Categoria:

Estados Unidos impone nuevos impuestos a los autos eléctricos de China

Autor: Aarian Marshall

Pero incluso con más tiempo, el futuro será complicado. Los fabricantes y proveedores de automóviles que venden en Estados Unidos tendrán que averiguar cómo mantenerse a flote aunque sigan invirtiendo miles de millones en el desarrollo de vehículos eléctricos y baterías. Y aunque las ventas de VE en el país están aumentando, su crecimiento se ha desacelerado.

Mientras tanto, otra influyente política estadounidense, la Ley de Reducción de la Inflación (Inflation Reduction Act), destina miles de millones a crear cadenas de suministro nacionales para vehículos eléctricos y otras fuentes de energía renovables. Pero esos esfuerzos quizá lleven años.

“La administración está intentando caminar sobre una línea”, dice Susan Helper, profesora de economía de la Universidad Case Western Reserve, que trabajó en la política de vehículos eléctricos en la administración Biden. “Un objetivo es una industria automovilística fuerte, con buenos empleos y métodos de producción limpios, y el otro es una acción rápida contra el cambio climático. A largo plazo, son coherentes entre sí. A corto plazo, hay conflicto”.

Un ejemplo de la compleja naturaleza del problema que se avecina: justo la semana pasada, el gobierno de Biden manifestó que permitiría a los compradores de automóviles obtener hasta 7,500 dólares en créditos fiscales para vehículos eléctricos aunque contuvieran grafito extraído o procesado en China hasta 2026. La decisión, una inversión de la política que amplía en dos años el plazo para que los fabricantes de automóviles eliminen el grafito chino, fue una concesión a la insistencia de los productores estadounidenses en que no podían cumplir los agresivos plazos de la política original.

Pero, como resultado, la política de Estados Unidos en materia de vehículos eléctricos equivale a “pisar el acelerador y los frenos al mismo tiempo”, comenta Helveston, el investigador. “Hemos dificultado el abastecimiento” de unidades y sus componentes, asegura. Ahora, a menos que algo cambie, los fabricantes mundiales de automóviles que no sean de China tendrían que aprender a elaborar la tecnología por sí mismos.


Autos eléctricos

Los autos eléctricos chinos representaron más de la mitad de las ventas en 2023. Los fabricantes asiáticos han incrementado sus exportaciones y han reforzado su presencia en mercados extranjeros.


Proteccionismo para favorecer los autos eléctricos de EE UU

No está claro si los impuestos servirán de mucho a corto plazo para proteger el negocio de los fabricantes de automóviles estadounidenses en el extranjero, en lugares donde los VE chinos ya han hecho serias incursiones. La Casa Blanca señaló en el anuncio de hoy que las exportaciones chinas de VE crecieron un 70% entre 2022 y 2023. La mayoría de esos vehículos se han destinado a la Unión Europea y a otros países europeos, como Albania, Ucrania y Reino Unido. La Comisión Europea abrió el pasado otoño su propia investigación sobre los subsidios chinos a los vehículos eléctricos.

Pero ni siquiera los fabricantes de automóviles europeos están unificados contra las importaciones chinas. La semana pasada, directivos de BMW y Volkswagen advirtieron de que los aranceles de la Unión Europea podrían ser contraproducentes y obligar a los chinos a tomar represalias. Por cierto, China es el segundo mayor mercado de BMW.

A principios de este año, Ola Källenius, CEO de Mercedes-Benz, argumentó que la Unión Europea debería reducir, y no aumentar, los aranceles contra los vehículos eléctricos chinos para empujar a otros fabricantes a competir, destacando que un mercado abierto tendrá muchas más probabilidades de impulsar a las empresas europeas a mejorar.

Los impuestos no tendrán un impacto inmediato notable en el mercado automovilístico estadounidense, porque China no exporta actualmente muchos vehículos eléctricos a Estados Unidos. Pero algunos modelos concretos, como el sedán eléctrico Seagull y la SUV Sea Lion de BYD, tal vez despierten el interés de los compradores ávidos de VE, que se sentirían atraídos por los precios de venta de 12,000 y 26,000 dólares de estos vehículos, menos de la mitad de los 62,590 dólares que pagaron los consumidores de Estados Unidos por la compra promedio de un modelo eléctrico en marzo.

Y, por supuesto, cualquier protección que ofrezcan a los fabricantes estadounidenses los aranceles nacionales sobre los VE chinos no ayudará a los productores en un mercado global. El año pasado, Ford vendió casi dos millones de vehículos en Estados Unidos, menos de la mitad de sus ventas mundiales.

Artículo publicado originalmente en WIRED. Adaptado por Andrei Osornio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
ee-uu.:-informe-sobre-las-elecciones-2024-—-celag
Política

EE. UU.: informe sobre las elecciones 2024 — CELAG

El próximo 5 de noviembre, EE. UU. celebra elecciones presidenciales. Además, se renuevan 33 senadores (un tercio), la totalidad de la Cámara de Representantes y las gobernaciones de 11 estados. Suscríbete a nuestro Google News para estar al tanto de todas nuestras novedades 22 mayo, 2024 El próximo 5 de noviembre, EE. UU. celebra elecciones

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico