Sonrisas Bright Dental
Abogado James Millar
Elías Travel
Kisla Gonzales
Gonzales Dental Care
Los Yaquis Restaurant
Dr. Francisco García
Alquimia Med Spa
World Wide Credit Experts
Desarrollo Virtual
Daly City Dental Center
Dr. Alberto Chaparro
La Gallinita Meat Market
Abogado Wilson Purves
Araujo’s Restaurant
Latch Quiroprácticos
Pathway Insurance Agency
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Imperial Travel
Ayuda Financial
David Huete
City Toyota
Dr. Francisco Barba
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Evangélicos, una fuerza creciente en las cárceles argentinas

Autor: Por GERMAN DE LOS SANTOS y RODRIGO ABD

ROSARIO, Argentina — 

El fuerte ruido que hace al abrir una puerta de hierro avisa la salida de Jorge Anguilante del penal de Piñero todos los sábados. Se dirige a casa durante 24 horas para ministrar en una pequeña iglesia evangélica que comenzó en un garaje en la ciudad más violenta de Argentina.

Antes de atravesar la puerta, los guardias le quitan las esposas a “Tachuela”, como se le conocía en el mundo criminal. En silencio, miran al asesino a sueldo convertido en pastor que los saluda con una sola palabra: “Bendiciones”.

El hombre corpulento de 1,85 metros cuyos tatuajes son vestigios de otra época de su vida, cuando dice que solía matar, debe regresar a las 8 a.m. a un pabellón de la prisión conocido por los reclusos como “la iglesia”.

Su historia, de un asesino convicto que abraza una fe evangélica tras las rejas, es común en los calabozos de la provincia argentina de Santa Fe y su ciudad capital, Rosario. Muchos aquí comenzaron a vender drogas cuando eran adolescentes y quedaron atrapados en una espiral de violencia que llevó a algunos a sus tumbas y a otros a cárceles superpobladas divididas entre dos fuerzas: los evangélicos y los narcotraficantes.

Durante los últimos 20 años, las autoridades penitenciarias argentinas han alentado, de una forma u otra, la creación de unidades efectivamente dirigidas por reclusos evangélicos, otorgándoles a veces algunos privilegios especiales adicionales, como más tiempo al aire libre.

Los pabellones son muy parecidos a los del resto de la prisión: limpios y pintados en colores pastel, azul claro o verde. Tienen cocinas, televisores y equipos de audio, aquí utilizados para los servicios de oración.

Pero son más seguros y tranquilos que las unidades regulares.

Violar las reglas que prohíben las peleas, fumar, consumir alcohol o drogas puede hacer que un recluso sea devuelto a la prisión normal.

“Llevamos la paz a las cárceles. Nunca hubo disturbios dentro de los pabellones evangélicos. Y eso es mejor para las autoridades”, dijo el reverendo David Sensini de la iglesia Redil de Cristo, una de las iglesias pentecostales más grandes de Rosario.

El acceso está controlado tanto por los funcionarios de la prisión como por los líderes de los pabellones que funcionan como pastores y que desconfían de los intentos de las pandillas de infiltrarse.

Eric Gallardo, uno de los líderes del penal de Piñero, dice que deben mantener un control permanente sobre quién ingresa.

___

Rosario es un importante puerto agrícola, el lugar donde nació el revolucionario Ernesto “Che” Guevara y fábrica de futbolistas talentosos, incluido Lionel Messi. Pero la ciudad de unos 1,3 millones de habitantes también tiene altos niveles de pobreza y delincuencia. La violencia entre pandillas que buscan controlar el territorio y los mercados de drogas ha ayudado a llenar sus cárceles.

“El 80% de los crímenes en Rosario son ejecutados por sicarios jóvenes que prestan servicios a las bandas narco, cuyos jefes están presos y mantienen el dominio del negocio criminal desde las cárceles”, advierte el fiscal de la Unidad de Crimen Organizado en la provincia de Santa Fe, Matías Edery.

Anguilante promete que su oficio de matar quedó atrás, que la “palabra” de Dios lo hizo “un hombre nuevo”. Fue condenado en 2014 a 12 años de prisión por asesinar a Jesús Trigo de 24 años de un disparo en la cara. El rostro de la víctima aparece en las noches, confiesa. Lo tortura. Trata de ahuyentarlo con plegarias en su pequeña y húmeda celda en el penal de Piñero.

En 2014, fue condenado a 12 años de prisión por matar a Jesús Trigo, de 24 años, a quien disparó en la cara. Anguillante dice que ese rostro lo persigue por la noche, y trata de ahuyentar el recuerdo rezando en su pequeña celda de la prisión.

___

Un 40% de los aproximadamente 6.900 reclusos de la provincia de Santa Fe viven en pabellones evangélicos, calcula Walter Gálvez, subsecretario de Asuntos Penitenciarios, quien también es pentecostal.

El avance de esta religión en Argentina se dio, como en la mayoría de los países de América latina, en los sectores “más vulnerables, entre ellos los presidiarios”, considera la investigadora Verónica Giménez del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

En el país de origen del papa Francisco, la Iglesia Católica Romana sigue siendo la religión dominante. Pero una encuesta del CONICET encontró que el porcentaje de católicos argentinos cayó del 76,5% al 62,9% entre 2008 y 2019, mientras que la proporción de evangélicos creció del 9% al 15,3%.

“Ese aumento de fieles se dio aún más en las cárceles”, advierte Gálvez.

La investigadora Giménez dice que eso se repite en otras partes de América Latina, como en Brasil, donde la enorme Iglesia Universal del Reino de Dios tiene 14.000 personas trabajando con presos.

El crecimiento es notable en un país donde los católicos tenían casi el monopolio de las capillas de las prisiones hasta hace algunas décadas.

____

La cobertura religiosa de The Associated Press recibe el apoyo de la Lilly Endowment a través de The Conversation U.S. La AP es la única responsable de este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 694:
Usuarios – 0
Invitados – 376
Robots – 318

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico