Daly City Dental Center
Dr. Francisco Barba
Araujo’s Restaurant
Sonrisas Bright Dental
Kisla Gonzales
FINHABITS
Pathway Insurance Agency
City Toyota
World Wide Credit Experts
Abogado Alexander Cross
Elías Travel
David Huete
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
Dr. Francisco García
Abogado James Millar
Jorge Brignole
Dr. Alberto Chaparro
Desarrollo Virtual
Gonzales Dental Care
Ayuda Financial
Imperial Travel
La Gallinita Meat Market
Alquimia Med Spa
Los Yaquis Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria:

El recorte de la producción de petróleo de la OPEP , un desplante mundial de Arabia Saudita a Biden y EEUU

Autor: ELLEN KNICKMEYER Y KEVIN FREKINGAP

WASHINGTON DC — El presidente Joe Biden reconoció el jueves el fracaso de una de sus mayores y más humillantes apuestas en política exterior: un choque de puños con el líder de facto de Arabia Saudita, el príncipe heredero asociado con abusos contra los derechos humanos.

El incómodo encuentro de Biden con Mohammed bin Salman en julio fue un humilde intento de enmendar las relaciones con la potencia petrolera más influyente del mundo en un momento en que Estados Unidos estaba buscando su ayuda para oponerse a la invasión de Ucrania por parte de Rusia y el aumento resultante en los precios del petróleo.

Ese choque de puños hace tres meses fue seguido por una bofetada esta semana del Príncipe Mohammed: un gran recorte en la producción de petróleo por parte de los países miembros de la OPEP incluyendo Rusia que amenazan con sostener a la misma Rusia en su guerra en Ucrania, impulsar la inflación y empujar los precios de la gasolina hacia niveles de ira justo antes de las elecciones de medio término de EEUU, socavando las perspectivas electorales de Biden y los demócratas.

Cuando se le preguntó sobre la acción de Arabia Saudita, Biden dijo a los periodistas el jueves que fue “una decepción y dice que hay problemas” en la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita.

Varios demócratas en el Congreso pedían a EEUU que respondiera retirando su suministro de armas y protección militar de EEUU a Arabia Saudita desde hace décadas, acusando de que el Príncipe Mohammed había dejado de defender el lado de Arabia Saudita en un conflicto estratégico de más de 70 años. La relación se basa en que EEUU proporcione al reino protección contra sus enemigos externos, y Arabia Saudita proporcione a los mercados globales suficiente petróleo para mantenerlos estables.

Al calificar los recortes de producción de petróleo como “un acto hostil”, el representante demócrata de Nueva Jersey, Tom Malinowski, lideró a otros dos legisladores en la introducción de una legislación que sacaría a las tropas estadounidenses y las baterías de misiles Patriot del reino.

“Los estadounidenses recordarán durante mucho tiempo lo que Arabia Saudita hizo para ayudar a Putin a seguir librando su despreciable y feroz guerra contra Ucrania”, dijo el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y agregó: “Estamos analizando todas las herramientas legislativas para enfrentar mejor esta acción espantos y profundamente cínica.”

Estados Unidos no tiene planes en este momento de retirar personal o equipo militar de Arabia Saudita, dijo el jueves el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Vedant Patel.

El Congreso y la administración reaccionaron al anuncio de un recorte mayor al esperado de 2 millones de barriles por día por parte del grupo OPEP-plus, encabezado por Arabia Saudita y Rusia. Es probable que el recorte de la producción haga subir los precios, reforzando los ingresos petroleros que Rusia está utilizando para seguir librando su guerra en Ucrania a pesar de las sanciones internacionales lideradas por Estados Unidos y sacudiendo aún más una economía global que ya lucha con un suministro de energía escaso.

El ministro de Petróleo saudita, Abdulaziz bin Salman, medio hermano del príncipe heredero, insistió en la sesión de la OPEP-plus que no hubo “beligerancia” en la acción. Pero sonrió cuando dijo por separado a los periodistas de habla árabe que los productores de petróleo estaban “manteniendo al mundo alerta”.

BIDEN Y SU PROMESA DE CONVERTIR A LA FAMILIA SAUDÍ EN “PARIAS”

Como candidato, Biden hizo una apasionada promesa de convertir a la familia real saudí en un “paria” por los abusos contra los derechos humanos, especialmente por el asesinato del periodista estadounidense Jamal Khashoggi por parte de funcionarios saudíes dentro del consulado saudí en Estambul en 2018.

La comunidad de inteligencia de EEUU concluyó formalmente que el príncipe Mohammed, que ejerce gran parte del poder en Arabia Saudita en lugar de su anciano padre, el rey Salman, había ordenado o aprobado el asesinato de Khashoggi.

Biden como presidente decepcionó a los activistas de derechos humanos cuando optó por no penalizar directamente al Príncipe Mohammed, citando su alto cargo en el reino y la asociación estratégica de Estados Unidos con Arabia Saudita.

Luego, la invasión rusa de Ucrania en febrero empeoró un mercado petrolero mundial ya ajustado, elevando los precios de la gasolina y la inflación en general. Israel y algunos en la administración argumentaron que las relaciones fluidas entre Riyadh y Washington tenían que ser la prioridad de Estados Unidos.

A medida que subían los precios de la gasolina en EEUU y las calificaciones de las encuestas de Biden caían aún más, altos funcionarios de la administración comenzaron a viajar al Golfo, buscando calmar la ira del príncipe Mohammed por los comentarios de campaña de Biden y los hallazgos de EEUU sobre el asesinato de Khashoggi.

Eso llevó a Biden a realizar su primera visita como presidente a Arabia Saudita en julio, poniendo el prestigio presidencial detrás del intento de que las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita y el suministro mundial de petróleo vuelvan a ser firmes.

En Jeddah, Biden no llegó a ofrecer un apretón de manos muy esperado. En cambio, Biden, que se ve más frágil y encorvado en comparación con el príncipe Mohammed, que tiene casi 30 años, se inclinó para ofrecer un choque de puños fuera de lo común. El príncipe Mohammed correspondió. Cualquier sonrisa en los rostros de los dos hombres cuando sus nudillos se tocaron fue fugaz.

Los críticos deploraron el acercamiento de Biden a un príncipe acusado de ordenar el encarcelamiento, el secuestro, la tortura y el asesinato de aquellos, incluso miembros de la realeza y miembros de la familia, que se oponen a él o expresan puntos de vista diferentes.

El expresidente Donald Trump pronunció un discurso en la Conferencia de Liderazgo Hispano en Miami donde atacó duramente al gobierno de Biden y al Partido Demócrata.

“TRUMP NO NECESITABA DAR SALUDOS CON EL PUÑO”

Incluso si “no está dispuesto a usar los palos con MBS, entonces no renuncie a las zanahorias gratis”, dijo el jueves Khalid al Jabri, hijo de un exministro de estado saudita, Saad al Jabri, usando el iniciales del príncipe.

El mayor al Jabri acusa al Príncipe Mohammed de enviar un escuadrón de sicarios tras él en 2018 y de detener a dos de sus hijos para tratar de forzar su regreso. El príncipe Mohammed niega cualquier irregularidad directa, aunque dice que, como líder saudita, acepta la responsabilidad de los eventos bajo su supervisión.

Khalid al Jabri, quien al igual que su padre ahora vive en el exilio, ofreció un argumento del que se hicieron eco los defensores de los derechos, los legisladores demócratas y otros:

“Ese es uno de los principales defectos de la política de Biden hasta ahora, que en este tipo de acercamiento entre Estados Unidos y Arabia Saudita ha sido desigual, han sido concesiones unidireccionales. Y eso no funciona para MBS”.

Citó el manejo del presidente Donald Trump de la agitación del mercado petrolero en 2020, cuando el príncipe Mohammed y el presidente ruso Vladimir Putin estaban inundando el mercado mundial con petróleo barato, poniendo de rodillas a los productores estadounidenses de petróleo más costoso. Trump lo puso fin con algunas llamadas telefónicas y, según algunas noticias, una amenaza indirecta a la seguridad proporcionada por Estados Unidos en Arabia Saudita.

“Trump no necesitaba tomar el avión a Arabia Saudita… No necesitaba dar golpes de puño”, dijo Khalid al Jabri. “Es un matón que sabía cómo lidiar con otro matón”.

Arabia Saudita ha realizado un par de movimientos que beneficiaron a Estados Unidos desde la visita de Biden. Arabia Saudita estuvo entre los intermediarios que recientemente lograron la liberación de dos estadounidenses y otros extranjeros capturados por Rusia mientras luchaban por Ucrania. Y la OPEP-plus logró un modesto aumento en la producción de petróleo poco después de la visita.

Sin embargo, los recortes de producción de petróleo mucho más pronunciados desde entonces han compensado eso, incluso antes de esta semana. El príncipe Mohammed y otros funcionarios saudíes también han mantenido un trato aparentemente cálido con los funcionarios rusos.

Y los defensores de los derechos señalan una serie de penas de prisión de varias décadas impuestas a hombres y mujeres saudíes por la libertad de expresión más leve, especialmente tuits, desde la visita de Biden.

Para noviembre, la administración de Biden tendrá que decidir si hace otra concesión importante al príncipe. Un tribunal de EEUU fijó ese plazo para que EEUU determine si está de acuerdo o en desacuerdo con el abogado del príncipe Mohammed en que el príncipe tiene inmunidad legal frente a una demanda en un tribunal federal de EEUU por el asesinato de Khashoggi.

Está previsto que los legisladores estén fuera de Washington hasta después de las elecciones intermedias del 8 de noviembre y, cuando regresen, se concentrarán en financiar las agencias federales durante todo el año fiscal hasta septiembre de 2023. Las perspectivas de un Congreso cojo que retome el proyecto de ley presentado por Malinowski y los otros dos legisladores son delgados.

El aumento de los precios de la gasolina sería una mala noticia para los demócratas que se dirigen al tramo final de las elecciones de mitad de período, mientras que los republicanos siguen ansiosos por capitalizar la inflación alta de décadas y el aumento del costo de vida, con los altos precios de la gasolina como un recordatorio constante a medida que los votantes llenan sus tanques.

El senador Dick Durbin, el segundo demócrata de más alto rango en el Senado, tuvo una de las reacciones más mordaces al anuncio de la OPEP.

“Desde preguntas sin respuesta sobre el 11 de septiembre y el asesinato de Jamal Khashoggi, hasta la conspiración con Putin para castigar a Estados Unidos con precios del petróleo más altos, la familia real saudita nunca ha sido un aliado confiable de nuestra nación. Es hora de que nuestra política exterior imagine un mundo sin su alianza”, tuiteó el jueves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico