Abogado Wilson Purves
Abogado James Millar
Jorge Brignole
World Wide Credit Experts
Imperial Travel
Pathway Insurance Agency
Daly City Dental Center
Dr. Francisco García
Ayuda Financial
Araujo’s Restaurant
Dr. Alberto Chaparro
FINHABITS
Dr. Francisco Barba
Kisla Gonzales
Sonrisas Bright Dental
Alquimia Med Spa
Los Yaquis Restaurant
Gonzales Dental Care
Latch Quiroprácticos
Abogado Alexander Cross
Desarrollo Virtual
City Toyota
La Gallinita Meat Market
David Huete
Elías Travel
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Jurado absuelve de responsabilidad al conductor acusado de atropellar turistas en Times Square en 2017

Autor: TELEMUNDO 47 AP

NUEVA YORK – El hombre al volante del automóvil que atravesó una multitud de peatones en Times Square en 2017, cobró la vida de una mujer y lesionó a otras 22 personas, fue absuelto de responsabilidad el miércoles debido a una enfermedad mental.

Un jurado en la Ciudad de Nueva York aceptó una defensa por locura y señaló que Richard Rojas estaba tan perturbado psicológicamente que no sabía lo que estaba haciendo.

El juez dijo que el hallazgo calificaría a Rojas para un “compromiso mental involuntario” indefinido en lugar de una larga pena de prisión.

Rojas, de 31 años, fue acusado de un ataque que hirió a más de 20 personas y mató a Alyssa Elsman, de 18 años, de Michigan, quien visitaba el popular destino turístico con su familia.

Se instruyó al jurado que si encontraba que los fiscales habían probado su caso, también tenía que decidir si él “carecía de responsabilidad por enfermedad o defecto mental”.

Rojas estaba luchando contra los cargos de asesinato, agresión y otros en un juicio que se desarrollaba a la sombra de los tiroteos en todo el país y el debate político en el que los opositores al control de armas de fuego han tratado de culpar de la violencia a las fallas en la atención de la salud mental.

Durante el juicio, el fiscal Alfred Peterson le dijo a un jurado de Manhattan que Richard Rojas estaba muy consciente de la carnicería que estaba causando al atravesar a los turistas indefensos en 2017 que visitaban el popular destino conocido como “la encrucijada del mundo”.

Local

Era “imposible para él no saber exactamente lo que estaba pasando”, dijo Peterson. “Pero no se detuvo”.

Después de que Rojas finalmente chocara su auto, sus primeras palabras a un agente de tránsito fueron: “Quería matarlos a todos”, agregó el fiscal.

Mientras tanto, el abogado defensor Enrico DeMarco dijo durante el juicio que Rojas tenía antecedentes de enfermedad mental que lo hacían incapaz de comprender las consecuencias de sus acciones ese día.

“Este es un caso sobre un joven de 26 años que perdió la cabeza”, dijo DeMarco.

Los fiscales admitieron que Rojas tenía algunos problemas mentales y que el motivo del ataque no está claro. Pero también argumentan que el acusado había llevado una vida mayormente normal: sirviendo en el ejército, obteniendo una licencia de bienes raíces, haciendo amigos, y que no cumple con el estándar de locura necesario para liberarlo de responsabilidad. Dicen que tuvo varias oportunidades de detener su automóvil en un día ajetreado en Times Square, pero siguió adelante sin piedad hasta que se estrelló.

LA FISCALÍA SE ENFOCÓ LAS VÍCTIMAS

El caso de la fiscalía que terminó a fines del mes pasado se centró en gran medida en relatos desgarradores de víctimas que sobrevivieron en Times Square.

Fue “como si alguien acabara de derribarlo…fue tan ruidoso”, dijo Jyll Elsman al jurado. “Eso es lo último que recuerdo antes de que todo se volviera negro”.

Cuando Elsman recobró el sentido, buscó desesperadamente a sus hijas adolescentes solo para encontrar la pesadilla de una madre. Una de sus hijas estaba muerta y otra gravemente herida: fue la tragedia que dejó el conductor que atropelló a los peatones para una familia de Michigan que empezaba una salida turística en Times Square en 2017.

Elsman, sus hijas Ava y Alyssa, y un amigo de la familia estaban sentados en las gradas rojas en el medio de Times Square momentos antes de que ocurriera la tragedia.

El grupo caminaba y “solo miraba a su alrededor, buscando un lugar para comer”, cuando un automóvil subió a la acera, dijo Elsman. Ella testificó que sintió que el automóvil la atropellaba, se quedó en blanco brevemente y luego se levantó para buscar a sus hijas.

La madre encontró a Ava, entonces de 13 años, en el suelo pero aún alerta. Luego se apresuró a buscar a Alyssa, que tenía 18 años. Lo que encontró fue devastador.

“La miré a los ojos y supe que estaba muerta. No estaba mirando a su alrededor”, dijo. “Todo lo que pude hacer fue gritar”.

Thomas Patterson, un actor que se dirigía a un ensayo ese día, subió al estrado de los testigos para recordar vívidos recuerdos del caos.

“Vi a alguien ser lanzado 25 pies en el aire, personas golpeadas. Fue una vista intensa”, dijo Patterson.

Por impulso, “corrí detrás del auto”, dijo. “No estoy muy orgulloso de eso. No sé en qué estaba pensando. Dijo que se recompuso y se detuvo para llamar al 9-1-1.

Michael Elias, un abogado fiscal, testificó sobre haber visto “cuerpos volando, caos, gente gritando, saltando fuera del camino”.

Los primeros en responder encontrarían a un sobreviviente llamado Wissam Issa, un trabajador social que testificó que sintió todo el impacto del Honda fuera de control. Issa dijo que recibió un golpe en “todo el lado izquierdo de mi cara, todo el lado izquierdo de mi cuerpo, mi espalda, mi brazo con el parabrisas”.

Ava, la hija menor de Elsman, fue segada de manera similar. Ella recitó sus lesiones para los jurados: costillas rotas, pulmón colapsado, una fractura de pierna compuesta y otros daños que la mantuvieron sin caminar durante meses.

Dijo que una herida más profunda ocurrió en el hospital, cuando le preguntó a su madre qué le había pasado a su hermana mayor. Recibió la noticia con silencio.

La “cara cayó” de su madre, dijo. “Y sin palabras, supe exactamente lo que había sucedido”.

Las desgarradoras historias de los sobrevivientes fueron fundamentales para el juicio en curso de Rojas.

LA DEFENSA SE ENFOCÓ EN EL ESTADO MENTAL DE ROJAS

Mientras tanto, la defensa profundizó en el pasado problemático de Rojas para tratar de convencer al jurado de que estaba demasiado enfermo para saber lo que estaba haciendo.

El estado mental de Rojas en el momento del horrible incidente también fue un tema central durante el juicio.

Después de que Rojas fue expulsado de la Marina, comenzó a compartir pensamientos inquietantes que pasaban por su cabeza: que los autos lo seguían, que los aviones lo espolvoreaban con químicos, que sus comidas estaban envenenadas.

Al principio, el juez estatal Daniel Conviser planteó la posibilidad de un resultado paradójico en el caso de Rojas: los miembros del jurado podrían declarar culpable a Rojas y, al mismo tiempo, decidir que “carecía de responsabilidad por enfermedad o defecto mental”. El juez dijo que el hallazgo lo calificaría para un “compromiso mental involuntario” indefinido en lugar de una larga pena de prisión.

Un tío, Ramón Reyes, dijo que Rojas ofreció un autodiagnóstico: “Sabes que estoy loco. Y no me están dando la ayuda que necesito”.

El quid del juicio en Nueva York fue si Rojas tenía razón sobre su estado mental.

Un testigo clave de la defensa ha sido Ziv Cohen, psiquiatra de la facultad de Weill Cornell Medical College y de la Universidad de Columbia, quien diagnosticó a Rojas como esquizofrénico. A diferencia de los trastornos psicológicos más comunes, la esquizofrenia es “una enfermedad cerebral, por lo que es un desequilibrio químico en el cerebro” que hizo que Rojas fuera propenso a las alucinaciones, testificó Cohen.

Mientras estaba en la Marina, Rojas comenzó a escuchar voces, dijo el médico. En particular, estaba escuchando a “James”, una “figura sobrenatural, parecida a Dios, que tenía información especial”, testificó.

El día del alboroto, su guía imaginario le dijo a Rojas que necesitaba estrellar su auto contra los “espíritus” que lo rodeaban para enviarlos al cielo y liberar a Rojas “de la tortura que está experimentando como parte de su psicosis”, testificó.

“En cierto punto, la psicosis se vuelve tan severa que ya no puede controlar su comportamiento”, dijo.

Los familiares testificaron sobre su desesperación al ver a Rojas desintegrarse después de que fue dado de baja de la Marina en 2014, como resultado de un consejo de guerra derivado de un arresto por golpear a un taxista.

Un hermano, Wilmer Veras, subió al estrado de los testigos para recordar cómo un delirante Rojas estaba obsesionado con mantener cinta adhesiva sobre su teléfono y lentes de la cámara de la computadora portátil en caso de que lo estuvieran observando. Cuando estaba en el mundo, “buscaba cosas que no estaban allí” y “decía que la gente lo seguía”. Incluso acusó a Veras de “hacerle vudú”.

En ese momento, “le dije que realmente necesitaba ayuda; que realmente lo estaba perdiendo”, dijo Veras.

El tío, Ramón Reyes, contó una llamada telefónica unos días antes del accidente de Times Square en la que Rojas pidió ayuda. Reyes le dijo que al día siguiente pasara por su casa para que lo llevara al médico, pero “nunca se presentó”, dijo.

Cuando un pariente se puso en contacto con Reyes diciendo que vio un informe de televisión sobre un arresto que tenía imágenes de alguien que se parecía a Rojas, el tío comenzó a llamar desesperadamente a su sobrino con la esperanza de que no fuera él, testificó. Le preguntaron al tío si Rojas alguna vez contestó.

“No”, respondió el testigo, y luego lloró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico