar a las oficinas electorales hasta días después. En la carrera al Senado de Georgia, los candidatos deben ganar al menos el 50% de los votos para evitar una segunda vuelta el 6 de diciembre.

(The Associated Press)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
libro-del-papa-francisco-sobre-la-sinodalidad
Religión

Libro del Papa Francisco sobre la sinodalidad

Mañana miércoles, 30 de noviembre, tiene lugar en Roma la presentación del libro del Papa FranciscoCaminar juntos. La obra es, según explica en una nota la Editorial Vaticana, «un verdadero manifiesto sobre la sinodalidad del Papa Francisco». En el acto participan el cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos, sor Nathalie Becquart

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico