Seis de cada diez empleados en España mira su correo electrónico fuera del horario laboral cuatro días a la semana

Desconectar del trabajo nunca ha sido una tarea sencilla y tras la llegada de la pandemia esta situación se ha complicado cada vez más, lo cual puede tener un efecto directo en el bienestar de miles de empleados. Pese a que trabajar desde casa reduce normalmente la sensación de estrés, esto dificulta el mantener la conciliación entre la vida personal y laboral, sobre todo en un entorno digital hiperconectado. Tanto es así que el 45% de los empleados a nivel mundial y el 37% de los españoles sigue trabajando después del horario laboral una media de tres días a la semana y el 60% a nivel global, según la encuesta “Desconectar para reconectar” de la consultora Adecco.

Asimismo, la vorágine de emails que llegan diariamente al correo electrónico del trabajo provoca que casi seis de cada diez españoles (59%) lo mire fuera del horario laboral cuatro días a la semana, dato similar al de Francia (60%) y muy por debajo de la India que se sitúa en el 85%.

En esta línea, la pandemia ha cambiado por completo el modo en el que las personas piensan en el trabajo, ya que los empleados han tenido que adaptarse a nuevas prácticas de trabajo remoto como parte de la nueva normalidad. Por tanto, el 30% de las personas encuestadas a nivel mundial y el 12% en España trabajan desde casa tres días a la semana de media, un dato por debajo de Canadá, Alemania, India y Estados Unidos, con cuatro días a la semana.

No obstante, el teletrabajo no es una opción para todos los puestos, ya que de aquellos que trabajan desde casa, el 64% de los españoles ostenta cargos administrativos o de oficina, el 86% a nivel global, lo que suponen porcentajes mucho más elevados respecto a aquellos que trabajan en el sector industrial o de cara al público.

En lo que respecta al estrés en el trabajo, la pandemia no ha influido demasiado en este aspecto, ya que solo uno de cada diez españoles opina que ha traído más estrés y para tres de cada diez empleados a nivel mundial siendo las personas que trabajan cara al público, los millenials, la generación X y las mujeres los más afectados en esta cuestión. Sin embargo, al margen de la pandemia, el 68% de los trabajadores mundiales y el 60% en España sienten estrés o ansiedad en ocasiones o a menudo.

Además, este estrés aumenta en los empleados cuanto más trabajan fuera del horario laboral, hecho que puede repercutir directamente sobre las empresas, ya que aquellos trabajadores sometidos a mayores niveles de estrés tienen una probabilidad significativamente más elevada de dejar la empresa en los próximos dos años. Así, el 23% de los encuestados mundiales, y tres de cada diez españoles están pensando en dejar su empresa en los próximos dos años.

Por tanto, pese a que el estrés ya era un factor que azotaba a los trabajadores, la llegada del coronavirus ha ayudado a las personas a replantearse la conciliación de su vida personal y laboral en vez de aumentar su altos niveles de estrés y ansiedad.

Ante esta situación, el desconectar del trabajo se vuelve esencial, haciendo que lo que más valoran los empleados para ello sea pasar tiempo con familiares y amigos, tanto a nivel mundial (41%) como a nivel nacional (39%). Asimismo, el 29% de los empleados globales eligen ver la televisión y hacer ejercicio, y en España, el 34% únicamente hacer deporte. Por último, el 27% de los encuestados de todo el mundo escuchan música para desconectar y el 27% de los españoles ven la televisión. Bélgica y Canadá son la excepción mundial ya que eligen como primera opción escuchar música y hacer ejercicio respectivamente.

Falta de respaldo de bienestar en las empresas

Ante esta situación, no es de extrañar que se plantee la cuestión de si las empresas están haciendo lo suficiente o no para garantizar el bienestar de los empleados. Pese a que las compañías consideran que las iniciativas que se llevan a cabo para paliar esta problemática son cada vez más importantes, solo un tercio de las organizaciones encuestadas a nivel global y nacional ofrecían alguna, por lo que el 45% de los trabajadores mundiales y el 43% de los españoles no se sienten respaldados por su empresa en términos de bienestar.

En este sentido, las tres principales iniciativas ofrecidas por las empresas a nivel mundial es el lugar de trabajo flexible en primer posición, en segundo puesto los horarios flexibles y por último el seguro médico. Por su parte, en España son los horarios flexibles, seguido del lugar de trabajo y finalmente más días libres.

Por tanto, el 81% de los encuestados mundiales y el 84% de los españoles consideran útil el lugar de trabajo flexible para desconectar del trabajo. Además, el 80% a nivel mundial considera los horarios flexibles y ocho de cada diez empleados en España el respaldo a la salud mental.

Sin embargo, bajo la perspectiva de las empresas, las tres principales actividades desarrolladas por las organizaciones desde la pandemia a nivel mundial son horarios flexibles, más días libres, lugar de trabajo flexible. Por su parte, en España se han llevado a cabo las siguientes actividades: ayuda psicológica, lugar de trabajo flexible y apoyo a la salud mental.

“Estos datos han puesto de relieve la necesidad de las empresas de concentrarse en la mejora de sus iniciativas de bienestar y en el modo en que las comunican internamente. Esto puede ayudar a abordar la preocupante correlación entre la falta de apoyo por parte de la empresa, los mayores niveles de estrés y la voluntad de dejar la empresa en los próximos dos años”, aseveran desde Adecco.