Sonrisas Bright Dental
Dr. Francisco García
World Wide Credit Experts
Abogado Alexander Cross
Latch Quiroprácticos
Araujo’s Restaurant
Dr. Francisco Barba
Abogado Wilson Purves
Jorge Brignole
Ayuda Financial
FINHABITS
Abogado James Millar
Dr. Alberto Chaparro
Imperial Travel
Daly City Dental Center
Pathway Insurance Agency
Gonzales Dental Care
Desarrollo Virtual
La Gallinita Meat Market
Kisla Gonzales
Alquimia Med Spa
Elías Travel
David Huete
Los Yaquis Restaurant
City Toyota
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Gira de Biden por Medio Oriente. Pocos resultados palpables

Autor: Prensa Latina

Connecticut, Estados Unidos (Prensa Latina) Una de las más palpables contradicciones entre las promesas de campaña electoral de Joe. Biden y la realidad ha sido en diversos temas de política exterior.

José R. Oro

Colaborador de Prensa Latina

En el caso de Cuba ha sido timorato, limitado y falaz. En el caso de Arabia Saudita ha traicionado sus promesas de convertirlo en un estado “paria” y fue a visitar a quien señaló como el asesino de Jamal Kashoggi, quien ha permitido u ordenado las más crueles ejecuciones (sobre todo decapitación, pero también crucifixión, lapidación, etc.) a escala mayorista. A veces no queda claro quién es el títere y quien el titiritero.

En Arabia Saudita, la ley antiterrorista adoptada en 2017 define como ‘terrorista” a cualquiera “que perturbe el orden público”, “sacuda la seguridad de la comunidad y la estabilidad del estado” o “ponga la unidad nacional en peligro.” La ley establece esencialmente la pena de muerte para cualquiera que se atreva a criticar a la monarquía o a su gobernante de facto, el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Las cifras de ejecuciones extrajudiciales no se conocen con exactitud, pero de acuerdo con trascendidos incluyen mujeres (principalmente extranjeras casadas con ciudadanos saudíes) por el delito de “infidelidad”.

Existe un enfrentamiento a muerte entre la reacción monárquica wahabita (secta sunita ultraconservadora de pensamiento medieval) de Arabia Saudita y las posiciones progresistas principalmente de la población chiita (o de grupos islámicos afines con ellos) en países como Irán, Siria y Yemen, de pensamiento largamente republicano.

El presidente Biden saludó al príncipe heredero Mohammed bin Salman chocando puños (en vez de darse la mano) el viernes cuando llegó a Arabia Saudita con una controvertida agenda, que incluye desde la producción de petróleo, la formación de una alianza para agredir a Irán, la guerra en Yemen, la venta de miles de millones de dólares más en armas y tecnología militar de punta, y diz que los derechos humanos (pero esto último no debe tomarse muy en serio, como veremos más adelante). Fue recibido por un pequeño grupo de funcionarios saudíes, incluyendo al príncipe Khalid bin Faisal bil Al Saud, gobernador de la región de La Meca, y a la princesa Reema bint Bandar, embajadora en EE UU.

A diferencia de la elaborada y efusiva ceremonia de bienvenida cuando llegó a Israel, Biden solo estuvo en la pista del Aeropuerto Internacional Rey Abdulaziz durante un minuto antes de ingresar a la limusina presidencial y partir en dirección al Palacio Real de Al Salam para una reunión bilateral con el endeble rey saudita Salman y su hijo, el príncipe heredero conocido como MBS, quien es el verdadero monarca. La televisión saudí lo mostró chocando el puño con el príncipe heredero antes de esa reunión.

Durante mucho tiempo, Biden dijo que no se reuniría con el príncipe heredero, incluso en junio pasado, cuando afirmó rotundamente: «No me reuniré con MBS», y describió la visita como no a Arabia Saudita, sino al Oriente Medio de manera más amplia.

La reunión en sí es una victoria para Mohammed bin Salman, quien está tratando de reparar su imagen y atraer inversiones occidentales en el reino para depender menos de las ventas de petróleo, ya que prometió elevar la producción hasta 13 millones de barriles diarios, un límite que los especialistas consideran arriesgado. También es probable que le pida a Estados Unidos que reanude algunas ventas de armas que Biden ha suspendido debido a la guerra de Yemen.

La presión política de los sectores conservadores del Partido Demócrata (y de la casi totalidad de los políticos republicanos) sobre el presidente para que se comprometa con los saudíes ha aumentado en los últimos meses, a pesar de su repetida promesa de aislar a ese país.

El conflicto en torno a Ucrania ha provocado que el precio de la gasolina se dispare aún más, un problema que ha dañado los índices de aprobación de Biden y amenaza con intensificar los vientos en contra que enfrenta su partido ante las elecciones de medio término en noviembre.

Ahora el mandatario ayudará a rehabilitar “la reputación” de un país que aplastó y asesinó a la disidencia interna y mató a cientos de miles de civiles en Yemen. Cosas veredes, Mío Cid.

Reunión del Consejo de Cooperación del Golfo + Egipto, Jordania e Irak

Este fue quizás el momento más relevante de la gira de Biden, quien al hablar en una cumbre de líderes árabes, dijo el sábado que Estados Unidos “no se alejará” del Medio Oriente mientras trata de garantizar la estabilidad en un rincón volátil del mundo e impulsar la economía mundial y el flujo de petróleo para revertir el aumento de los precios del gas.

Sus comentarios, pronunciados en el Consejo de Cooperación del Golfo en la etapa final de una gira de cuatro días por Medio Oriente, se produjeron en medio de preocupaciones sobre las ambiciones nucleares de Irán y el apoyo a los militantes en la región.

“No nos alejaremos y dejaremos un vacío para que lo llenen China, Rusia o Irán”, dijo Biden. “Buscaremos aprovechar este momento con un liderazgo estadounidense activo y de principios”.

Aunque las fuerzas estadounidenses continúan “enfrentando” a los así llamados terroristas en la región y permanecen desplegadas en bases por todo el Medio Oriente, Biden sugirió que estaba “pasando página” después de las invasiones de los Estados Unidos a Iraq y Afganistán.

«Hoy me enorgullece poder decir que la era de las guerras terrestres en la región, guerras que involucraron a un gran número de fuerzas estadounidenses, no está en marcha», expreso Biden, sin especificar que esas guerras causaron en total millones de muertes, incluyendo muchos miles de soldados estadounidenses, e inmensa destrucción material, sin cumplir con sus objetivos.

El Talibán y otros grupos semejantes, campean por sus respetos, y tienen intimidados a decenas de millones de personas, que vieron irse a las tropas de las coaliciones dirigidas por los Estados Unidos, dejándolos “colgados de la brocha”.

El gobernante de facto de Arabia Saudita, conocido en EEUU. por sus iniciales MBS, convocó la cumbre, que le dio la oportunidad de mostrar el papel de peso pesado de su país en la región.

También insinuó que el reino podría extraer más petróleo del que produce actualmente, algo que Biden espera ver cuando expire un acuerdo de producción existente entre los países miembros de la OPEP+ en septiembre. La cifra que se maneja es de 13 millones de barriles diarios, el máximo posible de manera sostenida.

Antes de la apertura de la cumbre, Biden se reunió individualmente con los líderes de Iraq, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, con algunos de los cuales nunca se había sentado desde que asumió el cargo.

Hasta ahora, ninguno de los países representados en la cumbre se ha movido al unísono con EE UU. para sancionar a Rusia, una prioridad clave de política exterior para J. Biden. En todo caso, los EAU se han convertido en una especie de paraíso financiero para los multimillonarios rusos y Egipto permanece abierto a los turistas del gigante eslavo.

La agencia de noticias Al Arabiya, de propiedad saudí, informó que el príncipe Mohammed respondió a la mención de Kashoggi por parte de Biden diciendo que los intentos de imponer un conjunto de valores pueden resultar contraproducentes, dijo que Estados Unidos había cometido “errores” en la prisión de Abu Ghraib en Iraq, donde los detenidos eran torturados, y lo presionó por el asesinato de la periodista estadounidense- palestina Shireen Abu Akleh durante una reciente redada israelí en la ciudad cisjordana de Jenin.

En otras palabras, los asesinos, con toda lógica, no reconocen el derecho de otros asesinos a criticarlos.

Hay marcadas divisiones sobre política exterior entre los nueve jefes de estado de Medio Oriente que asistieron al Consejo de Cooperación del Golfo + 3.

Por ejemplo, Arabia Saudita, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos están tratando de aislar y presionar a Irán sobre su alcance regional y sus representantes. Omán y Qatar, por otro lado, tienen sólidos lazos diplomáticos con Irán y han actuado como intermediarios en las conversaciones entre Washington y Teherán, tratando de revivir el Acuerdo Nuclear que es una de las bases de la paz en el área.

Qatar organizó recientemente conversaciones entre funcionarios estadounidenses e iraníes mientras intenta revivir el acuerdo nuclear de Irán, país que no solo comparte pacíficamente un enorme campo de gas submarino con Qatar en el Golfo Pérsico, sino que se apresuró a ayudarlo cuando Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto cortaron lazos y le impusieron un embargo de años que terminó poco antes de que Biden asumiera su cargo.

Acciones y frustraciones

Las acciones del presidente estadounidense han frustrado a algunos de los líderes más reaccionarios. Si bien Washington ha desempeñado un papel en alentar un alto el fuego de tres meses en Yemen, su decisión de revertir una medida de la era Trump que había incluido a los rebeldes hutíes de Yemen como un grupo terrorista ha indignado a los líderes emiratíes y saudíes, que no aceptan de ninguna manera a chiitas republicanos, anti– monárquicos, en lo que consideran un acto de blasfemia y lesa majestad.

En realidad nada de ello importa mucho a Biden, quien solo necesita que, en el marco del conflicto en Ucrania, la región esté “tranquila y controlada” y que produzca más petróleo y gas, para evitar una explosión de precios.

Defender a Israel y formar una pandilla contra Irán, sin mencionar el tener las manos libres junto a Israel para demorar o impedir una victoria del gobierno legítimo de Siria en la cruel y prolongada guerra que ya ha traído incontables víctimas y la destrucción de ese país. Uno de los temas más importantes de la región y que fue apenas mencionado, de la forma más cínica e irresponsable.

Pero no todos los políticos estadunidenses se prestan a las farsas. El senador demócrata Bernie Sanders criticó al presidente estadounidense por viajar a Arabia Saudí y reunirse con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, al que Estados Unidos acusa del asesinato del periodista Jamal Kashoggi en 2018. «El líder de ese país está involucrado en el asesinato de un periodista del The Washington Post. No creo que ese Gobierno deba ser premiado con la visita del presidente de Estados Unidos», dijo Sanders en una entrevista con la cadena ABC.

El senador, del ala más progresista de los demócratas, opinó además que la forma de resolver la crisis petrolera generada por el conflicto en torno a Ucrania, no es viajando a Arabia Saudí, sino presionando a las empresas que venden la gasolina. «Tenemos que decirles a las compañías petroleras que dejen de estafar al pueblo estadounidense. Si no lo hacen, les impondremos impuestos sobre sus ganancias extraordinarias».

Sanders, quien se enfrentó a Biden por la candidatura demócrata de las presidenciales de 2020, afirmó que si fuera presidente no mantendría una relación cercana con Arabia Saudí, porque su Gobierno «aplasta la democracia, trata a las mujeres como ciudadanas de tercera clase y asesina y encarcela a los opositores». «Si creemos en los derechos humanos y la democracia, no debemos mantener una relación cercana con una dictadura como esta», reivindicó.

Ese es un aspecto que Joe Biden no entiende. Estados Unidos, cada día más, tiene personas que no se dejan dar gato por liebre, y esta visita a Arabia Saudita fue un ejemplo de ello.

rmh/jro

(Fin de la segunda parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico