América

Charles Cameron, analista política y profesor de la Universidad de Princeton, asegura que “el programa legislativo de Biden está muerto” si se confirma la victoria republicana en la Cámara de Representantes

Charles Cameron, profesor de Política y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton, en EEUU, asegura que Donal Trump ha perdido fuerza en las elecciones legislativas de Estados Unidos de cara a su posible candidatura para 2024. No es que los demócratas lo hayan hecho bien, afirma el experto, sino que los republicanos han tomado malas decisiones. A su juicio, el gran vencedor ha sido Ron DeSantis, el gobernador de Florida, cuya holgada victoria para la reelección le sitúa como posible alternativa en la candidatura republicana para las presidenciales de dentro de dos años. Cameron anticipa que si los republicanos ganan el control de la Cámara de Representantes, “el programa legislativo de Biden está muerto”.

¿Por qué los republicanos no han logrado holgadas victorias en las elecciones como se esperaba?

Algunos comentaristas dicen “¡los demócratas lo hicieron muy bien!”. Pero la mejor explicación es que los republicanos lo hicieron muy mal. En general, se cree que los demócratas perderán unos 30 escaños en la Cámara mientras que los republicanos sólo ganarán unos 10. En cuanto al Senado, cabe esperar que el partido del presidente Biden pierda unos 4 o 5 escaños. No sabremos el resultado final hasta dentro de unas semanas, pero en el mejor de los casos los republicanos habrán ganado uno o puede que quizás no ganen ningún senador. Esta debería haber sido una gran victoria republicana: Biden es impopular, la inflación es alta, los votantes están preocupados por la recesión y la delincuencia ha aumentado. Sin embargo, a los republicanos les fue mal. ¿Por qué? La respuesta sencilla es que algunas de sus posiciones son muy impopulares y muchos de sus candidatos estaban poco cualificados o incluso parecían locos. Los republicanos han pagado un precio.

¿Cómo quedarán las dos cámaras y cómo afectará su nueva composición al gobierno de Joe Biden?

Los republicanos controlarán casi con toda seguridad la Cámara de Representantes. Eso significa que el programa legislativo de Biden está muerto. Además, los republicanos de la Cámara investigarán y darán publicidad a todos los escándalos que puedan encontrar. También es probable que organicen una crisis presupuestaria, lo que puede significar el impago de la deuda de Estados Unidos. Esto sería muy malo, incluso para la economía mundial. También, como truco publicitario, pueden tratar de impugnar a Biden. Un gran problema es el control del Senado, que debe aprobar todos los nombramientos de altos cargos políticos y todos los jueces federales. Si los republicanos se hacen con el control del Senado, congelarán la mayoría de los nombramientos. Muchos puestos políticos quedarán vacantes y ocupados de forme temporal. En respuesta a todo esto, la Administración de Biden dejará de centrarse en el Congreso y en nuevas leyes y cambiará pondrá el énfasis no en la política interior sino en la política exterior, donde el presidente puede actuar unilateralmente.

¿Qué suponen estos resultados para Trump?

El resultado de estas elecciones es una mala noticia para Trump. La mayoría de los candidatos favoritos del magnate perdieron. El siguiente punto es un poco sutil pero muy importante. Trump esperaba que sus partidarios ganaran entre los funcionarios locales que administran las elecciones estadounidenses. Esto ocurrió en algunos lugares, pero no en los estados clave. Así que las posibilidades de Trump de ganar las elecciones presidenciales de 2024 se han reducido mucho. Es una de las consecuencias más reveladoras de estas elecciones.

¿Es Ron DeSantis un candidato potencial tan fuerte como parece?

El gobernador Ron DeSantis de Florida fue el gran vencedor. No solo ganó a lo grande; destruyó a los demócratas en Florida. Si Trump se hiciera a un lado, DeSantis sería fácilmente el favorito para la nominación presidencial republicana. Las élites republicanas están hablando muy claramente de que Trump está arrastrando al partido. Pero no pueden hacer nada contra él: el Partido Republicano sigue siendo el partido de Trump, casi algo de su propiedad. Tal vez el movimiento más inteligente para DeSantis sería aguardar su momento y esperar que Trump se presente y pierda de nuevo. Entonces, DeSantis podría intervenir como el salvador del partido y llevar a los republicanos a una gran victoria en 2028. Pero quién sabe qué pasará. Sin embargo, hay una cosa segura: la política estadounidense hará un viaje salvaje durante los próximos años.