Alquimia Med Spa
Abogado Alexander Cross
Imperial Travel
Elías Travel
Dr. Francisco García
David Huete
Jorge Brignole
Sonrisas Bright Dental
Latch Quiroprácticos
Dr. Francisco Barba
Dr. Alberto Chaparro
Araujo’s Restaurant
Gonzales Dental Care
City Toyota
Daly City Dental Center
Pathway Insurance Agency
Los Yaquis Restaurant
Abogado James Millar
Abogado Wilson Purves
Desarrollo Virtual
Ayuda Financial
World Wide Credit Experts
Kisla Gonzales
La Gallinita Meat Market
FINHABITS
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

“Este podría ser yo, voy preparado pero si en el Maratón de Valencia me da un pajarón al final, no me metáis mucha caña en redes sociales”

Autor: ddt2

Julio, un corredor popular finisher en varios maratones, ha compartid en su blog una interesante reflexión en su blog sobre las dramáticas imágenes de un atleta aficionado casi desmayado y ayudado en el pasado Medio Maratón de Valencia. Esta habitual de medios maratones y maratones expone su caso particular en el último Maratón de Valencia en el que vivió un episodio agónico y pide a la comunidad de runners populares que no sean tan radicales a la hora de criticar porque “le puede pasar a cualquiera”.

Su aertículo es muy interesante:

Podría ser yo

“Llevo pensándolo una semana. El lunes pasado me lo comentaban en ese típico rodaje que haces después de una carrera. La gente llegaba mal. Alguna imagen difícil entrando en meta.

No le di más importancia, para mi el domingo del Medio Maratón fue un día complicado. Muchísima gente que no cumplió con su objetivo. Un mensaje de Jose Garay diciendo que es tiempo de recapacitar, que si te sale mal no tiene que salir mal la maratón y viceversa. Todo me parecía lógico. Un día de temperatura alta, un día con una humedad relativa cercana al 90%. Lluvia en el mismo momento de la salida.

[Img #54626]

Llevo 3 semanas untándome de vaselina las piernas, los pezones y los sobacos para evitar rozaduras derivado de lo que estoy sudando. Llevo una ampolla en un dedo que no me quito desde verano porque termino totalmente empapado. ¡Claro que era día de petar!

Pero claro, la imagen es viral. Un corredor agonizando, recogido por personal sanitario y otro corredor, acompañado del brazo a meta. La cruza y para el crono. Nadie sabe qué más fue de él (o no he querido averiguarlo). Veo la foto por segunda vez. Detrás aparecen mis amigos. Pienso en el tiempo, 1h23… ¿Cuánta gente pagaría por conseguir ese tiempo?

Y se que podría ser yo

Y hay quien solo ve que los sanitarios le ayudan a cruzar la meta. ¡Demonios, le está llevando a meta! ¿por qué no se lo lleva a una ambulancia? Pues de cajón, porque toda la entrada a meta está acordonada por vallas, no se puede ni entrar ni salir del recorrido por ahí. Porque la ambulancia y los servicios médicos están justo al cruzar la meta, porque es donde no hay público y donde puedes atenderlo. Dejen, por favor, al personal sanitario tranquilo, que está haciendo su trabajo.

¡Pero es que el chico para el cronómetro! ¡Menudo gesto! Pues para mi es un gesto curioso, pero sin más. Un gesto que seguro que planificó 2 o 3 meses antes cuando empezó a preparar esa media. Un momento que lleva pensando desde 1h23 antes cuando lo pone en marcha en la salida. Un gesto que viene proyectando kilómetro a kilómetro, no solo durante la carrera, sino durante semanas de entrenamientos. Un gesto, seguro, que no reflexivo, sino totalmente automático. Aún cogido de los sanitarios, con la mirada perdida, arco de meta, seguro que borroso… Click.

Es que no vale la pena, que somos populares. Pues mire, tienen razón pero a veces si y a veces no. Hay que entrenar, hay que ir a las carreras preparado. Totalmente de acuerdo. Pero es lógico que nos esforcemos, que pongamos la carne en el asador después de meses de trabajo, después de decir NO a muchos cubatas, almuerzos, cenas e incluso festivales.

Me contaba hace poco una ex atleta profesional que aprendió a desmayarse detrás de las cámaras porque llegaba al límite en las carreras y así su madre no sufría al verla en televisión. Se jugaba su empleo. Punto. Nosotros solo nos jugamos nuestra honrilla. Está clarísimo que no somos profesionales, pero ¿Dónde debemos ponernos el límite cada uno? Pues entiendo que intentando rendir al máximo según nuestras capacidades y nuestros planes y nuestra salud.

 Y si, pude ser yo…

En su día conté mi entrada de meta el año pasado en la maratón. Quizá la diferencia con el chico de marras fue que primero paré el crono y luego dejé de saber dónde estaba… aunque realmente ya no sabía donde estaba un buen rato antes. ¿tenía que haber parado antes? Pues sinceramente, no lo sé. El caso es que sabía lo que hacía, iba entrenado y tenía claro que iba a ser un sacrificio en un momento dado de carrera.

Abajo os dejo el video, por si no os lo creeis… se me ve hasta en la vista aérea.

En fin, que podré ser yo. 

En próximo 04/12 saldré a darlo todo al maratón de Valencia. Os aseguro que he hecho lo posible para evitar “pajarones” como el del año pasado, cuidando, si cabe más, mi preparación y mi alimentación. Así que si vuelvo a llegar pajarito (o Pajarón perdido) no me metáis mucha caña en las RRSS porque lo haré de forma consciente, al menos al principio. Y espero que no pase nada, que para algo me hago pruebas médicas, tengo entrenadora y pago un seguro….

O también podrías ser tú.

Fuente: Persiguiendonuncajamas.blogspot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico