Deportes

El piloto está molesto con la nueva normativa sobre el “porpoising” al considerar que no es correcto un cambio de reglas a mitad de temporada

En la fórmula 1 nunca llueve a gusto de todos. El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), líder del Mundial de Fórmula Uno, que fue el más rápido este viernes en los entrenamientos libres para el Gran Premio de Canadá, el noveno del año; declaró en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal que “un cambio de reglas a mitad de temporada no es correcto”.

Verstappen, de 24 años, que lidera el Mundial con 150 puntos, 21 más que su compañero, el mexicano Sergio Pérez, efectuó estas declaraciones en referencia a las modificaciones en los monoplazas que, por motivos de seguridad, permitirá la FIA (Federación Internacional del Automóvil) en lo relacionado al ‘porpoising’ -anglicismo que refiere a los excesivos botes de los monoplazas, sobre todo en las rectas-.

“Pienso que los cambios de reglas a mitad del año no son correctos. No creo que debiéramos sobre-dramatizar con lo que está sucediendo”, indicó ‘Mad Max’, que acabó con el mejor tiempo la jornada de ensayos, mejorando en 81 milésimas el crono del monegasco Charles Leclerc (Ferrari), tercero en el Mundial -a 34 puntos del neerlandés- y que penalizará diez puestos en parrilla al haber sustituido elementos electrónicos de control en su unidad de potencia.

“Siempre hay cosas que mejorar, pero en líneas generales ha sido un buen arranque para el fin de semana”, comentó Verstappen, actual campeón del mundo y que cuenta 25 victorias en la categoría reina, cinco de ellas en lo que va de temporada. ”Si llueve durante la calificación será lo mismo para todos, es lo que hay”, señaló.

“Pero está bien saber que el domingo tendremos un coche competitivo, así que veremos a ver qué es lo que sucede”, comentó este viernes en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal el líder del Mundial de F1.

Nueva directiva de la FIA

“Tras la octava prueba del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 de la FIA de este año en la que volvió a ser visible el fenómeno de las oscilaciones aerodinámicas (”porpoising”) de los monoplazas de Fórmula 1 de nueva generación, y su efecto durante y después de la carrera en el estado físico de los pilotos, la FIA, como organismo rector del deporte, ha decidido que, en aras de la seguridad, es necesario intervenir para exigir a los equipos que realicen los ajustes necesarios para reducir o eliminar este fenómeno.”

“Se ha emitido una Directiva Técnica para orientar a los equipos sobre las medidas que la FIA pretende tomar para atajar el problema. Éstas incluyen:

1. Un escrutinio más detallado de las planchas y los patines, tanto en términos de su diseño como del desgaste observado

2. La definición de una métrica, basada en la aceleración vertical del coche, que dará un límite cuantitativo para el nivel aceptable de oscilaciones verticales. La fórmula matemática exacta de esta métrica todavía está siendo analizada por la FIA, y los equipos de Fórmula 1 han sido invitados a contribuir a este proceso”.

La FIA, además, ha dejado claro que son medidas de ‘urgencia’, a corto plazo, pero también convocará una reunión con los equipos para “definir medidas que reduzcan la propensión de los coches a exhibir este fenómeno a medio plazo”.

Para finalizar, la Federación ha querido remarcar que esta intervención llega tras una consulta con los médicos y para velar por la seguridad de unos pilotos que corren a altas velocidades, pues consideran que “toda la concentración del piloto debe centrarse en la tarea de conducir”.