previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

El financiamiento del cambio climático y el desafío hacia la ampliación del “Capital Natural Renovable” – El Ancasti – Diario de Catamarca

Autor: El Ancasti Editorial

La adaptación al cambio climático en América Latina requiere numerosos recursos financieros para equilibrar el riesgo climático.  “Las corrientes de financiamiento que provienen de fuentes internacionales tanto multilaterales como bilaterales, no alcanzan para cubrir las necesidades de los países” (Scardamaglia, 2019: p.1).

Las dificultades a la hora de acceder a financiamiento internacional: 1) barreras para acceder a donaciones, al ser considerados como países de renta media o media-alta; 2) escasez de recursos humanos para desarrollar proyectos; 3) falta de acreditación de entidades nacionales de acceso directo; 4) agotamiento del límite de financiamiento disponible en el Fondo de Adaptación.

El Estado Nacional como los gobiernos provinciales y municipales deben tomar un papel central planificando y realizando inversiones en resiliencia (para superar y acrecentar la capacidad de responder a las circunstancias traumáticas ocasionadas por la mayor presencia en los últimos años de episodios meteorológicos extremos en el clima y ambiente, como tormentas e inundaciones de mayor intensidad, vientos con ráfagas altas, olas de calor – frío, incendios forestales, etc), pudiendo crear fondos de adaptación o marcos regulatorios apropiados con incentivos de participación del sector privado, instrumentos como microcréditos, seguros y bonos o fondos verdes.

Para satisfacer las necesidades actuales, logrando el estado de adaptación a esta problemática, el financiamiento debería ser trece veces mayor de lo que es,  teniendo en cuenta que los costos pueden ir creciendo hacia 2030 en esta parte del Continente con suma total de 200.000 millones de dólares, y para el año 2050, costos de casi 500 millones de dólares.

El contexto del financiamiento disponible actual  a nivel internacional otorga prioridad a los países africanos, los países menos desarrollados y pequeñas islas en desarrollo, considerados altamente vulnerables, lo cual deja relegados a los países de América Latina, de muchas oportunidades de financiamiento, mea culpa también por la falta de planes y proyectos. Tal es el caso del Fondo Verde para el Clima, que destina el 50 % del financiamiento para adaptación al grupo de países arriba mencionados.

Lea Tambien:  Opinión | IEPS: reactivador de la economía y el medioambiente

A la hora de acceder a financiamiento, los países de América Latina tienen una variedad de opciones en cuanto a fondos climáticos: Fondo de Adaptación; Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés); Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) y bancos multilaterales de desarrollo, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Banco Mundial (BM); Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), sin contar otras fuentes bilaterales o privadas, que aprovechan en mayor o menor medida para financiar sus proyectos.

Las barreras o dificultades principales consisten en acceder a un financiamiento no reembolsable o donaciones, la carencia de acreditación de entidades nacionales de acceso directo, y las causas principalmente se deben a: ser considerados países de renta media o media-alta, escasez de recursos humanos tanto en número como en capacitación en los temas de cambio climático y desarrollo de proyectos, desestimados por no ser claros en las reglas para la presentación de los mismos,  falta de información de base para sustentar pedidos de financiamiento.

Una forma que se encontró para superar las barreras – como menciona Virginia Scardamaglia- es la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC) que a partir de la suma de esfuerzos, generaron la creación de un fideicomiso en diciembre de 2018. Mediante este mecanismo, numerosas ciudades unidas del país, cuentan con el respaldo y la transparencia necesaria para que se viabilicen inversiones que no podrían canalizarse en un municipio de forma individual. Esta es aún una experiencia en evaluación, de la cual se espera obtener financiamiento para las acciones de adaptación, y de mitigación, que están incluidas en los planes de cambio climático locales desarrollados en el marco de dicha red.

Lea Tambien:  ONU: la Antártida y Groenlandia se derriten a pasos agigantados - Diario La República

Dado que el financiamiento internacional es y será insuficiente para hacer frente a las acciones de adaptación que deben enfrentar los países de América Latina. Una de las experiencias más destacadas en la región es la del Fondo de Adaptación de Colombia, creado inicialmente para atender las zonas afectadas por los eventos derivados del fenómeno de La Niña 2010- 2011, y que a partir de 2015 fue facultado para ejecutar proyectos integrales de gestión del riesgo y adaptación al cambio climático con un enfoque multisectorial y regional. Este Fondo obliga a que las inversiones en nueva infraestructura se realicen previa realización de estudios de riesgos, buscando mitigar los impactos del cambio climático.

Los gobiernos tanto de carácter provincial, departamental y municipal en Catamarca, que  no cuenten con recursos suficientes para hacer las inversiones necesarias, dado que en tiempo de COVID-19 es más difícil, deberán necesitar de actores privados que financien acciones de adaptación. Los proyectos de adaptación en general, no son atractivos para la inversión privada porque reducen riesgos pero no generan retornos o rentabilidad de forma clara, como sí lo hacen los proyectos de mitigación, que es donde se soluciona o elimina el riesgo adverso del clima y donde deben enfocarse las acciones prioritarias hacia el ambiente . 

“Capital Natural Renovable”

¿Es una de las soluciones ante el cambio climático, en la era del Covid-19? hace referencia a los recursos naturales como plantas, minerales, animales, aire o petróleo de la biosfera vistos como medios de producción de bienes y servicios ecosistémicos y actividades económicas sustentables de los cuales dependemos para nuestra propia supervivencia y bienestar: producción de alimentos orgánicos, oxígeno, depuración natural del agua, regulación del clima, prevención de la erosión, polinización, energía solar y servicios recreativos, etc., que poseen el objetivo de originar “un medio ecológico perdurable y de renuevo”, que no sea en detrimento de la naturaleza con sus consecuencias, y pudiendo aprender la lección que no está dejando el coronavirus. Si desde los entes públicos y privados en nuestra provincia se puedan crear planes y proyectos, que sumen iniciativas asociadas a elementos naturales renovables para su posible ampliación, estaremos también sumando inversiones que den una vuelta de rosca ante los obstáculos actuales de financiación climática.

Lea Tambien:  El veterinario Adolfo Aragüés, a título póstumo, Premio Medio Ambiente 2020

Impactos: 9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitors online – 167:
users – 0
guests – 95
bots – 72
The maximum number of visits was – 2020-09-03:
all visitors – 18406:
users – 33
guests – 14065
bots – 4308
browser – IE 6.0

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico