Categoria:

Hunter Biden enfrenta juicio desde este lunes por posesión de armas: te explicamos

Autor: Univision

El hijo del presidente Joe Biden llegó a estar ante una corte federal preparado para declararse culpable de delitos fiscales menores. El acuerdo entre Hunter Biden y los fiscales le iba a ahorrar un juicio políticamente explosivo en medio de la campaña de reelección de su padre y así evitar pasar tiempo en prisión. Pero todo se vino abajo.

Ahora Hunter Biden enfrenta un juicio por cargos federales sobre presunta posesión ilegal de un arma de fuego en un caso presentado por el Departamento de Justicia en un momento en que los mundos político y legal de Estados Unidos chocan como nunca antes.

Perseguido durante años por investigaciones, escrutado por su problemática vida personal y vilipendiado por los republicanos, el joven Biden ahora también enfrenta la amenaza de condenas por delitos graves y hasta una sentencia de cárcel.

De qué trata este caso contra Hunter Biden

El juicio que empieza este lunes con la selección del jurado en Delaware no se trata de los negocios de Hunter Biden, que han sido el foco de la investigación federal de años y de la infructuosa investigación de juicio político de los republicanos contra el presidente demócrata. Se trata de un arma que Hunter Biden tuvo durante unos 11 días: una Colt Cobra Special calibre .38.

Los fiscales dicen que la compró ilegalmente en octubre de 2018 porque juró falsamente en un formulario federal que no consumía drogas. Nunca disparó el arma, según sus abogados, y esta terminó tirada en un cubo de basura.

El juicio carecerá de detalles sobre sus asuntos comerciales en el extranjero que los republicanos han aprovechado para tratar de pintar a la familia Biden como corrupta. Pero se espera que presente testimonios profundamente personales y vergonzosos sobre los momentos oscuros en la vida del joven Biden.

Y probablemente proporcionará un nuevo impulso político a los aliados de Donald Trump, que están ansiosos por distraer la atención de los propios problemas legales del virtual candidato presidencial republicano, después de que fuera declarado culpable de 34 delitos graves en su juicio por falsificación de registros para ocultar un soborno a una actriz porno.

A los aliados de Joe Biden les inquieta el precio que el juicio pueda tener para el presidente, quien ha tenido que lidiar con preocupaciones por el bienestar y la sobriedad de su único hijo vivo y que ahora debe observar cómo se reviven en público sus momentos más oscuros. También les preocupa que el juicio pueda convertirse en una distracción mientras el presidente intenta hacer campaña en un moento de cifras anémicas en las encuestas. También tiene previsto prepararse en Wilmington para un debate con Trump el 27 de junio mientras el juicio se desarrolla cerca de allí.

El acuerdo que se vino abajo

Hubo un momento en que pareció que Hunter Biden iba a evitar por completo el procesamiento en el caso de la posesión ilegal de un arma.

El acuerdo se anunció en junio del año pasado. Casi tres años antes, Hunter Biden había confirmado la investigación federal sobre sus asuntos fiscales en diciembre de 2020, poco después de la elección de su padre.

El joven Biden se habría declarado culpable de delitos fiscales menores y los fiscales habrían recomendado dos años de libertad condicional. También hubo un ‘programa de desviación previo al juicio’ que le habría permitido escapar del procesamiento por un delito grave de posesión de armas, siempre y cuando no se hubiera metido en problemas durante dos años.

Pero la audiencia de declaración de culpabilidad se deshizo rápidamente.

La jueza de distrito estadounidense Maryellen Noreika, nominada para el cargo por Trump, interrogó a ambas partes sobre sus preocupaciones sobre el acuerdo. A ella le parecía inusual y requería que ella participara en el caso de una manera que la mayoría de los jueces federales no lo hacen. Los abogados se reunieron, tratando de salvar el trato. En un momento se los escuchó gritarse el uno al otro.

“Bueno, ¡simplemente lo romperemos!”, gritó Chris Clark, el entonces abogado de Biden mientras los ánimos estallaban.

“Entonces, ¿qué hacemos ahora?”, preguntó más tarde la jueza a los abogados.

“No hay acuerdo”, le dijo el fiscal Leo Wise.

Unas semanas más tarde, el fiscal general Merrick Garland nombró fiscal especial a David Weiss, el fiscal federal en Delaware nominado por Trump que dirigía la investigación.

Hunter Biden fue acusado formalmente un mes después de tres cargos de armas. Se castigan con hasta 25 años de prisión, aunque quienes son infractores por primera vez no se acercan al máximo y no está claro si el juez realmente le daría tiempo tras las rejas si fuera declarado culpable.

Tensión en la corte

El resentimiento entre los fiscales y el equipo legal de Hunter Biden es evidente y es probable que se ponga de manifiesto este lunes.

Clark se retiró del caso, diciendo que podría ser llamado a testificar en una posible disputa legal sobre el acuerdo ahora extinto. Otro abogado defensor, Abbe Lowell, acusó a Weiss de ceder ante la presión política para acusar al hijo del presidente después de que Trump y otros republicanos criticaran el “atractivo acuerdo”. La defensa ha señalado que los cargos relacionados con la posesión de armas por parte de consumidores de drogas son raros cuando no están relacionados con un delito más grave.

“El señor Biden no está siendo procesado por ningún pecado que el DOJ (el Departamento de Justicia) crea que ha cometido. Está siendo castigado por los pecados percibidos de su padre: el pecado de oponerse a la elección del señor Trump como presidente”, según documentos judiciales presentados por Lowell, quien también representó a Ivanka Trump y Jared Kushner, la hija y el yerno del expresidente.

Los fiscales dicen que el argumento de Lowell es “ficción diseñada para un guion de Hollywood”.

“Contrariamente a su afirmación, no ha establecido que el fiscal especial, designado por el presidente Biden y su fiscal general y que actúa a su discreción, esté castigando al acusado ‘por los pecados percibidos de su padre’ para capitular ante un expresidente por sus tuits”, respondió el equipo de Weiss.

Weiss ha dicho que las “consideraciones políticas” no influyeron en la investigación. El año pasado dijo a los legisladores a puerta cerrada que nadie en el Departamento de Justicia le impidió presentar cargos o tomar otras medidas necesarias, cuestionando las afirmaciones de dos denunciantes del IRS de que el Departamento interfirió indebidamente en la investigación fiscal.

Un período oscuro en la vida de Hunter Biden

El caso surge de un período en el que, según admitió él mismo, Hunter Biden era adicto al crack.

En sus memorias ‘Beautiful Things’, describió haber sido consumido por las drogas y el alcohol después de que su hermano mayor, Beau, muriera en 2015 a los 46 años de un cáncer cerebral. Los hermanos eran muy unidos, ya que sobrevivieron a un accidente automovilístico cuando eran jóvenes, en el que murieron su madre y su hermanita.

Hunter Biden ha dicho que está sobrio desde 2019. Pero los fiscales tienen la intención de utilizar sus memorias para argumentar que sabía que era adicto a las drogas cuando lo negó en el formulario que toda persona debe completar al comprar un arma. Planean mostrar a los jurados mensajes de texto, videos y fotografías de Hunter Biden fumando crack, así como detalles sobre residuos de cocaína que, según las autoridades, se encontraron en la bolsa que usaba para sostener su arma.

“Soy un mentiroso, un ladrón, un acusador y un consumidor, soy un delirante y un adicto, diferente y por encima de todos los demás adictos que conoces, y he arruinado todas las relaciones que he apreciado”, escribió Hunter Biden en un mensaje de texto semanas después de comprar el arma de fuego, según los fiscales.

Se espera que el jurado escuche el testimonio de su exesposa y otras exparejas románticas, incluida la viuda de Beau, Hallie Biden, con quien Hunter Biden tuvo una relación después de la muerte de su hermano. Hallie Biden encontró el arma en la camioneta de Hunter Biden y la arrojó a la basura. Fue hallada por un hombre que recogía materiales reciclables y se la entregó a la policía.

La defensa ha sugerido que atacará la credibilidad de los empleados de la tienda de armas, señalando que hubo cambios en el formulario de compra de armas después de la venta. Los fiscales dicen que hubo adiciones menores no relacionadas con las partes que completó Hunter Biden. Sus abogados han sugerido que pueden argumentar que Hunter Biden no se veía a sí mismo como un adicto cuando los fiscales dicen que marcó “no” a la pregunta del formulario.

“Los términos ‘consumidor’ o ‘adicto’ no están definidos en el formulario y no se le explicaron”, escribió la defensa en un documento reciente. “Alguien, como el señor Biden, que acababa de completar un programa de rehabilitación de 11 días y vivió con un compañero sobrio después de eso, seguramente podía creer que no era un usuario o adicto en tiempo presente”.

Se espera que el caso dure un par de semanas. También está previsto que sea juzgado en septiembre en California en el caso en el que se le acusa de no pagar al menos 1.4 millones de dólares en impuestos durante cuatro años.

¿Qué busca Hunter Biden con su propuesta de declarar públicamente ante la Cámara Baja? El análisis en Línea de Fuego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico