Kisla Gonzales
Gonzales Dental Care
Abogado James Millar
Pathway Insurance Agency
Dr. Alberto Chaparro
City Toyota
Los Yaquis Restaurant
La Gallinita Meat Market
Imperial Travel
Alquimia Med Spa
Sonrisas Bright Dental
Abogado Wilson Purves
Dr. Francisco Barba
Elías Travel
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Daly City Dental Center
Desarrollo Virtual
Araujo’s Restaurant
Latch Quiroprácticos
Dr. Francisco García
Ayuda Financial
David Huete
World Wide Credit Experts
previous arrow
next arrow

Categoria:

El fichaje de un niño a los 4 años: ¿promoción de talento o explotación infantil?

Autor: Mayte Rius

Se llama Zayn Ali Salman –pero ya se le conoce más como “el pequeño Messi”– y, aunque acaba de cumplir 5 años, ya ha hecho historia como el fichaje futbolístico más joven de todos los tiempos, después de que el Arsenal lo captase para su academia de fútbol base cuando aún tenía cuatro años. La noticia y los vídeos que muestran las habilidades del niño con el balón han corrido como la pólvora, pero también el debate sobre los límites de los clubes de fútbol y de los padres a la hora de promover el talento infantil.

“Este fichaje es tóxico y se aparta de toda lógica; para el desarrollo del niño es contraproducente y, desde el punto de vista social, se corre el riesgo de que esto se convierta en algo cotidiano, que los grandes clubes con capacidad de otear niños con potencial futbolístico lo vean como un negocio y aquellos que destaquen comiencen a ser objeto de operaciones de compraventa”, declara Jaume Bantulà, profesor de la facultad de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport Blanquerna-URL. Y llama a reflexionar sobre si un club puede hacer esto con los niños o si los padres tienen derecho a disponer así de sus hijos.

Marcela Herrera, profesora de psicología del rendimiento en la Universidad de Vic, explica que un niño de cuatro años se encuentra en un momento de desarrollo inicial en el que el entrenador y la familia son muy importantes “y aquí parece que se busque romper récords y utilicen al niño para ello”. De ahí que crea oportuno el debate sobre si el deporte debería tener límites para no caer en la explotación infantil.

“Me recuerda a las estrellas de Hollywood, que empiezan sumamente jóvenes y luego les es difícil regular su fama; se habla de infancia secuestrada, porque según en qué tipo de entorno se les limitan momentos naturales del niño”, asegura. Admite que hay deportes que, por sus propias características, exigen empezar muy jóvenes, “pero ahí habría que tener muy claros los objetivos con los que se tratará a una infancia que puede estar desprotegida por valores externos de fama y dinero”, alerta.

Se habla de infancia secuestrada, porque se les limitan momentos naturales del niño

Marcela HerreraProfesora Psicología del rendimiento, UVic

Bantulà también cree que el caso de Salman es bastante equiparable al de los niños que hacen cine o anuncios y se someten a horarios de rodaje, repeticiones… “a explotación y trabajo, solo que ese nos parece más civilizado que si un niño trabaja en una mina o vende comida en la calle”. 

Y se pregunta si detrás de que Salman deje de jugar en el parque como cualquier preescolar para ir a entrenar con la esperanza de que acabe brillando como futbolista está el interés superior del niño o un interés crematístico. “Habría que recapacitar si realmente ese niño va a estar protegido en su desarrollo afectivo, social y cognitivo”, dice.

Desarrollo infantil

“Desde el punto de vista de desarrollo, no tiene sentido profesionalizar a los niños antes de tiempo porque te cargas fases evolutivas que son vitales; pero desde el punto de vista deportivo tampoco, porque el niño ha de jugar sin ningún tipo de pudor al error y, si le sometes a la presión de que no se puede equivocar, le estás limitando y obligando a afrontar algo para lo que su cerebro no está preparado y tendrá menos oportunidades de desarrollar su fortaleza mental en el futuro”, asegura Oriol Mercadé, psicólogo del deporte.

Explica que, en el deporte, los niños tienen que experimentar, descubrir el mundo a través del juego. “A la edad de Salman, a un niño hay que darle la pelota para que haga con ella lo que quiera, que juegue con las mano, con el pie o cómo le parezca; más adelante ya le podrás poner unas normas, como que solo puede darla con el pie, y mucho más adelante, ponerle en situación de partido; si no sigues ese proceso que es el acorde al cerebro humano, te lo cargas”, dice Mercadé, que también es profesor del máster de Psicología de deporte de la UAB.

Y pronostica que, si toda la vida de un niño cambia a los 4 años para demostrar su valía futbolística, es probable que acabe siendo “un juguete roto”. Porque, dice Mercadé, siempre se habla de los jugadores que llegan al primer equipo, “pero no de los miles que parecían buenísimos en el fútbol base y nunca llegaron a nada, pero sí viven con sensación de fracaso y de haber decepcionado a sus padres después de muchísimo esfuerzo”.

El riesgo es que los clubs lo vean como un negocio y los niños que destaquen comiencen a ser objeto de compraventa

Jaume BantulàProfesor facultad de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport Blanquerna-URL

Opina que, cuanto más popular y más éxito tiene un deporte, más se profesionaliza y menos educativo es, “y en el futbol, donde se mueve tanto dinero, cada vez se profesionaliza antes, “pero los niños no son adultos en miniatura y tratarlos así es un auténtico disparate”. 

Detalla que, por ejemplo, un adulto sabe diferenciar su rendimiento deportivo de su valía personal, pero el niño no. “En la mente del niño fallar o ser eliminado es ser malo, no valer nada y, por tanto, perder también la estima de sus padres, y eso acaba provocando problemas de inseguridad”, enfatiza el psicólogo deportivo.

Los niños no son adultos en miniatura y tratarlos así es un auténtico disparate

Oriol MercadéPsicólogo, profesor Máster Psicología Deporte UAB

Pero las repercusiones de focalizar a los niños en la actividad que destacan desde muy pequeños no son solo psicológicas. “Un niño de cuatro años está empezando a hacer conexiones neuronales y necesita diferentes deportes y movimientos para su desarrollo psicomotriz y para su equilibrio vital, y los padres no deberían tener tanta prisa en la proyección de sus hijos ni dejarse arrastrar por lo que hacen otros”, apunta Mercadé.

Aunque tampoco todo es cosa de los padres. “Hay un problema de las expectativas que crea la sociedad, porque muchos deportistas de élite y muchos coach , en sus charlas, dan el mensaje de que si quieres puedes, que si eres bueno lo consigues, y no es así, para llegar a deportista de élite no todo depende de ti”.

El difícil equilibrio cuando un niño destaca

¿Cómo deben actuar los padres?

La destreza de Zayn Ali Salman con el balón es indudable. “Hay muchos niños que, desde pequeñitos, ya se ve que tienen una inteligencia psicomotriz por encima de la media, y si la familia ve que tiene aptitudes y actitud, lo mejor es potenciarlo, pero desde una perspectiva a largo plazo”, dice Marcela Herrera. 

Y eso pasa, según la experta en psicología del deporte, por blindarlos de las competiciones hasta que tengan mejor desarrollado el carácter y la propia identidad, algo que es difícil en el fútbol, donde comienzan a competir muy pronto. 

“El deporte de equipo les desarrollará y fortalecerá el carácter y la tolerancia a la frustración, pero someterlos a cambios de equipos constantes, no estar conforme con los entrenadores y seguir una dinámica de estrella desde desde benjamines o prebenjamines no les aporta una base sólida en que sostener luego su desarrollo”, explica.

Y advierte que el problema está en que los se involucran en exceso, generando ansiedades a edades muy tempranas, baja autoestima, poco sentido de autoeficacia y, finalmente, niños que no disfrutan de la riqueza del fútbol.

Oriol Mercadé cree que los niños deberían hacer multideporte y no competir en ninguna disciplina hasta los 12 años, pero aún recuerda las reacciones airadas de muchos padres -“’le estás fastidiando la vida a mi hijo’, ‘le vas a hundir’, me decían”- cuando, por indicación suya, la federación catalana de pádel anunció que los benjamines no competirían.

“El punto está en buscar el equilibrio entre apoyar y la exigencia desorbitada”, concluye Marcela Herrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 407:
Usuarios – 0
Invitados – 211
Robots – 196

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico