Científicos del Planetary Science Institute (PSI) han descubierto evidencia de posibles glaciares de sal en Mercurio, abriendo una nueva frontera en astrobiología.

Para saber más: Crean un microrobot más pequeño del mundo, tiene el tamaño de un zancudo

El hallazgo revela un potencial ambiente volátil que puede reflejar las condiciones de habitabilidad que se encuentran en lugares extremos de la Tierra.

“Nuestro hallazgo complementa otras investigaciones recientes que muestran que Plutón tiene glaciares de nitrógeno, lo que implica que el fenómeno de glaciación se extiende desde los confines más calientes a los más fríos dentro de nuestro Sistema Solar. Estas ubicaciones son de vital importancia porque identifican exposiciones ricas en volátiles en la inmensidad de múltiples paisajes planetarios”, dijo en un comunicado Alexis Rodríguez, autor principal de un artículo publicado en The Planetary Science Journal.

“Estos glaciares de Mercurio, distintos de los de la Tierra, se originan a partir de capas ricas en volátiles (VRL) profundamente enterradas y expuestas por impactos de asteroides. Nuestros modelos afirman firmemente que el flujo de sal probablemente produjo estos glaciares y que después de su emplazamiento retuvieron volátiles durante más de mil millones de años”, dijo el coautor Bryan Travis.

“Específicos compuestos de sal en la Tierra crean nichos habitables incluso en algunos de los entornos más hostiles donde se encuentran, como el árido desierto de Atacama en Chile. Esta línea de pensamiento nos lleva a reflexionar sobre la posibilidad de que haya áreas subterráneas en Mercurio que podrían ser más hospitalarias que su dura superficie. Estas áreas podrían potencialmente actuar como ‘zonas Ricitos de Oro’ dependientes de la profundidad, análogas a la región alrededor de una estrella donde la existencia de agua líquida en un planeta podría permitir la vida tal como la conocemos, pero en este caso, la atención se centra en la profundidad correcta debajo de la superficie del planeta en lugar de a la distancia correcta de una estrella”, dijo Rodríguez.

“Este descubrimiento innovador de los glaciares de Mercurio amplía nuestra comprensión de los parámetros ambientales que podrían sustentar la vida, añadiendo una dimensión vital a nuestra exploración de la astrobiología, también relevante para la habitabilidad potencial de exoplanetas similares a Mercurio”, agregó.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Para seguir leyendo

Regístrate al newsletter