Abogado Alexander Cross
Desarrollo Virtual
Pathway Insurance Agency
Kisla Gonzales
Jorge Brignole
Ayuda Financial
Abogado Wilson Purves
Abogado James Millar
Los Yaquis Restaurant
FINHABITS
Dr. Alberto Chaparro
Sonrisas Bright Dental
David Huete
Daly City Dental Center
Elías Travel
Latch Quiroprácticos
Dr. Francisco Barba
Gonzales Dental Care
Dr. Francisco García
World Wide Credit Experts
City Toyota
Alquimia Med Spa
Imperial Travel
La Gallinita Meat Market
Araujo’s Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Emigración, seguridad, economía, por Editorial

Autor: Editorial

Durante el mes de octubre, uno de los temas de debate más candentes en Francia ha sido el causado por la violación, tortura y asesinato de Lola Daviet, de 12 años, a manos de una joven de origen argelino, carente de documentación legal de residente en el país vecino. Este crimen, cometido el 14 de octubre en París, ha sido utilizado por la extrema derecha para lanzar una ofensiva contra el Gobierno, al que acusa de laxismo en el control migratorio.

En esta coyuntura de agitación social, ayer trascendieron algunos de los contenidos del nuevo proyecto de ley de la Inmigración, cuyo debate está previsto para inicios del año que viene en el Parlamento francés. Entre dichos contenidos destaca la regularización de los simpapeles y de los demandantes de asilo que puedan trabajar en sectores muy faltos de mano de obra. Centenares de miles de personas podrían beneficiarse de este giro en la política migratoria francesa, si finalmente es rubricada por el poder legislativo.

Las nuevas necesidades de África y de Europa obligan a renovar la legislación

La emigración, y en particular la que procedente de África arriba a Europa, genera una viva discusión en el Viejo Continente, con dos facetas claramente diferenciadas: una referida a la seguridad y otra a la economía. Tratar de abordarlas por separado, u omitiendo una u otra, nos conduce irremediablemente a un debate incompleto y a unas conclusiones que pueden ser erróneas. Según el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, su proyecto trataría de “ser malos con los malos y amables con los amables”.

En el ámbito de la seguridad, está claro que el Estado debe disponer de los mecanismos pertinentes para manejar los flujos migratorios. Y, también, que debe extremar el celo para conseguir que se cumplan las leyes, no tanto para contentar a quienes no ven en los emigrantes más que una amenaza para sus puestos de trabajo o su identidad cultural como para cubrir las necesidades funcionales de la sociedad, garantizar el correcto acomodo de los inmigrantes y avanzar así en el proceso de cohesión colectiva.

Dicho lo cual, insistiremos en que la seguridad no es el único criterio para abordar el asunto de la emigración. Está también el económico, que resulta no menos determinante. Informes de la ONU advierten que, de mantenerse las políticas actuales, Europa puede tener hacia el año 2050 un déficit de 60,8 millones de inmigrantes, cifra que otras entidades elevan hasta los 72,7 millones. El envejecimiento de la población –uno de cada cinco europeos tiene ya más de 65 años–, la baja tasa de fecundidad –1,55 hijos por mujer en Europa, solo 1,23 en España– o los crecientes déficits de personal en diversos sectores laborales –hostelería, construcción, transporte, agricultura…– son factores que nos han conducido a una situación en la que la mano de obra local no basta y se requiere del refuerzo de la procedente de otros países. Esta realidad europea contrasta poderosamente con la de África –el 60% de sus habitantes tienen menos de 25 años, aunque solo el 19% de los jóvenes en edad laboral están allí empleados–, y juntas deben sentar las bases para optimizar el beneficio de una emigración con origen africano y destino europeo.

Si este fenómeno va a consolidarse, y los datos disponibles nos dicen que lo hará, es imprescindible que Europa adapte sus leyes a la nueva coyuntura histórica. Eso ha de traducirse, necesariamente, en un mejor control de los flujos migratorios, en la definición del volumen idóneo de migrantes en cada circunstancia, y también, claro, en unas medidas de seguridad que reduzcan al mínimo el número de delitos en los que se vean involucrados emigrantes. Nadie dice que eso sea fácil. Pero sí que, si avanzamos por ese camino, convendrá definir las regulaciones legales más realistas y beneficiosas para unos y para otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
maquina-virtual:-que-es-y-para-que-sirve?
Tecnología

Máquina virtual: Qué es y para qué sirve?

Si eres un aficionado de la informática, seguro que en algún momento has oído hablar del término máquina virtual. Si bien es cierto de que se trata de una tecnología algo compleja, el concepto al que obedece es muy simple. ¿Quieres conocerlo todo acerca de este término? ¿Estabas buscando para qué sirve exactamente una máquina virtual? Entonces

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico