previous arrow
next arrow
Slider

Izquierda-Derecha, una clasificación obsoleta

Autor: LA NACION
Maximiliano Gregorio-Cernadas

7 de septiembre de 2020  • 10:04

Cuando en vísperas de la Revolución Francesa, los diputados se reunieron en la Sala del Juego de Pelota, los revolucionarios -que abogaban por las celebradas “libertad-igualdad-fraternidad”-, se ubicaron en las tribunas de la izquierda y los monárquicos -conservadores de un gobierno despótico, estamental y opresivo-, a la derecha, inaugurando una de las categorizaciones políticas más longevas de la historia.

Cuando los revolucionarios tomaron el poder e incluso bastante después, ya dominado el caos por Napoleón -celebrado al comienzo como “revolucionario” por muchos europeos conspicuos, incluido Beethoven-, aquella “izquierda” se convirtió en una de las expresiones más crudas de lo opuesto a la “libertad-igualdad-fraternidad”

Pero dicho esquema entrañaba un malentendido congénito: podía ser adecuado hasta que se desató la revolución, pero cuando los revolucionarios tomaron el poder e incluso bastante después, ya dominado el caos por Napoleón -celebrado al comienzo como “revolucionario” por muchos europeos conspicuos, incluido Beethoven-, aquella “izquierda” se convirtió en una de las expresiones más crudas de lo opuesto a la “libertad-igualdad-fraternidad”, simbolizando una paradoja clásica de la mayoría de las revoluciones “liberadoras”. Para ser de “izquierda” no basta con declamarse “revolucionario” en vísperas de la revolución, sino que lo definitivo consiste en la forma concreta en que se ejerce el poder.

Esta confusión ha perdurado hasta nuestros días, no sin dudosas intenciones, pues abundan los regímenes que invocan ser de “izquierda” -término más atractivo y demagógico-, pero se apartan de la “libertad-igualdad-fraternidad” anhelada por sus iniciales seguidores, mientras que otros muchos legítimos admiradores de estos ideales, deben resignarse al apelativo “derecha” con tal de distinguirse de aquellos regímenes que se autodenominan de “izquierda”, pero que implementan el tríptico “dictadura (de un líder, del proletariado, del partido, del Estado, de las Fuerzas Armadas, de una confesión religiosa, etc.)-derechos corporativos (partidarios, militares, gremiales, eclesiales, empresariales, etc.)-discordia y conflicto (‘lucha de clases’ en su modo extremo, ‘grieta’ en su forma light, o ‘vivir peligrosamente’ en su versión ‘pseudo-romántica’)”.

Lea Tambien:  Nueva muestra en París: ¿qué influencia tuvo la música en las obras de Pablo Picasso?

No ingenuamente, los diversos facsismos, ansiosos de enmascarar su conservadurismo, han seducido a lo largo de la historia a sus millones de seguidores con híbridos confusos que “olieran” a izquierda, como “nacional-socialismo”, “república-popular”, “nacional-populismo”, etc. Para superar estos equívocos se abren dos opciones: se restituye su verdadero sentido al díptico “izquierda-derecha” o se lo reemplaza por otro. La primera alternativa podríamos descartarla por ingenua o excesivamente ardua. Una opción sencilla, clara y ajustada, consiste en reemplazar aquel díptico por “liberal-conservador”, como es habitual en los países sajones, menos afectados por las deformaciones derivadas de la Revolución Francesa.

Aquellos que alientan los ideales modernos de “libertad-igualdad-fraternidad” merecen el apelativo de “liberales”, mientras que aquellos que abogan por un régimen más inclinado a ideales pre y post-modernos, como “iliberalismo-derechos diferenciados-discordia”, le cabe la categoría de “conservadores”. En un país como la Argentina, en el que aquella confusión ha calado tan profundo y ha hecho una contribución tan decidida a nuestras frustraciones políticas, al punto de que el régimen prevaleciente en los últimos 90 años ha tendido más hacia el “autoritarismo-corporaciones-grieta”, produciendo disparates como calificar de “izquierda” a líderes militares, facciones violentas, la Iglesia Católica o a las centrales sindicales, quienes reúnen holgados méritos para ser designados sin desmedro “conservadores”, intentar una recategorización de nuestras opciones, entre “liberales y conservadores”, ofrecería una perspectiva más sincera y esclarecedora para los votantes y conducente para la salud de la República.

Miembro del Club Político Argentino

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Lea Tambien:  Escuela de Ciudadanía (II): revolución educativa en Panamá

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
la-muerte-del-fin-de-semana

La muerte del fin de semana

Con todos los cambios que la pandemia ha ocasionado en la rutina laboral y recreativa, ¿qué significa tener “tiempo libre”? Credit…Michelle Mruk Tom Oling, de

Leer Más >>
el-senor-de-los-insectos

El señor de los insectos

Los insectos no solo son molestias o curiosidades del mundo vivo. Son elementos clave en la economía, en particular la agricultura, favoreciéndola o dañándola en

Leer Más >>
¿Cuantos en Linea?

Visitors online – 259:
users – 0
guests – 188
bots – 71
The maximum number of visits was – 2020-09-03:
all visitors – 18406:
users – 33
guests – 14065
bots – 4308
browser – IE 6.0

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico