Los Yaquis Restaurant
Desarrollo Virtual
Daly City Dental Center
Dr. Francisco García
Abogado Alexander Cross
Alquimia Med Spa
Elías Travel
Dr. Alberto Chaparro
City Toyota
David Huete
FINHABITS
World Wide Credit Experts
Gonzales Dental Care
Imperial Travel
Abogado Wilson Purves
La Gallinita Meat Market
Kisla Gonzales
Latch Quiroprácticos
Araujo’s Restaurant
Ayuda Financial
Jorge Brignole
Dr. Francisco Barba
Abogado James Millar
Sonrisas Bright Dental
Pathway Insurance Agency
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Enfado progresista por medidas de Biden respecto a créditos estudiantiles

Autor: Washington Post

La izquierda esperaba corregir un siglo de medias tintas. En su lugar, consiguieron otras medidas inadecuadas.

El martes, Bloomberg informó que el presidente Joe Biden está considerando prolongar la moratoria para los pagos de los préstamos estudiantiles, así como condonar $10.000 de la deuda del préstamo estudiantil a algunos prestatarios. Esto sucede tras dos meses de silencio sobre el tema después de que se filtrara que Biden estaba considerando un alivio de $10.000 para quienes ganan menos de $150.000 al año, lo que los activistas de la deuda estudiantil denunciaron como insuficiente a la vez que los conservadores lo calificaron como un regalo regresivo para los profesionales de altos ingresos.

Sin embargo, el limitado plan de Biden obedece tanto a los antecedentes históricos como a los temores actuales vinculados a las agobiantes deudas, la escalada de precios y las elecciones de mitad de mandato. Desde la década de 1930, una parte fundamental del enfoque del gobierno federal para ayudar a los estadounidenses era otorgar una pequeña ayuda, pero no para todos. ¿Por qué? Como la mayoría de las cosas en Washington, siempre se ha reducido a la política.

Los principales miembros del grupo conocido como New Dealers, por ejemplo, instaron al presidente Franklin D. Roosevelt a utilizar una orden ejecutiva para crear la Administración Nacional de la Juventud (NYA por sus siglas en inglés) en 1935.  Periodistas y activistas habían estado presionando a la Casa Blanca para que hiciera algo importante en favor de los muchos estadounidenses de entre 16 y 25 años que luchaban desproporcionadamente por encontrar trabajo, pero que a menudo no podían permitirse seguir estudiando. Y un puñado de presidentes de universidades se habían puesto en contacto con Roosevelt para hablar sobre un programa de préstamos para estudiantes.

Los Demócratas parecían tener la mayoría en el Congreso para actuar. Sin embargo, los funcionarios de la Casa Blanca temían pedir a los legisladores que crearan otro gran programa ese verano, cuando una o ambas cámaras del Congreso acababan de aprobar algunas de las leyes más emblemáticas del New Deal, como la de Relaciones Laborales Nacionales de 1935, la de Seguridad Social y múltiples leyes bancarias. Estos proyectos de ley y las medidas ya firmadas (como la Ley Nacional de la Vivienda de 1934) requerían que el Congreso aprobara un aumento sustancial del tamaño y del poder del gobierno federal y del poder ejecutivo. Nadie podía tener seguridad de que el Congreso aprobaría más cosas.

Pero Roosevelt no se atrevió a actuar. Su Orden Ejecutiva 7086 de finales de junio asignó sólo $50 millones a la nueva NYA, que dirigió el primer programa federal de trabajo y estudio. El círculo íntimo del presidente nunca se planteó experimentar con los préstamos para estudiantes, que parecían ser la personificación de los problemas que aquejaban al sistema bancario. Al fin y al cabo, a diferencia del programa hipotecario de la Ley Nacional de la Vivienda, nadie podía embargar los créditos del curso o los títulos por falta de pago.

Pero a los New Dealers les gustaba la idea de que los jóvenes trabajaran para poder estudiar. Los fondos para ese y otros experimentos de la NYA procedían del dinero ya asignado a la Works Progress Administration para evitar un conflicto con el Congreso y sentaron el precedente para la futura ayuda a los estudiantes. Había algunas normas que obligaban a conceder ayudas a los estudiantes más necesitados, así como el salario máximo por hora y el número de horas que podían trabajar los beneficiarios, pero los funcionarios del campus básicamente decidían qué estudiantes recibirían ayuda económica.

En la práctica, la mayor parte de esta ayuda fue para los hombres blancos. Eso molestó al director de la NYA, Aubrey Williams, pero su personal generalmente ignoraba tales preocupaciones.

Además, los informes indicaban que simplemente no había suficientes ayudas para asistir a los numerosos estudiantes que las necesitaban. Incluso los elegidos generalmente no ganaban lo suficiente como para no tener que buscar otro trabajo a tiempo parcial. Sin embargo, se llevaban a casa lo suficiente como para seguir en la escuela, superando con creces las expectativas de muchos profesores y administradores. El ochenta por ciento de las escuelas que participaban en el programa informaban que los estudiantes que trabajaban superaban a sus compañeros en el aula. También impresionaban al profesorado. El presidente de la Universidad de Colorado dijo en 1937 que nunca había encontrado estudiantes “tan ansiosos, tan sinceros y tan trabajadores”.

Pero el éxito académico y los elogios del profesorado no fueron suficientes para salvar a la NYA durante las agrias luchas partidistas por el presupuesto de 1943 ni para garantizar que la preciada Ley de Reajuste de los Militares de 1944 -la ley GI- ayudara a todos los soldados a ir a la universidad. En cambio, la preocupación por los costos y el temor a una “dádiva del gobierno” dieron forma a estas amargas batallas en el Congreso.

Los legisladores lucharon especialmente por las prestaciones educativas del Título II. Eran mucho menos generosos de lo que muchos recuerdan. Muchas unidades, incluidas aquellas en las que servían las mujeres, estaban excluidas en papel.  Tampoco había nada que impidiera que las leyes de Jim Crow o los sistemas de cuotas impidieran a los judíos, los católicos o los soldados de color utilizar esta ayuda para la matrícula: los responsables del campus decidían a quiénes admitían.

Los desacuerdos en el Congreso sobre cómo administrar este programa acabaron siendo mucho más beneficiosos para los colegios y las universidades que para los soldados. Por lo general, las escuelas recibían rápidamente los pagos de matrícula de la Administración de Veteranos, mientras que los beneficiarios de la GI solían esperar mucho más tiempo para recibir lo que los legisladores llamaban cheques de “subsistencia”, cuando tenían la suerte de recibirlos. Los legisladores habían mantenido estos pagos en un nivel bajo para garantizar que los beneficiarios de la GI no holgazanearan en la universidad con el dinero de los contribuyentes.

Así que los veteranos acabaron abandonando los estudios, ya que no podían permitirse seguir estudiando durante una crisis inmobiliaria nacional y un periodo de rápida inflación después de que el gobierno pusiera fin a los controles de precios en 1946.

Los primeros programas federales de préstamos estudiantiles continuaron este patrón de ofrecer una pequeña ayuda a algunos -no a todos- con la esperanza de que se matricularan y permanecieran en la escuela. Las disputas políticas de última hora sobre la Ley de Educación para la Defensa Nacional de 1958 convirtieron una pequeña opción de beca para estudiantes universitarios en un programa de préstamos. Las universidades podrían conceder un número limitado de préstamos de 1.000 dólares al año para estudiar materias importantes para la defensa nacional, como las matemáticas, las ciencias o las lenguas extranjeras.

Pero muchas más universidades solicitaron utilizar este programa temporal de lo que preveía la Administración Eisenhower. Así que, una vez más, no hubo suficiente asistencia para los que la necesitaban.

Tras la expiración de la primera Ley GI en 1956, el número de estadounidenses que solicitaban ir a la universidad siguió aumentando y los costos se dispararon. En 1962, el presidente John F. Kennedy advirtió que las tasas habían subido “casi un 90 por ciento desde 1950 y [seguían] aumentando”.  Los aproximadamente $7.000 que se necesitaban entonces para pagar un título de cuatro años eran prohibitivos en momentos en los cuales “la mitad de las familias estadounidenses tenían ingresos inferiores a $5.600”. Kennedy insistió en que no se podía “esperar que pidieran prestados $4.000 por cada hijo o hija con talento que merece ir a la universidad”.  Pero los legisladores ignoraron estas preocupaciones.

En cambio, se produjo una feroz batalla sobre lo que se convirtió en la célebre Ley de Educación Superior de 1965. Los legisladores lograron ponerse de acuerdo para dar dinero a las universidades, pero no lo suficiente para mantener bajas las tasas. Una vez más, les resultó más fácil acordar asistencia para la matrícula que ayudara a los estudiantes a pagar esos costos. Las opciones incluyen oportunidades de estudio y trabajo, pequeñas becas y otra opción de préstamo estudiantil federal, el Programa de Préstamos Estudiantiles Garantizados.  Al igual quien lo inspiró, el programa hipotecario federal, prometía a los banqueros el reembolso de los préstamos si los estudiantes renunciaban a ellos.

Incluso esa garantía no aseguraba que los financistas ofrecieran los préstamos a 10 años y a bajo interés que muchos estudiantes necesitaban. Muchos bancos, de hecho, presionaron en contra de la disposición y luego dudaron en ofrecer estos préstamos, que no cubrían la totalidad de los costos de matricularse en la universidad (y mucho menos de terminarla).

Así que el Congreso atrajo a más prestamistas para que participaran creando en 1972 una corporación respaldada por el gobierno que cotiza en bolsa, conocida como Sallie Mae, que hizo que los créditos estudiantiles fueran más rentables.

Nadie se opuso realmente a añadir a Sallie Mae a la ley de 1972 que también lanzó el programa de Becas Pell y el Título IX. Sin embargo, estos dos agregados estuvieron a punto de hacer fracasar la aprobación del proyecto de ley, ya que tanto Demócratas como Republicanos se opusieron a garantizar las ayudas directas a los estudiantes con bajos ingresos y la igualdad de oportunidades para las mujeres.

A pesar de que se impusieron los Demócratas liberales -como el senador Claiborne Pell, Demócrata de Rhode Island, y la representante Patsy Mink, Demócrata de Hawai- que presionaban a favor de estos beneficios, el Congreso continuó con el patrón ya conocido de ofrecer un poco de ayuda para unos pocos. Sólo las familias con bajos ingresos son elegibles para las Becas Pell. Los legisladores, incluido Pell, esperaban que esta asistencia sujeta a un estudio socioeconómico ayudara de forma encubierta a los numerosos solicitantes de color que las universidades habían rechazado hasta entonces.

Pero incluso Pell nunca pretendió que las becas cubrieran todos los gastos universitarios. Siempre se esperaba que los beneficiarios pidieran préstamos o trabajaran a tiempo parcial. En las últimas décadas, han hecho ambas cosas debido al aumento de los costos, a pesar del incremento de las ayudas.

Del mismo modo, el Título IX no ha hecho mucho para garantizar que las mujeres puedan pagar la universidad, ni ha abordado las numerosas razones por las cuales las mujeres, especialmente las de color, tardan más en pagar los préstamos que tuvieron que pedir un creciente número de estadounidenses.

Este siglo de leyes que ofrecen una pequeña ayuda para algunos explica por qué muchos en la izquierda -que ven el acceso a la educación superior como un derecho- quieren que Biden cancele muchas deudas sin preguntar por los recursos económicos del deudor.

Lo que ellos y los 43 millones de prestatarios elegibles pueden obtener en su lugar es una nueva versión de la ayuda limitada y sujeta a un estudio socioeconómico que el gobierno ha ofrecido desde los días de Franklin D. Roosevelt.

Washington Post – Elizabeth Tandy Shermer

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico