Ayuda Financial
Desarrollo Virtual
Sonrisas Bright Dental
Abogado James Millar
La Gallinita Meat Market
Abogado Alexander Cross
Abogado Wilson Purves
Los Yaquis Restaurant
Jorge Brignole
Gonzales Dental Care
Latch Quiroprácticos
Kisla Gonzales
Dr. Alberto Chaparro
David Huete
City Toyota
Pathway Insurance Agency
Alquimia Med Spa
Elías Travel
Imperial Travel
World Wide Credit Experts
Daly City Dental Center
Araujo’s Restaurant
Dr. Francisco García
FINHABITS
Dr. Francisco Barba
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

¿Es normal que estemos tan cansadas tras las vacaciones? Hablemos de conciliación y salud mental

Autor: Maria Fernandez de Cordova

El periodo de adaptación laboral que caracteriza el inicio del curso es, por lo general, más duro para las mujeres. El estudio pionero realizado en España por la Asociación Yo No Renuncio el año pasado, muestra de manera evidente que la conciliación no sólo tiene un coste económico sino también emocional y personal para las mujeres. Según señala, el 73% de las mujeres declara sentirse agotada prácticamente a diario debido a la carga mental de las tareas doméstico familiares. Y ante este agotamiento, que genera tristeza o desbordamiento, el 28% de las mujeres conviviendo con pareja declara no sentirse comprendida por su compañero. Solo el 12% se siente totalmente comprendida. En el caso de las mujeres que no conviven con pareja, solo el 9% de ellas se siente comprendida por su entorno familiar o de amistades.

En septiembre, además, síndrome postvacacional

Si al cuadro psicológico habitual de las mujeres sumamos los efectos del síndrome postvacacional, el resultado es devastador. Porque, según J A. Florez Lozano, especialista en Ciencias de la Conducta del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo, “la depresión postvacacional viene delimitada por una reactividad psicológica caracterizada por hastío y cansancio, desencanto, inhibición, anhedonia, tristeza, malestar general, ansiedad, fobia social, etc“. Un problema transitorio que cuando se mantiene en el tiempo puede llegar a convertirse en un problema preocupante. De hecho, ya ocurre. Según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud, el porcentaje de mujeres que sufren depresión o ansiedad es significativamente mayor al de los hombres. Mientras que el 70% de ellas tienen problemas de salud mental, en ellos la probabilidad se reduce hasta un 30%. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística señala que, tras la pandemia, la incidencia de presentar cuadros depresivos en las mujeres es el doble que entre los hombres y los síntomas característicos son pérdida del interés, sensación de dejadez y problemas para dormir. Y hay más, “el 66% de las mujeres reconoce que no ha pedido ayuda psicológica, pese a sentir desbordamiento y tristeza“, según daros del el estudio El Coste de la Conciliación.

En

En “A tiempo completo” (2021), la película francesa que aborda el problema de la conciliación laboral.aclamada

Qué ocurre en nuestro cerebro cuando conciliar es un infierno

La neurocientífica Nazareth Castellanos, nos explica qué ocurre en nuestro cerebro cuando somos presa de la carga de la conciliación: “Nuestro cerebro cuenta con una estructura, la corteza prefrontal, conocida como la joya de la corona del cerebro. Es la región cerebral más involucrada en la gestión de la conducta y la que se encarga de procesar lo que nos ocupa en este momento. La corteza prefrontal nos trae al aquí y al ahora. Sin embargo, cuando “el aquí y el ahora” están colapsados de actividades (el trabajo, los niños, la situación personal, el entorno) debe repartir sus recursos de forma intermitente entre todas las tareas que debemos desarrollar simultáneamente. Como mecanismo de defensa y para hacer frente al aluvión de responsabilidades, la corteza cerebral entra en un modo de automatismo. Es una gran ayuda, sin embargo, nos produce cansancio, insatisfacción y perdida de eficacia. En las mujeres este fenómeno se agudiza, añadiéndole la parte emocional del cerebro”. ¿Qué podemos hacer para autoayudarnos? “Según la neurociencia, nos ayuda recuperar su función de volver al “aquí y ahora”, atendiendo aunque sea 5 minutos a la respiración, o parándose a observar la ansiedad que nos ocupa. Salir de los automatismos, aunque sea 5 o 10 minutos, refuerza la corteza prefrontal y se siente psicológicamente”, nos explica Nazareth Castellanos.

En

En “A tiempo completo” (2021) es una de las últimas películas que han llevado al cine la conciliación laboral.

Qué podemos hacer para lidiar con la carga mental: el autocuidado

No sufrimos más carga mental porque seamos un sexo más débil sino porque llevamos más peso. El 65% de las mujeres tiene menos de una hora libre al día y el 20% ni eso; el 64% declara llegar cansada al trabajo todos los días; y el 66% indica que no ha pedido ayuda psicológica pese a sentirse desbordada y triste. El Coste de la Conciliación pone de manifiesto que la falta de medidas de conciliación no es gratis, especialmente para las mujeres que llevan a cabo el trabajo doméstico-familiar. “Este mal planteamiento de las medidas y mala organización del sistema de horarios provoca que equilibrar los usos de los tiempos sea una misión imposible y se consiga a costa del sacrificio de las personas, concretamente de las familias y las mujeres”. Mientras, ¿qué podemos hacer? Los expertos centran su discurso en el autocuidado. Te recordamos algunas ideas que puedes practicar para ayudarte a ti misma. Son pequeños consejos que no solucionan el problema de fondo pero pueden ser un buen apoyo para hacerlo más llevadero.

  • Tú primero. Dedica todos los día un tiempo a estar a solas contigo misma, a preguntarte por cómo te sientes, por tus prioridades. Permítete sentirte así y desear lo que deseas.
  • Delega y confía. No tienes que hacerlo todo. Pide ayuda a tu pareja y desentiéndete. Deja que lo haga a su manera. Todo está bien.
  • Apunta. Lleva contigo una libreta y escribe en ella todos los pendientes que pasan por tu cabeza. Hazlo en el mismo momento en que te abordan y, después, olvídalo. Decide en qué momentos del día consultas tu lista para organizar tus tareas. La idea es liberar el cerebro de un estado de alerta permanente.
  • ¿Tecnología? No la utilices para desconectar porque no ayuda. Si tu objetivo es dedicar un rato al descanso, pasea, escucha música… La tecnología te activa, no te relaja.
  • Prioriza. No todo es igual de importante y cada día es diferente. Estable las prioridades de cada jornada y no dejes que las prisas de los demás las violen. Todo lo que tú decidas, puede esperar.
  • Pide ayuda. Si tu empresa es sensible a los problemas de conciliación, contará con opciones para ayudarte como el teletrabajo. No te compares con tus compañeros y busca tu propio bienestar haciendo uso de ellas.
  • Cuídate. Tu descanso y, especialmente, tu sueño es fundamental. Cuando dormimos nuestro cerebro se repara y es capaz de afrontar los retos del nuevo día. Conviértelo en una prioridad (siempre que puedas).
  • Disfruta. De todo lo que hagas. De escribir un mail, de jugar al parchís con tus hijos, de ese atasco, de una conversación. ¿Cómo? El truco es mirar la parte positiva de las cosas. Por ejemplo, si pillas un atasco, te regalas un rato de buena música. Cuando las cosas son inevitables, busca su lado bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico