Daly City Dental Center
Alquimia Med Spa
Los Yaquis Restaurant
Dr. Francisco Barba
Abogado Wilson Purves
Gonzales Dental Care
David Huete
Jorge Brignole
Desarrollo Virtual
La Gallinita Meat Market
Abogado James Millar
Sonrisas Bright Dental
Imperial Travel
Abogado Alexander Cross
Araujo’s Restaurant
FINHABITS
Latch Quiroprácticos
Dr. Francisco García
Ayuda Financial
City Toyota
Elías Travel
Kisla Gonzales
Dr. Alberto Chaparro
Pathway Insurance Agency
World Wide Credit Experts
previous arrow
next arrow

Categoria:

La ‘Gran Mentira’ de Donald Trump gana apoyo: los republicanos se radicalizan y agitan la política en EE.UU.

Autor: Paula Lugones

Las elecciones primarias del Partido Republicano, que se vienen sucediendo en los últimos meses en Estados Unidos, muestran un fenómeno cada vez más preocupante: más de 100 candidatos que resultaron victoriosos apoyan y amplifican la llamada “Gran mentira”, la falsa afirmación que propala Donald Trump de que fue él quien en realidad ganó las elecciones del 2020, lo que llevó a que una turba de trumpistas violentos asaltara el Congreso el 6 de enero del año pasado.

Más allá de ese severo cuestionamiento al sistema democrático, buena parte de los candidatos y figuras importantes del mayor partido de la oposición estadounidense vienen radicalizando su discurso en todos los frentes con posiciones antiaborto, anti-gay y pro-armas, contra la educación sexual en las escuelas, la enseñanza de las matemáticas y la lucha contra Disneyworld, nuevas banderas electorales.

No es algo anecdótico sino que esta tendencia va a marcar el futuro: este partido republicano extremo tiene, según las encuestas, grandes chances de ganar las elecciones legislativas en noviembre y copar la mayoría en ambas cámaras del Congreso.

Y le dará nuevo aire a su máximo líder, el ex presidente Trump, que coquetea con presentarse a las presidenciales del 2024.

¿Trumpismo sin Trump?

Más allá de si el magnate se postula o no, ya se habla de un nuevo partido republicano dominado por sus ideas extremas, un trumpismo incluso sin Trump.

Julian Zelizer, profesor de Historia y Asuntos Políticos de la Universidad de Princeton, dijo a Clarín que “en lugar de alejarse, el partido republicano hoy se acerca al trumpismo”.

Una comisión de la Cámara de Representantes presentó esta semana detalles de su investigación sobre el asalto al Capitolio. Foto: AP

Una comisión de la Cámara de Representantes presentó esta semana detalles de su investigación sobre el asalto al Capitolio. Foto: AP

El experto agrega que, por lo que se está viendo tras las primarias, este movimiento “establecerá condiciones favorables para que el ex presidente gane la nominación republicana o se nombre a un candidato similar a lo que es Trump”.

Eduardo Gamarra, profesor de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de Florida, dijo a Clarín que “el partido republicano se ha venido radicalizando desde hace varios años” y que “buena parte de las encuestas coinciden en que ha dejado de ser el partido republicano tradicional y es hoy más que nunca el partido de Donald Trump”.

Una reciente investigación de The Washington Post reveló que en las primarias republicanas que hasta ahora han transcurrido los votantes eligieron siete candidatos para el Senado de los Estados Unidos, 82 candidatos para la Cámara de Representantes, cinco para gobernador, cuatro para fiscal general del estado y uno para secretario de Estado que han negado públicamente o cuestionado directamente el resultado de las elecciones de 2020. Apoyan y amplifican la bandera alzada por Trump, que todas las investigaciones y la justicia demostraron que es absolutamente falsa.

Solo como ejemplo: uno de esos candidatos, Doug Mastriano, el delfín de Trump para gobernador de Pennsylvania, podría tener la autoridad para nombrar directamente al secretario de Estado, que supervisa la administración electoral y avala o no los resultados de los comicios.

El estuvo en el Capitolio el 6 de enero. Organizó una flota de ómnibus a Washington ese día. Los videos de los disturbios lo muestran cerca de las barricadas policiales mientras los violentos las derribaban para asaltar el Congreso.

Donald Trump, en el encuentro republicano

Donald Trump, en el encuentro republicano “El camino de la fe y la libertad hacia la mayoría”, en Nashville, Tennessee, este viernes. Foto: REUTERS

Giro drástico a la derecha

Durante el último año, los legisladores estatales republicanos han presentado en 22 estados docenas de proyectos de ley para cambiar las reglas de la administración electoral y despojar de la supervisión a los funcionarios electorales, esfuerzos que los defensores demócratas han advertido que podrían invitar a investigaciones de fraude falsas o tratar de anular los resultados por completo, según les convenga.

“En este marco, creo que se puede concluir que el partido republicano de hoy es muy diferente al partido de hace 6 años y es definitivamente no solo el partido de Trump sino el partido del trumpismo”, dijo Gamarra.

Si bien es una tendencia que ya venía desde tiempos del Tea Party y el gobierno de Barack Obama, la crisis económica y la ansiedad post pandemia han alentado este giro aún más drástico hacia la derecha, que incluye una mezcla de racismo, sexismo, xenofobia y un resentimiento hacia la expansión del gobierno federal.

Racismo y xenofobia

El populismo de Trump logró cautivar a una población que cree que los inmigrantes le sacan el trabajo, que los afroamericanos o latinos “desvirtúan” las raíces blancas y anglosajonas del país y que “la extrema izquierda” busca imponer a sus hijos en las escuelas ideas sobre sexo y género que van “contra la naturaleza” y creencias religiosas.

El ex presidente, que zafó de un impeachment por el asalto al Congreso porque el partido republicano respaldó a su líder, ha dicho que quiere presentarse, pero no se sabe si lo hará o no.

Si bien resultó derrotado, tiene en su bolsillo casi 72 millones de votos que sacó en las elecciones pasadas y otro dato insólito y alarmante: las encuestas indican que un 68% de sus votantes creen que Trump en realidad ganó en 2020 y que la victoria de Biden fue ilegítima.

Manifestantes a favor y contra el aborto se enfrentan frente a la Corte Suprema de EE.UU.,. en Washington, en mayo. Foto: AFP

Manifestantes a favor y contra el aborto se enfrentan frente a la Corte Suprema de EE.UU.,. en Washington, en mayo. Foto: AFP

En la agenda republicana extrema ahora figura restringir lo más posible o anular el derecho al aborto; frenar el ingreso de inmigrantes; derogar iniciativas como el matrimonio igualitario; modificar la ley electoral para que se ajuste a su medida; resistir la ofensiva contra las armas; prohibir la educación sexual en las escuelas, entre otras medidas que pueden ser avaladas por la Corte Suprema que desde la era Trump se ha vuelto también de mayoría conservadora.

Es posible que el magnate, hoy de 76 años, no quiera o no pueda por cuestiones legales volver a postularse a la Casa Blanca en dos años, pero todo indica que el trumpismo perdurará, aún sin Trump, con otras caras.

Nuevas figuras

“Está surgiendo una especie de trumpismo sin Trump y en ese marco asoman figuras como el gobernador de la Florida, Ron DeSantis”, dice Gamarra, profesor en ese estado.

“El es un conservador con posiciones también radicales o trumpistas, pero de alguna manera es mucho más digerible para el electorado que Trump. El ex presidente ya viene cargando un bagaje que probablemente lo perjudicará en una elección presidencial en el 2024. DeSantis aparece como un hombre conservador y radical, pero que ha sido un buen gobernador desde el punto de vista de buena parte del electorado de la Florida y que ya tiene un seguimiento a nivel nacional”.

De 43 años y gobernador desde 2019, DeSantis fue uno de los mandatarios que se opuso al cierre de negocios y al uso de barbijos durante la pandemia. También generó polémica por su proyecto de ley “No digas gay”, que prohibió la instrucción en el aula por parte del personal escolar o terceros sobre orientación sexual o identidad de género hasta el tercer grado.

Como Disneyworld se manifestó en contra de esta ley, DeSantis promovió otra iniciativa que le quitó al parque de diversiones -considerado un ícono de liberalismo y diversidad- la autonomía que tenía sobre los terrenos en Orlando.

Entre otras medidas polémicas, ordenó rechazar 54 libros escolares de matemáticas por incluir la “teoría crítica de la raza” y el “aprendizaje socioemocional”, algo que el conservadurismo rechaza. También designó al 7 de noviembre como el “Día de las Víctimas del Comunismo”, y ordenó a las escuelas públicas de la Florida que ese día se instruya sobre “los peligros” de esa ideología.

Además, ya vio la luz su proyecto de ley contra la inmigración ilegal, que incluye una fuerza especial para perseguirlos en la Florida, la penalización para empresas que transporten personas indocumentadas y la persecución de la red de tráfico internacional.

Para Gamarra, “DeSantis parece estar acomodándose como la mejor opción dentro del partido republicano trumpista. El partido necesita alejarse de Trump y al mismo tiempo retener esas posiciones. En este momento, en buena parte de las encuestas quien tiene un posicionamiento nacional y le va quitando espacio a Trump es DeSantis”.

Washington, corresponsal

CB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico