previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Hidroxicloroquina: La droga política

Autor: lagranepoca

Opinión

Hay una convención de larga data que se aplica al uso de todas las drogas médicas: se aconseja a toda persona que considere la posibilidad de utilizar una droga con fines curativos o profilácticos que consulte a su médico sobre su posible uso.

Se supone que el médico está al día en los tratamientos actuales y en las drogas medicinales efectivas. El médico también está familiarizado con la condición física de su cliente. Todos los anuncios de drogas terminan con el consejo de que una persona que esté considerando el uso de la droga anunciada debe consultar con su médico sobre su posible uso.

En ninguna época había ocurrido que los políticos, los principales medios de comunicación o los instrumentos de las redes sociales hayan intentado interferir en esa relación de importancia vital entre el médico y el paciente y el uso de los medicamentos que se prescriben.

Eso es hasta ahora, y ese medicamento es la hidroxicloroquina.

Recientemente, un grupo de médicos publicó un vídeo de una conferencia de prensa que precedió a su cumbre en la que se discutió el posible uso de la hidroxicloroquina, tanto como profiláctico como para el tratamiento (en combinación con el zinc) de COVID-19.

Algunos de los médicos hablaron. Ellos creían que la hidroxicloroquina era eficaz en ambos casos, tanto como profiláctico para prevenir la infección, como para tratamiento de las personas que se habían infectado. La médica principal, Simone Gold, explicó que este grupo de médicos se había reunido únicamente con el propósito de informar mejor a los estadounidenses que estaban atrapados en lo que ella llamó “una telaraña de miedo”.

En el vídeo se destacó el hecho de que muchos médicos han sido silenciados por abogar por el uso de la hidroxicloroquina.

Algunos de los médicos que aparecen en el vídeo son muy conocidos en la comunidad médica. El Dr. Dan Erickson es famoso por abogar contra los cierres. Promueve hace mucho tiempo el “modelo sueco”, es decir, permitir que la gente tome sus propias decisiones de distanciamiento social en lugar de ordenarlas por decreto gubernamental, y permitir que los dueños de negocios y los trabajadores tomen decisiones individuales, en lugar del drástico modelo de cierre total del gobierno.

El Dr. Jeffrey Barke, quien habló en la cumbre pero no en la conferencia de prensa, también es muy reconocido. Es uno de los médicos en ejercicio que ha hablado de las muertes y otros efectos dañinos de los cierres, así como su creencia de larga data de que la hidroxicloroquina es un tratamiento efectivo para COVID-19.

Los médicos también hablaron del uso de la hidroxicloroquina en otros países. En algunos países, como Indonesia e Irán, y en África subsahariana y América Latina, se puede comprar la droga sin receta. Se desconoce cuántas personas han tomado la droga en todo el mundo, pero el número es grande.

Lea Tambien:  China podría empezar a vacunar a la población en noviembre

Los médicos explicaron acerca de la dosis y sobre el hecho que la hidroxicloroquina (y su casi idéntico predecesor, la cloroquina) existen desde hace 65 años y está disponible en la mayoría de los países como un medicamento seguro de venta libre.

Según los doctores, todos los países que han utilizado la hidroxicloroquina, tanto como profiláctico como para el tratamiento de COVID-19 en sus primeras etapas, tienen tasas de mortalidad inferiores a las de Europa y Estados Unidos, donde se desalienta el uso de la droga por razones principalmente políticas.

La principal portavoz de los médicos, una doctora que se formó en Nigeria, utilizó la palabra “cura” al describir la droga. Ninguno de los demás médicos que hablaron en la conferencia de prensa utilizó esa palabra, pero al escuchar a todos los médicos quedó bastante claro que describían la droga como un tratamiento que “mejoraría el resultado” y no algo que proporcionaría una “cura” instantánea.

Ellos explicaron que la hidroxicloroquina, en combinación con el zinc y a veces con otros medicamentos, interrumpiría la progresión de la enfermedad e impediría que dañara fatalmente los pulmones. Luego Facebook consideró el uso de la palabra “cura” como excusa para quitar un video proporcionado por el grupo de doctores, algunos de los cuales son bastante prominentes en sus campos.

También los principales medios de comunicación atacaron a fondo. La misma doctora que usó la palabra “cura” aparentemente tiene algunos puntos de vista religiosos o semi-religiosos, completamente ajenos a COVID-19. En particular CNN aprovechó esas creencias para desacreditar a todos los distinguidos médicos y presentar la consideración de la hidroxicloroquina como algo completamente imprudente, poco científico y peligroso, a pesar de que los médicos señalaron estudios y relatos anecdóticos de que era un tratamiento eficaz.

¿Qué está pasando aquí? ¿Qué es lo que hizo este grupo de distinguidos y bien intencionados médicos para merecer este tipo de trato irrespetuoso de periodistas y multimillonarios de alta tecnología? ¿Por qué los expertos políticos y Facebook querrían interferir en lo que debería ser una decisión tomada por una persona en su consulta con su médico? ¿Por qué querrían impedir que los médicos calificados den opiniones directamente dentro de sus áreas de especialización?

La respuesta es absolutamente clara: el presidente Donald Trump.

Desde que el presidente Trump dio su opinión personal de que la hidroxicloroquina parecía prometedora como profiláctico y tratamiento para COVID-19, los medios de comunicación han sido implacables en su campaña para desacreditar cualquier insinuación de que podría ser útil.

Trump dijo lo siguiente: la droga es barata, segura y podría funcionar, y preguntó: “¿Qué tiene usted que perder?” Más tarde reveló que la había tomado él mismo sin efectos secundarios.

También ese es probablemente el mismo análisis básico que usan los médicos que prescriben medicamentos. Puede que funcione, puede que no. Si no funciona, la persona no está peor, excepto por los pocos dólares que cuesta. Si funciona, podría salvar su vida.

Lea Tambien:  Coronavirus en España: rebrotes, casos y muertes | Confinamiento en Madrid y últimas noticias hoy

Pero después que Trump habló de los posibles beneficios de la hidroxicloroquina, la reacción de los medios de comunicación y las consecuencias políticas fueron casi desquiciantes. Quedó claro que esta droga iba a recibir un tratamiento mediático como ninguna otra droga en la historia. En particular CNN hizo lo que solo puede describirse como una campaña total para desacreditar cualquier posible uso de la droga.

Algunos estados prohibieron a los farmacéuticos honrar las prescripciones de los médicos para la droga. Esto fue una interferencia sin precedentes en la vital relación médico-paciente. Efectivamente, convirtió al farmacéutico en superior del médico.

No intentaré revisar los estudios que se han hecho hasta la fecha sobre la eficacia de la hidroxicloroquina. Basta decir que algunos indican que la droga tiene un efecto positivo en la enfermedad, mientras que otros dicen que no tiene ningún efecto. Obviamente, se requerirán estudios a largo plazo, doble ciego y revisados por pares para dar la última palabra sobre la cuestión. En este punto simplemente no se sabe definitivamente si la droga funciona o no.

El punto es que algunos médicos creen que se pueden salvar vidas usando la droga ahora. Esos estudios de “estándar de excelencia” a largo plazo en los que insisten los críticos son solo eso, a largo plazo. Llevarán años. Mientras tanto, un gran número de vidas podrían salvarse usando la droga. Los médicos deberían tener el derecho ilimitado de prescribir hidroxicloroquina en los casos en que crean que puede salvar vidas.

Insistir en pruebas de “estándar de excelencia” para las pruebas de hidroxicloroquina que llevarán años no tiene sentido cuando la necesidad es urgente. Hay que preguntarse por qué otros medicamentos prometedores, como la dexametasona, que no han sido objeto de esas pruebas “estándar de excelencia” para el tratamiento de COVID-19, se utiliza regularmente, mientras que la hidroxicloroquina, que es mucho más segura y barata, se mantiene alejada del público de manera arbitraria.

Cuando se disponga de vacunas, ¿podría algún funcionario de salud pública sugerir que las vacunas experimentales se mantengan alejadas del público hasta que se realicen estudios de un año de duración? La respuesta es claramente “No”. Ya se ha anunciado que las vacunas se pondrán a disposición del público tan pronto como se puedan producir en cantidad. El hecho es que la hidroxicloroquina se considera la “droga de Trump”. Como resultado, se le ha aplicado una norma totalmente diferente y poco razonable.

La hidroxicloroquina se ha convertido en la primera droga política del mundo. Los que odian a Trump odian la droga y no quieren verla funcionar. Es tan simple como eso. El hecho de que esto es una locura —que se salvarían vidas si funciona— parece no hacer ninguna diferencia para estos fanáticos.

Lea Tambien:  Suben casos covid en 21 estados, mientras advierten aumento en otoño

Pero independientemente de las opiniones políticas de cada uno, es responsable que todos los tratamientos prometedores sean explorados en su totalidad. Entonces debería ser inaceptable que las opiniones de los médicos de primera línea cualificados sean censuradas por motivos políticos. Los médicos deben ser libres de expresar sus opiniones sobre la hidroxicloroquina abiertamente, como tienen derecho a hacer los colegas que no están de acuerdo con ellos. Sus puntos de vista no deben ser sofocados por los políticos, los medios de comunicación sesgados o los ejecutivos de Facebook o Google. Los ciudadanos pueden entonces tomar sus propias decisiones, en consulta con sus médicos, después de considerar toda la información.

El tema de la hidroxicloroquina tendrá una respuesta definitiva en algún momento. Si resulta que la droga no funciona, algunas personas que abogaron por su uso se sentirán avergonzadas y las personas que la usaron habrán desperdiciado los pocos dólares que costó.

Por otro lado, si resulta que sí funciona, y que decenas de miles de vidas se perdieron simplemente porque los políticos egoístas y los medios de comunicación sesgados no quisieron que Donald Trump tuviera la satisfacción de decir “te lo dije”, se habrá cometido una injusticia de proporciones épicas. Miles de personas habrán muerto por razones de política mezquina.

Mientras dure la amenaza de COVID-19, me aseguro personalmente de tomar las dosis recomendadas de zinc y vitamina D, porque hay algunas pruebas de que ambas podrían tener algunas propiedades protectoras para prevenir la infección del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

También estoy cuestionando a mi médico sobre el posible uso de la hidroxicloroquina como profiláctico. Me aseguraré de que mi médico esté al día con los últimos estudios sobre la hidroxicloroquina y luego tomaré una decisión sobre su uso. Si me infecto con el virus del PCCh, pienso preguntar a mi médico sobre el uso de la hidroxicloroquina en combinación con el zinc, la azitromicina y posiblemente otros medicamentos.

En tanto quiero tener acceso a la mejor evidencia médica y científica disponible. Eso incluye toda la información presentada por cualquier médico calificado que yo quiera escuchar, sin censura de Google o Facebook, políticos prejuiciados o expertos de la CNN.

Todo el mundo debería exigir ese derecho.

Brian Giesbrecht es un juez retirado y un miembro senior del Centro Fronterizo de Políticas Públicas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Impactos: 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitors online – 146:
users – 0
guests – 85
bots – 61
The maximum number of visits was – 2020-09-03:
all visitors – 18406:
users – 33
guests – 14065
bots – 4308
browser – IE 6.0

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico