Se funda en el año 1212 durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla

Llega el mes de octubre y las calles de las principales capitales de provincia de España se empiezan a llenar de estudiantes. Nuestro país es tradicionalmente universitario y estas instituciones tienen mucho peso en la sociedad española, y son muy reconocidas por su tradición, y por supuesto, por su calidad formativa.

Pero muchos no saben que ciudad albergó la primera universidad de España. Su fundación fue en el año 1212 durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla, y se sitúo en Palencia bajo la denominación de studium generale -institución de la que surgieron las primeras universidades en la cristiandad lantina. Fue el primer centro de enseñanza superior y en ella se enseñaban Teología y Artes. La institución se consolidó gracias al obispo de Palencia don Tello Téllez de Meneses. La catedral se erigió como sede provisional.

Durante el siglo XIII al igual que se estaba haciendo en otros lugares de Europa, favoreció la creación de instituciones de enseñanza participando activamente en su desarrollo. El surgimiento de esta institución fue impulsado por iniciativa de los monarcas, basados en la existencia de escuelas catedralicias.

Alfonso VIII de Castilla favoreció enormemente la universidad palentina, dotándola de importantes recursos económicos y contribuyendo a elevar el nivel de la enseñanza impartida en sus aulas con la llegada de maestros extranjeros, sobre todo de Francia e Italia. En este centro universitario la enseñanza se centraba en las artes, la teología y los estudios jurídicos. Entre los maestros estudiados en la primera época se encontraban Odo de Cheriton, Lanfranco de Pavía, Fornelino y Pedro Lombargo.

En la antigua universidad de Palencia los estudiantes, entre quienes sobresalieron Gonzalo de Berceo o Santo Domingo de Guzmán (creador de la Orden de los Dominicos), se formaban en materias como Trivium (Gramática, Retórica y Lógica) y el Quadrivium (Aritmética, Geometría, Astronomía y Música).

Tras el fallecimiento de Alfonso VIII, en 1214, la institución entró en crisis, agravada con el paso de los años trajo consigo el inicio del declive del centro, sobre todo cuando su sucesor, Alfonso IX. La pujanza de otras similares como Salamanca o Valladolid llevaron a la progresiva decadencia de la palentina, aunque sirvió de ejemplo a otras universidades como Sevilla, Girona, Alcalá de Henares o Valencia.

El papa Honorio III expidió una bula el 30 de octubre de 1220, donde decía que el rey Fernando III de Castilla y el obispo de Palencia «se esforzaron en restaurar el Estudio creado en Palencia por Alfonso VIII». Así que financió la facultad de Teología de la universidad palentina, cuyo privilegio quizá se consiguió por la antigüedad de sus escuelas. El arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, en 1243, en su obra De Rebus Hispaniae, expresaba que la Universidad de Palencia, aunque interrumpida por algún tiempo, continuaba enseñando.

La simpatía que el monarca Fernando III sentía por la Universidad de Salamanca, fundada por su padre Alfonso IX, la muerte del obispo Don Tello en 1240 y la falta de financiación afectaron al desarrollo del centro en pos del auge que experimentó la homóloga de Salamanca.

No queda ningún recuerdo del lugar donde se impartieron las clases, tal vez porque no tuvo edificio propio. Se barajan dos ubicaciones, la plaza de San Pablo, donde un grupo escultórico recuerda a la universidad palentina o la calle Mayor Antigua, la arteria de la antigua ciudad medieval.

La capital palentina cuenta con otras curiosidades, además de ser la primera Universidad de España. Palencia también posee la tercera catedral más grande de España, un honor que la sitúa por detrás de Sevilla y Toledo. Es un edificio gótico que tiene 130 metros de longitud, 50 metros de anchura y 43 metros de altura en el ábside. Es Monumento Histórico-Artístico Nacional desde 1929 y se trata del primer monumento de Plasencia en tener esta consideración.

Su Cristo, el del Otero, es uno de los más altos del mundo con 30 metros de altura, y a poco más de 10 kilómetros de la ciudad, se encuentra la iglesia de San Juan de Baños de Cerrato, que esta se considera la iglesia más antigua de España. Se construyó en el año 667 y es una iglesia que mantiene el estilo de la época en que se construyó.

El Cristo del Otero de Palencia
El Cristo del Otero de Palencia FOTO: Brágimo/Ical

Por último, Palencia es una de las ciudades con más espacios verdes de España. De hecho, tras Vitoria, es la que cuenta con más espacios verdes en el país. También está considerada como una de las que más y mejor cuidados parques tiene. Esta situación, junto a la baja circulación de coches hace que el aire sea muy agradable.

Salamanca

La segunda universidad más antigua de España es la de Salamanca (USAL). Alfonso IX de León quiso tener estudios superiores en su reino y por ello creó en 1218 las “scholas Salamanticae”, germen de la actual Universidad de Salamanca que cumple más de 800 años de historia ininterrumpida creando, promocionando y divulgando el conocimiento.

Alfonso IX fue un hombre ilustrado y adelantado a su tiempo, no solo por haber creado la Universidad de Salamanca, sino también por otras acciones como plantear las primeras Cortes que permitían la participación de diversos sectores de la población además de los habituales nobles.

Este primer Estudio contó, según el decreto de 1254, con un maestro en leyes, otro en decretos, dos de decretales, dos de lógica, dos de gramática, dos de física o medicina, uno de órgano, un apotecario, un bibliotecario y dos conservadores.

La Universidad de Salamanca cuenta con un importante patrimonio material en forma de edificios históricos y espacios emblemáticos que aún se encuentran en activo y reciben cada día la visita de cientos de personas, bien porque quieran apreciar su valor artístico o histórico, o bien porque tengan que realizar alguna actividad académica en ellos.

Destacan especialmente el Edificio de Escuelas Mayores con su fachada plateresca, en el interior del cual se encuentra la Biblioteca General Histórica con 2.774 manuscritos, 483 incunables y alrededor de 62.000 volúmenes impresos entre los siglos XVI y XVIII. Visita obligada es también el Patio de Escuelas Menores que alberga en una de sus salas la conocida pintura del “Cielo de Salamanca”, obra atribuida a Fernando Gallego que recoge temas astronómicos y astrológicos.

Patrimonio y Cultura de la Universidad de Salamanca

En el año 1218 el rey Alfonso IX de León funda la Universidad de Salamanca, que es considerada como la más antigua de las universidades hispanas existentes. En 1254 el rey Alfonso X establece las normativas de organización y dotaciones financieras y en 1255 Alejandro IV publica las bulas pontificias que reconocen la validez universal de los grados por ella otorgados y se le concede el privilegio de tener sello propio.

La Universidad de Salamanca pasará por un momento de expansión sin precedentes con la creación de las primeras universidades americanas, que a partir de 1551 comienzan a fundarse siguiendo la estela de la salmantina al utilizar sus cartas fundacionales como modelo.

Avanzando en los siglos, será la ley de instrucción pública del año 1857 (Ley Moyano) la que clarifique la situación de la Universidad de Salamanca y la enseñanza general del país dentro del nuevo régimen liberal y centralista. Con ella quedó reducida a las facultades de Derecho, Teología (suprimida definitivamente en 1868) y Filosofía y Letras. El papel hegemónico tradicional de la Universidad de Salamanca, como el de las otras “mayores” (Valladolid y Alcalá) pasó a Madrid, como distrito central. Tan solo un año más tarde, la Diputación y el Ayuntamiento de la ciudad salen en auxilio de la institución financiando, como facultades libres, las enseñanzas de Medicina y Ciencias. En el año 1904, durante el rectorado de Miguel de Unamuno, se consigue su financiación estatal.

En relación con el número de estudiantes, la Universidad ha pasado por diferentes etapas. A finales del siglo XIV la institución contaba con algo más de 500 matriculados, sumando en el siglo siguiente hasta los 2.500 y más de 6.500 en los años 80 del siglo XVI, volviendo después, en el siglo XVIII a reducirse hasta los 2.000 estudiantes. A mediados de los años ochenta se superan los 20.000 matriculados, y ya en los 90, la cifra alcanza los 30.000 manteniéndose estable hasta la actualidad.

Histórica fachada de la Universidad de Salamanca
Histórica fachada de la Universidad de Salamanca

Del Estudio salmantino surgieron personalidades como Torres Villarroel o Abraham Zacut quién desarrolló el Almanach Perpetuum, un tratado de astronomía imprescindible para la navegación que hizo posible unir continentes.

El pensamiento avanzado de Francisco de Vitoria ha hecho que se considere a Salamanca cuna del Derecho Internacional, pero por sus aulas han pasado otros personajes ilustres como Fray Luis de León o Francisco de Salinas o Antonio de Nebrija, creador de la primera gramática del español.

En épocas más recientes, la Universidad ha acogido a grandes pensadores y estadistas como Miguel de Unamuno, Enrique Iglesias, Jacques Delors o Adolfo Suárez que han contribuido a la construcción del orden internacional.

En el Claustro de Doctores figuran jefes de estado de varios países iberoamericanos como Fernando E. Cardoso, Oscar Arias, Ricardo Lagos, Luiz I. Lula da Silva o Tavaré Vázquez Rosas; premios nobeles como Mario Vargas Llosa, José Saramago, Paul Nurse o Severo Ochoa.

En la actualidad, la Universidad de Salamanca sigue manteniendo su gran capacidad de atracción y tiene un alumnado estable en torno a los 30.000 estudiantes. Cuenta para atenderles con nueve campus distribuidos entre Salamanca, Ávila, Zamora, Béjar y Villamayor entre los que se reparten las 26 facultades y escuelas superiores y todos los centros de investigación que abarcan aspectos tan variados como las biociencias o el láser, pasando por desarrollos agroalimentarios, las neurociencias, los estudios de historia o la investigación básica, entre otros.

A ellos se unen los centros dedicados a estrechar vínculos académicos y culturales con otros países y culturas como el Centro Cultural Hispano Japonés, el Centro de Estudios Brasileños o el Instituto de Estudios de Iberoamérica. Otro de los rasgos distintivos de la Universidad es la enseñanza del Español que atrae a miles de estudiantes extranjeros en los distintos programas.

Valladolid

La tercera universidad más antigua de España es la de Valladolid (UVa). Hay varias hipótesis sobre su creación. Según documentos existentes, la Universidad de Valladolid existía ya a finales del siglo XIII. Fue creada por intervención real, con el concejo vallisoletano como intermediario de la fundación, y recibió la confirmación papal posteriormente, a instancias del rey Alfonso XI. Existe la hipótesis de que la universidad surgió por el traslado del Estudio General de Palencia, entre los años 1208 y 1241. Otra hipótesis sitúa su origen en una escuela o estudio particular con sede en la Abadía de Santa María la Mayor.

Ha sido una institución muy vinculada a la ciudad desde su nacimiento, influyendo en su desarrollo por la intensa actividad cultural y económica que impulsaba. Durante el siglo XX, especialmente, y coincidiendo con una expansión del número de alumnos, así como una ampliación de los estudios y una mayor facilidad de acceso, la Universidad se vincula plenamente a los acontecimientos históricos y sociales.

Fachada de la Universidad de Valladolid
Fachada de la Universidad de Valladolid

La ubicación física se situó, en un principio, en la Colegiata, pasando después al actual emplazamiento de la Facultad de Derecho, en el otro lado de la plaza. En la actualidad la Universidad de Valladolid cuenta con siete campus; el de Valladolid, dividido a su vez en el Campus de Huerta del Rey, el Campus Centro, el Campus Río Esgueva y el Campus Miguel Delibes; el Campus Universitario Duques de Soria, en la ciudad de Soria; el Campus de Segovia; y el Campus de Palencia. Sus más de 30 000 alumnos se reparten en 25 centros con más de 2000 profesores y 1000 “PAS” (Personal de Administración y Servicios).

Alcalá de Henares

El Rey Sancho IV de Castilla creó en 1293 un Estudio General en Alcalá de Henares. Aunque no sería erigida como Universidad hasta 1499, cuando el Cardenal Cisneros la fundó mediante Bula Pontificia, se la puede considerar la primera ciudad universitaria de nuestro país. En el curso 1509-1510 ya funcionaban cinco facultades: Artes y Filosofía, Teología, Derecho Canónico, Letras y Medicina. Ganó merecida fama internacional y editó la Biblia Complutense políglota en 1517, la base de la mayoría de las traducciones actuales.

Durante los siglos XVI y XVII, la Universidad de Alcalá se convirtió en el gran centro de excelencia académica: en sus aulas enseñaron y estudiaron grandes maestros como Nebrija, Tomás de Villanueva, Ginés de Sepúlveda, Ignacio de Loyola, Domingo de Soto, Ambrosio de Morales, Arias Montano, Juan de Mariana, Francisco Valles de Covarrubias, Juan de la Cruz, Lope de Vega o Quevedo.

Fachada de la Universidad de Alcalá de Henarés
Fachada de la Universidad de Alcalá de Henarés FOTO: La Razón La Razón

Trasladada a Madrid a mediados del siglo XIX, como resultado del proceso de desamortización, la aspiración de recuperación de la Universidad de Alcalá se mantuvo viva desde entonces gracias a la Sociedad de Condueños. El aliento de los alcalaínos, el prestigio de su pasado, la recuperación de la memoria histórica y el nuevo impulso que dio a la educación en España la transición democrática, hicieron posible que en 1977 volviera a abrir sus aulas la Universidad de Alcalá. Desde entonces hasta la fecha, el esfuerzo colectivo y el tesón de sus gestores han hecho posible recuperar su patrimonio intelectual, cultural y arquitectónico. La singularidad del modelo universitario, la aportación histórica a las letras y a las ciencias, a la belleza y riqueza de sus edificios hicieron posible que el 2 de Diciembre de 1998, la UNESCO declarara la Universidad de Alcalá, Patrimonio de la Humanidad.

En la actualidad, la Universidad de Alcalá es una institución moderna, de tamaño medio, reconocida en Europa y América como modelo a imitar. A los clásicos estudios humanistas y de ciencias sociales, la Universidad de Alcalá ha incorporado las más novedosas titulaciones en todos los campos científicos como las Ciencias de la Salud o distintas ingenierías.

Santiago de Compostela

La Universidad de Santiago de Compostela (USC) fue fundada en 1495 por Lope Gómez de Marzoa y es, con sus más de 500 años, la universidad de más larga tradición de Galicia, y una de las más antiguas del mundo.

Ya desde sus inicios, la Universidad gozó de un importante impulso cultural y económico bajo el arzobispado de Alonso III de Fonseca, hombre culto, mecenas y amigo de Erasmo de Róterdam. Así, desde principios del siglo XVI, la Universidad contará con varios Colegios Universitarios donde se impartirán estudios de Teología, Gramática y Arte, oferta formativa que se verá pronto completada con las carreras de Derecho y Medicina.

La USC tendrá gran importancia durante el período de la Ilustración, por lo que el Rey Carlos III distinguirá a esta Universidad con el título de Real y añadirá el símbolo de la Corona que, junto con las armas de Castilla, León y Galicia, y los emblemas de los fundadores de la institución, conforman el blasón de la Universidad. Poco después, los estudiantes dieron ejemplo de patriotismo formando el famoso Batallón Literario que combatió contra los franceses durante la Guerra de Independencia Española.

🇪🇸 PLAZA DEL OBRADOIRO & UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE COMPOSTELA  - GALICIA - ESPAÑA #33 - 2017

En el siglo XX se produjo un espectacular crecimiento en el número de estudiantes y titulaciones ofertadas, por lo que surgen nuevas facultades y campus universitarios, creándose además dos nuevas instituciones (la Universidad de Vigo y la Universidad de La Coruña) que complementarán la oferta educativa de la Universidad capitolina.

Actualmente la Universidad está finalizando la adaptación al EEES y oferta una gran cantidad de títulos de grado, máster y doctorado de todas las áreas de conocimiento. En el año 2009 la USC ha sido reconocida por su proyecto Campus Vida como Campus de Excelencia Internacional por el Ministerio de Educación, distinción que la sitúa entre las nueve mejores universidades del país. El objetivo de la universidad a corto plazo es convertirse en uno de los 100 mejores campus biosanitarios de la Unión Europea.

Estas son las cinco universidades más antiguas de España, pero hay otras muchas en el territorio nacional con mucha tradición e historia como son la de Burgos, León, Valencia, la de Barcelona o la de Sevilla.