Sonrisas Bright Dental
Dr. Francisco Barba
Kisla Gonzales
World Wide Credit Experts
FINHABITS
Imperial Travel
La Gallinita Meat Market
Abogado Wilson Purves
Gonzales Dental Care
Dr. Alberto Chaparro
Desarrollo Virtual
Ayuda Financial
Dr. Francisco García
City Toyota
Elías Travel
Latch Quiroprácticos
Alquimia Med Spa
Araujo’s Restaurant
Abogado Alexander Cross
Abogado James Millar
Jorge Brignole
David Huete
Pathway Insurance Agency
Daly City Dental Center
Los Yaquis Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria:

La peligrosa política monetaria de Estados Unidos y la Eurozona

Autor: El Financiero

La política monetaria en la Eurozona y Estados Unidos enfrenta diversos retos y las decisiones que se tomen pueden tener importantes consecuencias para la economía mundial. He leído comentarios en diversos medios afirmando que la política en estos países se está volviendo muy restrictiva (o hawkish, como se le conoce en el medio económico y financiero). A mí me parece más bien laxa (o dovish). Creo que voy un poco a contracorriente del pensamiento de la mayoría de los analistas, pero considero que la política monetaria en Europa y Estados Unidos ha sido demasiado expansionista en los últimos años y, dadas las circunstancias actuales, lo sigue siendo a pesar de los aumentos recientes en la tasa de interés.

Primero, necesitamos un poco de contexto. Después de la crisis financiera internacional de 2008, la política monetaria en Estados Unidos y la Eurozona se volvió muy expansionista. Las tasas de interés de referencia se fijaron muy cerca de cero o en niveles negativos y los bancos centrales inyectaron liquidez en la economía, a través de la compra de activos financieros. El total de activos consolidados del sistema de bancos centrales europeos fue de 8.6 billones de Euros al cierre de 2021, cuando en 2007 era de 1.5 billones. En Estados Unidos, la Reserva Federal pasó de tener 890 mil millones de dólares en activos en diciembre de 2007 a 8.9 billones en julio de 2022.

El problema, me parece, es que la política monetaria permaneció en la misma postura cuando se empezó a recuperar la actividad económica. Esto ha tenido la consecuencia de que estas economías desarrolladas se han vuelto “adictas” al crédito barato. Parece que estas economías no pudieran funcionar sin un estímulo monetario. El incentivo que esto genera es el endeudamiento de empresas y gobiernos. Estas economías deberían de poder funcionar sin estos estímulos que generan incentivos perversos y vulnerabilidades.

Este problema se nota más claramente en la Zona del Euro. El Banco Central Europeo (BCE) enfrenta una inflación de 8.6% y ha dicho que aumentará sus tasas de interés de referencia en julio y agosto y que detendrá su compra de activos; sin embargo, a pesar del aumento en la inflación, su tasa de depósitos sigue siendo negativa (-0.5%) y seguirá reinvirtiendo los ingresos de los activos que ha acumulado.

En el sitio web del BCE se muestra en grandes letras que “la estabilidad de precios es la mejor contribución que la política monetaria puede hacer al crecimiento económico”, pero ha tardado mucho en actuar porque le preocupa la estabilidad de las diversas economías. Por ejemplo, el alto endeudamiento de algunas economías como Grecia e Italia (185 y 150 por ciento del PIB, respectivamente) es una preocupación porque el aumento en tasas puede dificultarles a estos gobiernos el pago de su deuda. El punto es que fue la política monetaria expansiva la que contribuyó a incentivar el alto endeudamiento de empresas y gobiernos.

En Estados Unidos, la inflación de 9.1% registrada en junio es la más alta de los últimos 40 años, mientras que su tasa de desempleo de 3.6% está en un nivel cercano a los mínimos históricos. Esto debería impulsar al Banco de la Reserva Federal (Fed) a ser agresivo en su política monetaria. Sin embargo, ha sido cauteloso por miedo a causar una recesión e inestabilidad en el sector financiero. Al igual que en Europa, la misma política monetaria ha causado vulnerabilidades en Estados Unidos y ahora se dificulta actuar con mayor eficacia frente a la inflación.

El punto es que una economía no debería de depender de una constante inyección de liquidez para funcionar. Esto hace que las economías se debiliten y les genera vulnerabilidades. Estas debilidades generan problemas más graves tarde o temprano. Este entorno inflacionario podría ser el momento para que los bancos centrales de las economías desarrolladas terminen con sus políticas expansionistas y promuevan un funcionamiento económico que no dependa de estímulos.

El ajuste puede ser doloroso. Pero, si no se lleva a cabo, se estarán plantando las semillas de la siguiente crisis económica en el mundo desarrollado. Además de las mencionadas vulnerabilidades de las economías de Estados Unidos y Europa, la guerra entre Ucrania y Rusia, la disrupción de las cadenas de valor y los confinamientos en China invitan a ser cautelosos en cualquier ajuste que implique una política monetaria más estricta. Sin embargo, el ajuste no se puede posponer indefinidamente sin consecuencias negativas para la economía mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico