Desarrollo Virtual
Gonzales Dental Care
Kisla Gonzales
Latch Quiroprácticos
Elías Travel
Dr. Alberto Chaparro
Abogado Wilson Purves
FINHABITS
Dr. Francisco García
Pathway Insurance Agency
Abogado James Millar
La Gallinita Meat Market
Ayuda Financial
Jorge Brignole
Imperial Travel
World Wide Credit Experts
Alquimia Med Spa
Dr. Francisco Barba
Los Yaquis Restaurant
Sonrisas Bright Dental
Araujo’s Restaurant
Daly City Dental Center
City Toyota
David Huete
Abogado Alexander Cross
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Jornada del Migrante, en Matera hay un vino que sabe a futuro

Autor: vaticannews.va

“Construir el futuro con los migrantes y los refugiados” es el tema elegido por el Papa para la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que se celebrará el 25 de septiembre. Desde Matera -donde se espera a Francisco el domingo- llega la historia de muchos migrantes, víctimas de explotación que ahora viven en condiciones normales de trabajo gracias al proyecto Casa Betania. Los sacerdotes del domingo recibirán como regalo una botella de vino de la Santa Misa elaborada por ellos

Andrea De Angelis – Vatican News

“Vi a un hombre corriendo hacia nosotros, quería salvarnos. Entonces supe que era sacerdote y desde ese día trabajamos juntos por el pueblo y contra la explotación. Así comienza la historia de Mohammed Souleiman, conocido como Muda, jefe de personal de la Casa Betania, que en Serra Marina -provincia de Matera- sigue cambiando la vida de muchas personas. La mayoría son hombres como él, emigrantes y refugiados, que han llegado a Italia tras dejarlo todo y a todos atrás, huyendo del hambre, la pobreza, las guerras y la hambruna. La Iglesia les ha devuelto un futuro, gracias a la labor de muchas personas, en primer lugar, de Don Antonio Polidoro, el sacerdote que, hace casi tres años, corrió al encuentro de Muda.

Serra Marina forma parte del municipio de Bernalda, en la provincia de Matera. Aquí se encuentra la Casa Betania, la “Casa de la Dignidad”, una estructura adquirida por la diócesis con fondos de los 8xmille CEI a través de Cáritas Italiana. Alberga a inmigrantes que trabajan en el campo local y que, casi siempre, son víctimas de explotación. Para el arzobispo de Matera-Irsina, monseñor Antonio Giuseppe Caiazzo, ésta “es su casa, para los que viven allí, y es también nuestra casa. Una casa gestionada conjuntamente, una casa que es una familia para todos”. Mañana, domingo 25 de septiembre, es la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado y, por una afortunada coincidencia, el Papa estará de visita pastoral en Matera para la conclusión del 27º Congreso Eucarístico Nacional. El vino de la Santa Misa celebrada por Francisco fue producido por los mismos trabajadores que acoge la Casa Betania y una botella del mismo será donada a todos los obispos y sacerdotes presentes. Don Antonio Polidoro es el director de la Casa Betania.

Don Antonio, empecemos por la génesis de esta idea, de un proyecto que quiere luchar contra la explotación, una lacra que a veces se oculta, pero que muchas veces pretendemos desconocer. ¿Cómo nació su realidad?

Nació de una situación de extrema necesidad porque se había formado un gueto donde había casi 500 personas. Vivían en situaciones verdaderamente lamentables. En este campo, las personas estaban marginadas desde todos los puntos de vista, no tenían documentos legales y, por tanto, el problema del trabajo forzoso acechaba. Acabaron siendo explotados laboralmente, de forma indigna. Por eso, primero creamos una red, junto con asociaciones católicas y no católicas, de la que nació Casa Betania. El objetivo es acoger a los pobres entre los pobres, a los que vivían a la intemperie, en condiciones higiénicas inhumanas. Iniciamos un camino no sólo de acogida, sino también de integración.

Han devuelto la dignidad a estas personas, mostrándoles que un futuro mejor es posible. Por eso resuena la invitación del Papa a no decir “siempre ha sido así” ante las dificultades, sino a actuar. ¿Fue así en su caso?

Sí, exactamente. Un vuelco también desde el punto de vista cultural, porque la gente a menudo pretende no ver, pero en cambio es posible construir algo hermoso. Cuando haces el bien, por su propia naturaleza se propaga. Lo que cuenta no es sólo lo que ofrecemos a estos muchachos, sino lo que ellos nos devuelven. Todos los días. Incluso durante la pandemia siguieron trabajando, por supuesto de forma regular, en los campos. Queremos que sean protagonistas de su trabajo y, por tanto, de su vida. Son los protagonistas de nuestros proyectos de integración, gracias también a la formación. Junto con la diócesis, con Migrantes, con el proyecto ‘Liberi di partire, “Libres para irse, Libres para quedarse”, queremos crear un campo nuestro, donde podamos combinar trabajo, formación y, por tanto, integración.

El domingo, el vino para la Santa Misa elaborado por estos jóvenes será distribuido a los sacerdotes y obispos presentes en la celebración eucarística del Papa Francisco. ¿Es esto también una señal tangible de su proyecto, de cómo se puede ir más allá de las expectativas? ¿Qué significa para usted?

Para nosotros es un momento de alegría y al mismo tiempo de relanzamiento, porque los proyectos están en marcha. Ya podemos cosechar un primer fruto, el haber concretado el aspecto humano y relacional con un producto que hemos llamado, se lee en la botella de vino, “fruto de la tierra y de nuestro trabajo”. Un fruto que se está haciendo realidad, pero que aún requiere el compromiso de todos, a lo largo del tiempo.

La historia de Muda

Mohammed Souleiman, conocido como Muda, fue el primero en cruzar el umbral de Casa Betania. Hoy es responsable de los muchos hombres que, gracias a este proyecto, recuperan la confianza en el futuro. Su historia es, pues, un ejemplo para los que piensan que no pueden salir adelante, que no son capaces de salir de la red de explotación y delincuencia en la que también él, que llegó a Italia desde Libia, había caído. Antes de levantarse de nuevo.

Muda, ¿quieres contarnos tu historia: cómo llegaste a Italia y cómo ha cambiado tu vida en los últimos años?

Llegué a Italia durante la guerra de Libia, en 2011. No tenía ningún deseo de abandonar mi país, pero me vi obligado a hacerlo debido a la absurda guerra que había estallado. Atravesé el Mediterráneo, una situación terrible, no te puedes imaginar. Éramos miles, algunos murieron, otros se salvaron. Me encontré en tierra. Aquí en Italia tuve dificultades con el idioma y el trabajo. Fui a trabajar al campo, me explotaron. Dormí a la intemperie, me encontré mirando al cielo, había perdido todo lo que tenía antes. Me fui a Foggia, no tenía un trabajo digno, no veía un futuro. Entonces llegué a Metaponto, al campamento de “La Felandina”, junto con cientos de personas como yo. Unos ochocientos. Por suerte conocí a Don Antonio Polidoro, que venía a darnos apoyo. No lo conocí dentro de la Iglesia, sino en el campo. Nos trajo comida, ropa. Entonces comenzó el viaje, varias reuniones. Cuando se produjo la tragedia de la niña nigeriana, que murió en el incendio del campamento (Petty, agosto de 2019), llegaron muchas asociaciones, la policía. Entre las personas que vinieron a rescatarnos estaba Don Antonio y fui el primero en entrar en Casa Betania. Hoy dirijo esta realidad junto a él. Mi vida ha cambiado al 100%, antes de conocer de primera mano lo que es la explotación, el desamparo y la falta de amigos. Hoy vivo aquí con mis hermanos, Casa Betania nos ha dado un techo, es una respuesta concreta a la explotación laboral. Sin techo no se puede vivir, sin ducha, sin cocina, sin poder comer. Este es el cambio, sin una casa no hay vida.

Tu vida hace que te sientas como un ejemplo para los que hoy piensan que es imposible salir de la explotación del capataz. ¿Te sientes con el derecho y la obligación de estar al servicio de los demás?

Por supuesto, hace falta valor y voluntad. Cuando hablo nunca olvido que conocí a don Antonio en el campo, que corría hacia nosotros para salvar a la gente. Eso fue una chispa para mi alma, ¡yo también puedo tomar su camino y ayudar a otros! Yo también voy al campo a buscar a mis hermanos, a darles apoyo. Entendí el mensaje del padre Antonio, aprendí de él y me tomo todo esto en serio. Otras personas pueden tener lo que yo he recibido, hace falta valor para afrontar la explotación.

El Papa estará en Matera el domingo, ha pedido muchas veces que se combata la plaga de la explotación, que se defienda la dignidad de las personas. Francisco ha repetido muchas veces, incluso a nosotros los periodistas, que los migrantes no son números, sino personas.  ¿Qué sientes, qué sentiste cuando escuchaste estas palabras?

Siempre he encontrado gran valor en las palabras del Papa. Para mí es un ejemplo, cuando me enteré de que estaría aquí en Matera empecé a desear conocerlo. Nunca habría soñado con esto, para mí es increíble. Algo que es difícil incluso de describir con palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
el-secreto-de-los-japoneses-para-estar-en-forma-sin-hacer-dieta
Noticias

El secreto de los japoneses para estar en forma sin hacer dieta

De cultura sabia y saludable, los japoneses se destacan, entre otras sociedades, por su óptima salud. La incógnita que se genera es: ¿cómo hacen para ser así? ¿se trata de genética o de hábitos adquiridos?Además de tener rutinas saludables, una característica de la fisonomía de las personas del país del sol naciente es que en

Leer Más >>
esta-es-la-pelicula-de-culto-que-brad-pitt-rechazo-por-este-motivo
Entretenimiento

Esta es la película de culto que Brad Pitt rechazó por este motivo

Brad Pitt es uno de los actores de Hollywood más talentosos y taquilleros. Películas como “Once Upon a Time…In Hollywood” o “El club de la pelea” lo han tenido como su protagonista. Sin embargo la ex pareja de Angelina Jolie rechazó en varias oportunidades formar parte de una película o serie, y eso llevó a

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico