City Toyota
World Wide Credit Experts
Imperial Travel
Abogado Alexander Cross
Dr. Francisco García
Dr. Alberto Chaparro
Latch Quiroprácticos
Kisla Gonzales
Los Yaquis Restaurant
David Huete
Gonzales Dental Care
Ayuda Financial
Araujo’s Restaurant
Pathway Insurance Agency
Dr. Francisco Barba
Elías Travel
Sonrisas Bright Dental
Daly City Dental Center
La Gallinita Meat Market
Abogado James Millar
Abogado Wilson Purves
Desarrollo Virtual
Alquimia Med Spa
Jorge Brignole
FINHABITS
previous arrow
next arrow

Categoria:

El Partido Republicano de Florida avanza hacia el día de las elecciones mientras los demócratas luchan

Autor: Steven LemongelloJeffrey Schweers

Han sido unas elecciones de mitad de período notables en Florida, con meses de campaña y millones de dólares en gastos publicitarios que pronto llegarán a su fin cuando los votantes acudan a las urnas el martes para determinar el futuro del estado.

Pero a medida que se acerca el último día, las dos partes parecen ir en direcciones opuestas.

El gobernador republicano Ron DeSantis busca ganar la reelección y consolidar su estatus como figura nacional y posible contendiente presidencial, mientras que el demócrata Charlie Crist busca conmocionar al país derribando a DeSantis.

La representante demócrata de los EE. UU. Val Demings de Orlando ha tratado de mantenerse a una distancia sorprendente del senador republicano de los EE. UU. Marco Rubio, incluso recaudando más dinero que él, en una carrera que podría determinar qué partido controla el Senado de los EE. UU.

Aunque los demócratas han dicho que esta es la elección intermedia más crítica para el futuro de la nación, ha habido un entusiasmo notablemente menor entre los fieles del partido que en años anteriores.

Eso es especialmente así en comparación con la campaña del exalcalde de Tallahassee Andrew Gillum en 2018, cuyo apoyo de los progresistas, los jóvenes y las minorías lo colocó a medio punto porcentual de la Mansión del Gobernador.

Los votantes republicanos, por el contrario, parecen energizados por el hombre que apenas venció a Gillum hace cuatro años, mientras DeSantis lidera su campaña de reelección del “Estado libre de Florida”.

Tanto los politólogos como los expertos predicen una ola roja en Florida que acabaría con cualquier noción persistente de que el tercer estado más grande de Estados Unidos todavía puede cambiar políticamente en cualquier dirección.

Es una escena que se desarrolla en todo el país, ya que los republicanos parecen estar listos para recuperar el control de la Cámara de Representantes de los EE. UU. y posiblemente del Senado.

Muchos de los candidatos del Partido Republicano afirman falsamente que el expresidente Trump ganó en 2020. Y más candidatos de Florida, elegidos en distritos rediseñados diseñados para dar ventaja a los republicanos, han estado entre ellos.

Las esperanzas de los demócratas descansan en una gran ola de sus votantes más confiables, los afroamericanos, y sus votantes menos confiables, las personas menores de 25 años.

DeSantis está liderando una campaña gigante contra un candidato repetido en Crist, un exgobernador republicano convertido en demócrata que ya perdió una elección para gobernador en 2014.

“Simplemente hay una gran brecha de entusiasmo” entre DeSantis y Crist, dijo el consultor demócrata Evan Ross, presidente y director ejecutivo de Public Communicators Group, con sede en Miami.

Y esa falta de entusiasmo entre los demócratas afecta a los otros candidatos en la boleta electoral, dijo Ross, donde varios titulares demócratas se enfrentarán en la pelea de sus vidas mientras los republicanos invierten agresivamente en candidatos para obtener una mayoría calificada en la Legislatura.

Los demócratas también han concedido básicamente los tres escaños del gabinete estatal a los republicanos, dijo Ross.

“Los demócratas no han hecho lo necesario”, dijo Ross, al no buscar constantemente más votantes registrados. Los republicanos ahora superan en número a los demócratas, 5.26 millones a 4.96 millones, según la División de Elecciones de Florida, la primera vez en la historia de Florida que el Partido Republicano participa en una elección con alguna ventaja en número.

El partido no logró formar la base ni involucrar a los votantes que normalmente se quedan fuera de las elecciones de mitad de período, dijo la líder demócrata del Senado, Lauren Book of Plantation.

“¿Dónde está la campaña coordinada para enviar mensajes de texto a los votantes?” Libro preguntó. “¿Dónde están las llamadas telefónicas? ¿Dónde están los bancos de teléfonos? No existen.

Daniel Smith, director del departamento de ciencias políticas de la Universidad de Florida, dijo que cuando un partido “no tiene infraestructura partidaria, cuando no tienes dinero y cuando no tienes un mensaje, es difícil superar las condiciones nacionales: la economía y la inflación.

“Las elecciones [estatales] se han nacionalizado, e incluso si muchos floridanos no están enamorados de Ron DeSantis, no ven ninguna alternativa que sea viable”.

Los demócratas han estado haciendo campaña sobre el aborto y el control de armas, temas que no resuenan tanto como la economía y la inflación que los republicanos han atacado, dijo.

“Esos no ponen comida en la mesa ni gasolina en el tanque”, dijo Smith.

A medida que Florida parece estar en camino de convertirse en un estado totalmente controlado por los republicanos, también se está convirtiendo en el caldo de cultivo para los candidatos de extrema derecha.

Cory Mills, el candidato republicano en el Distrito 7 en los condados de Seminole y Volusia, es el favorito para unirse a la delegación de Florida con el representante estadounidense Matt Gaetz, republicano de Fort Walton Beach, como negador de las elecciones de 2020 en el Congreso.

Mills, quien les dijo a sus partidarios que las elecciones eran “Estados Unidos versus anti-Estados Unidos”, pidió detener toda la inmigración y quiere “redefinir la ciudadanía por derecho de nacimiento”.

“Creo que algunos de los extremos que vemos a nivel legislativo y del Congreso se deben a que algunos de esos distritos son simplemente republicanos seguros”, dijo Aubrey Jewett, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Florida Central. “Así que es realmente una cuestión de qué republicano gana las primarias.

“Y en el clima político actual, para ganar una primaria republicana tienes que adoptar posturas extremas bastante fuertes o posturas que se habrían considerado extremas no hace mucho tiempo, pero que ahora son mucho más convencionales dentro del Partido Republicano”, agregó Jewett.

La republicana Laura Loomer, una autodenominada “islamófoba orgullosa” que estaba programada para hablar este mes ante un grupo que denuncia la “inmigración masiva de no blancos a las patrias blancas”, también terminó mucho más cerca de lo esperado del representante de EE. UU. Dan Webster, R. -Clermont, en las primarias de agosto, a pesar de no ser del distrito. Ella alegó falsamente fraude.

En una conferencia de prensa el martes, el supervisor de elecciones del condado de Orange, Bill Cowles, dijo que el sitio de votación anticipada en UCF tuvo la participación más baja de los 20 sitios de votación anticipada en el condado. Para el jueves por la tarde, menos de 1,000 personas habían votado allí en comparación con más de 8000 en el sitio más concurrido de la biblioteca de Alafaya.

“Los jóvenes [no están] conectados con la importancia de esta elección”, dijo Cowles. Los votantes jóvenes “han sido capacitados para votar por el presidente de los Estados Unidos, y acudirán [cada] cuatro años.

Matt Isbell, un analista electoral demócrata que dirige el sitio web MCIMaps, dijo que, si bien los demócratas pueden haber puesto sus esperanzas en una fuerte participación entre los votantes de 18 a 24 años, eso no parece estar sucediendo.

“La participación de jóvenes es increíblemente baja en este momento”, dijo Isbell. “Es como el 5% para las personas de 18 a 24 años frente al 40% para las personas mayores de 65 años”.

Michael McDonald, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Florida, dijo que el gran aumento en la participación de los jóvenes durante el último examen parcial de 2018, en el que votó el 37% de los jóvenes de entre 18 y 29 años del estado, en comparación con el 22% de cuatro años antes, probablemente no se trasladaría a este año.

“Cuando ves una disminución en la participación, por lo general no es [entre] los súper votantes, los votantes mayores que votan en todas las elecciones”, dijo McDonald. “Van a ser votantes más jóvenes. Van a ver caídas más pronunciadas”.

Callynn Johnson, de 20 años, estudiante de segundo año políticamente activa en la Universidad de Florida Central, dijo el miércoles que había visto un aumento en la votación anticipada en el campus durante la primera mitad de la semana. Pero no había mucho que ella y otros pudieran hacer para animar a sus compañeros de estudios a votar.

“Las personas que están políticamente comprometidas ya votaron y definitivamente están usando ese espacio”, dijo Johnson sobre el lugar de votación. “Pero creo que es menos probable que las personas que están menos involucradas políticamente lo sepan y simplemente no iban a votar en primer lugar.

“Mucho de eso es apatía”, dijo. “Y no puedo arreglar eso”.

Gillum, que es negro, obtuvo el 86% del voto afroamericano en 2018, según las encuestas a boca de urna. Los demócratas esperaban que Demings pudiera obtener números similares en su intento de convertirse en la primera senadora estadounidense negra de Florida.

Pero Isbell dijo que la participación de los afroamericanos ha estado rezagada hasta ahora, pero que debería haber un aumento durante el fin de semana, ya que las iglesias realizan sus populares eventos “Almas a las urnas”. Las iglesias afroamericanas alquilan autobuses para llevar a los votantes directamente a los sitios de votación anticipada inmediatamente después de los servicios, una práctica que tuvo que reducirse en 2020 debido a la pandemia, pero que se reanudó este año.

Otros grupos también están realizando eventos de votación, incluidas las hermandades y fraternidades negras “The Divine Nine” en UCF.

“Probablemente 30 de nosotros fuimos todos a la vez”, dijo Torris Bethea, de 20 años, estudiante de tercer año. Agregó que no había escuchado mucho acerca de que otros votaran en el campus: “Solo sé que ya voté y no me arrepiento de mi decisión”.

Cuando se trata de dólares de campaña, los demócratas de Florida no pudieron tocar la cantidad recaudada por los republicanos en este ciclo electoral.

DeSantis se ha vuelto muy popular entre la base republicana, que le dio más de $247 millones hasta el 31 de octubre. Millones de ese dinero provinieron de conservadores adinerados e intereses corporativos.

Eso es ocho veces más que los $31.4 millones que recaudó Crist.

La ventaja financiera permitió a DeSantis gastar más que Crist en todos los mercados de medios y contribuir a las campañas de otros republicanos que se postulan para el cargo este año.

Los demócratas de Florida estaban acostumbrados a recibir mucho dinero de fuera del estado, dijo Susan MacManus, consultora y profesora de ciencias políticas jubilada de la Universidad del Sur de Florida.

Michael Bloomberg se comprometió a gastar $100 millones de su propio dinero en 2020, y George Soros contribuyó con más de $1 millón al comité político de gobernador de Gillum en 2018.

Pero cuando vieron cuánto podía recaudar DeSantis, esos donantes de fuera del estado se quedaron fuera.

Asimismo, el partido nacional, con sus recursos limitados, decidió invertir en otras contiendas en las que seguro tendrían más posibilidades de influir en el resultado, dijo Ross, el consultor demócrata.

“Cuarenta millones rinden mucho más en Oklahoma que en Florida”, cuando se trata de comprar medios, dijo.

El escritor del personal Skyler Swisher contribuyó a este informe. La cobertura electoral completa se puede encontrar en OrlandoSentinel.com/election.

Esta historia se publicó en el Orlando Sentinel y fue traducida por el periodista José Javier Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
por-esto-importan-los-resultados-de-georgia-en-su-segunda-vuelta
Política

Por esto importan los resultados de Georgia en su segunda vuelta

CANDIDATO. El senador demócrata Raphael Warnock va por su reelección en la segunda vuelta de Georgia, el próximo 6 de diciembre. Foto: EFE Las votaciones anticipadas para la segunda vuelta en Georgia terminaron este viernes, con una participación que rompió récords.   El próximo martes 6 de diciembre, el resto de los votantes irán una vez

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico