Papelete electoral

Fuente de la imagen, Getty Images

El candidato de izquierda Gustavo Petro se impone sobre el independiente Rodolfo Hernández y se perfila como el primer presidente de izquierda de Colombia, según los resultados provisionales.

Con más del 97% de mesas informadas, Petro tiene un 50,57% de los votos por los 47,16% de Hernández.

Petro es un economista y exguerrillero de 62 años que aspira a ser el primer presidente progresista del país.

Es senador, fue alcalde de Bogotá y este es su tercer intento de llegar a la presidencia.

Su triunfo, si se confirma, confirma el cambio en un país que tras la firma de los acuerdos de paz empezó a expresar otras demandas sociales no atendidas y que explotaron con los estallidos sociales de 2019 y 2021.

“Hoy es dia de fiesta para el pueblo. Que festeje la primera victoria popular. Que tantos sufrimientos se amortiguen en la alegria que hoy inunda el corazon de la Patria. Esta victoria para Dios y para el Pueblo y su historia. Hoy es el dia de las calles y las plazas”, expresó Petro en twitter.

En la primera vuelta ya fue el más votado con 8,5 millones de apoyos, una cifra ya histórica para un candidato de izquierda.

Petro ha aprovechado el descontento social de un país que estalló en protestas y que salió de la pandemia más consciente de la tremenda desigualdad del país, una de las mayores del mundo.

Fuente de la imagen, Getty Images

Petro no sólo quiere ser el primer presidente de izquierda del país, sino ser el primer presidente costeño, y de la mano de la primera vicepresidenta negra, Francia Márquez, reflejar el país multicultural que es Colombia.

Su rival es Rodolfo Hernández, de 77 años, un político independiente y sin partido que reniega de los políticos, un empresario que quiere llevar las lógicas de las compañías al Estado, un adalid contra la corrupción que el 21 de julio podría ser el primer presidente electo en ser enjuiciado, precisamente, por corrupción.

Fuente de la imagen, Reuters

Las claves del triunfo de Petro

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo

Gustavo Petro rompe la historia de Colombia al convertirse en el primer presidente de izquierda pura y dura.El proyecto de paz y reconciliación le ganó, esta vez, al del pragmatismo y el crecimiento económico.Le tomó 40 años de carrera política.

Cuatro razones por las que ganó:Primero, su carrera. La empezó como guerrillero, luego como congresista denunció lo peor de la corrupción y la violación de derechos humanos. Después usó la alcaldía de Bogotá como plataforma para la presidencia. Y en su tercera postulación, venció.Segundo, la coyuntura. Un proceso de paz que abrió ventanas para un futuro distinto, dos estallidos sociales, una pandemia que profundizó la pobreza y un gobierno de Iván Duque impopular generaron el momento propicio para una presidencia de Petro.Tercero, la crisis de la clase política. Como nunca, los colombianos se pusieron de acuerdo en que había que echar a “los mismos de siempre” del poder, ahora en manos del impopular Duque. Con Álvaro Uribe cuestionado legalmente, la centroderecha se dividió y desprestigió.Y cuarto, el país de los 60 años de guerra eligió a un exguerrillero. Y eso se debe a un cambio generacional que dejó atrás la dicotomía de la Guerra Fría y se puso a hablar de desigualdad, medio ambiente y derechos sociales.Petro supo representar a esa nueva Colombia.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.