previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Los beneficios de hablar con extraños

Autor: Administrador

Las conexiones casuales que encontramos con la gente en el transcurso de la vida cotidiana pueden generar una sensación de pertenencia a una comunidad.

Credit…Gracia Lam

Jane E. Brody

Regístrate para recibir nuestro boletín con lo mejor de The New York Times.


Toda mi vida he sido una extrovertida que establece y disfruta fácilmente vínculos casuales con las personas con las que me encuentro en la vida cotidiana: cuando paseo a mi perro, compro víveres, me ejercito en la YMCA, incluso cuando barro mi acera. Estas conexiones efímeras agregan variedad a mi vida, son una fuente de información útil y a menudo brindan el apoyo emocional y físico que necesito. Igual de importante es que casi siempre me dejan con una sonrisa en el rostro (¡aunque ahora esté oculta bajo un cubrebocas!).

En los últimos meses, debido a las órdenes de quedarse en casa por la pandemia del coronavirus, muchas personas se quedaron sin esos encuentros diarios. Yo, por otro lado, he hecho mi mejor esfuerzo para mantener tantos de esos contactos como sea posible mientras me esfuerzo por estar a salvo. Ya que las interacciones en persona con familiares y amistades cercanas ahora están limitadas por un deseo mutuo de evitar exponernos a la COVID-19, los contactos breves y con distanciamiento social en mi barrio —tanto con conocidos casuales de hace años como con personas que acabo de conocer— han sido cruciales para mi bienestar emocional y práctico, y quizás incluso para mi salud.

Hace poco, un hallazgo fortuito me reforzó los beneficios que asocio con mis conexiones casuales. Durante una limpieza inspirada por la COVID-19, encontré un libro en mi biblioteca titulado Consequential Strangers: The Power of People Who Don’t Seem to Matter … but Really Do. Este enriquecedor volumen fue publicado hace 11 años y es de la autoría de Melinda Blau, una escritora de ciencias, y Karen L. Fingerman, actualmente profesora de Psicología en la Universidad de Texas, campus Austin. Ellas estudian la naturaleza y los efectos de los llamados lazos débiles que las personas tenemos con otros a lo largo de la vida: el barista que sirve el café, el peluquero, la vendedora del mercado local, las personas que vemos a menudo en el gimnasio o la estación de trenes.

Lea Tambien:  "Un juez debe aplicar la ley como está escrita". Amy Coney Barrett acepta la nominación a la Corte Suprema

En una entrevista, Fingerman señaló que las conexiones casuales que encontramos con la gente en el transcurso de la vida cotidiana pueden generar una sensación de pertenencia a una comunidad, algo que ella describió como “una necesidad humana básica”.

Como ella y Blau escribieron en su libro, los extraños de importancia (en inglés los llaman consequential strangers), “son tan vitales para nuestro bienestar, crecimiento y existencia en el día a día como los familiares y los amigos cercanos. Los extraños de importancia nos anclan al mundo y nos dan una sensación de estar conectados a algo más grande. También mejoran y enriquecen nuestras vidas y nos brindan oportunidades para nuevas experiencias e información que está más allá del alcance de nuestros círculos íntimos. Son conexiones sociales vitales, personas que te ayudan a hacer más ligero el día y hacen tu vida más interesante”.

Mi tendencia a “conversar” con los completos desconocidos que me encuentro en el transcurso de la vida ha derivado en un montón de conocidos que han llenado mis días de ocurrencias, consejos, información, ayuda necesaria y, lo más importante de todo en esta época de semiaislamiento impuesto, una sensación valiosa de conexión con las personas que comparten mi entorno.

Los confinamientos debido a la COVID-19 nos han recordado a muchos de nosotros cuán importantes son nuestras relaciones para la calidad de vida, no solo las relaciones con amigos y familiares que amamos y conocemos y nos conocen bien, sino también con los contactos casuales que nos ayudan a mantener una perspectiva positiva en momentos oscuros y estresantes.

La investigación de Fingerman también ha demostrado que las personas que están más integradas socialmente también son más activas físicamente. “Ser sedentario te mata”, dijo. “Tienes que levantarte y moverte para estar con las personas con las que te encuentras cuando te ejercitas”. Estos extraños de importancia también ayudan a tu cerebro, dijo ella, porque “las conversaciones son más estimulantes que con las personas que conoces bien”.

Lea Tambien:  La tormenta tropical Beta tocó tierra en Texas la noche del lunes

Una investigadora en ese campo, Katherine L. Fiori, directora de la carrera de Psicología en la Universidad Adelphi, estudia las redes sociales de los adultos mayores, y ha descubierto que las actividades que fomentan los “lazos más débiles” promueven una mayor satisfacción en la vida, así como una mejor salud emocional y física que los lazos formados con familiares y amigos cercanos.

“Cuantos más lazos débiles tengas en tu vida, mayor será la asociación con sentimientos positivos y habrá menos sentimientos depresivos”, dijo Fiori en una entrevista. “Evidentemente no es cierto que los lazos estrechos son los únicos que necesitan los adultos mayores”.

Y no solo los adultos mayores sino todos los adultos. Fingerman dijo que investigaciones han demostrado que, en general, “las personas están mejor cuando tienen un grupo más diverso de personas en sus vidas”. Sin embargo, como Fiori observó, “desafortunadamente, la COVID-19 ha restringido nuestra habilidad de mantener lazos débiles. Puede requerir mucho más esfuerzo hacer esto en línea”.

Cuando la COVID-19 se abatió con furia sobre la ciudad de Nueva York, muchas personas que conozco que tienen segundas residencias “escaparon” de la ciudad con la esperanza de evitar al virus. Yo, por otro lado, elegí quedarme en mi vecindario de Brooklyn donde todos los días encontraba personas que conocía casualmente, así como a otros de mi extensa red de amigos y conocidos que había hecho en la YMCA, en las tiendas locales y en mi ir y venir en bicicleta por Prospect Park.

En mi casa de campo, especialmente durante los días fríos y oscuros de principios de primavera, habría estado mucho más aislada. Sí, hubiera podido pasear a mi perro y andar en bicicleta sin usar cubrebocas porque no habría encontrado a nadie más en el camino. Pero también me habría privado de conversaciones con los muchos “extraños de importancia” que encontré diariamente durante mis excursiones al aire libre en Brooklyn, incluyendo la hora de los aplausos de reconocimiento a las siete de la noche para nuestros trabajadores esenciales.

Lea Tambien:  Estados Unidos se aproxima a las 200.000 muertes por coronavirus

Para contrarrestar la soledad y mantener activas sus muchas conexiones casuales, una amiga de la YMCA creó una serie de correos electrónicos grupales que no solo le sirvió de sustituto para las conversaciones diarias que ella extrañaba, sino que también le dio un sistema de apoyo continuo cuando enfrentaba una lesión y batallaba con el aislamiento que parecía cada vez más sombrío.

En su libro, Blau y Fingerman enfatizan la importancia de crear y estar en ambientes que fomenten relaciones con extraños de importancia. Hace décadas, cuando The New York Times colocó cubículos para sus redactores y editores, destruyó un ambiente propicio para compartir información y fomentar la camaradería, lo que me motivó a trabajar desde casa la mayoría de los días y ahorrarme el tiempo y el esfuerzo de vestirme y trasladarme a la oficina. Sospecho que cuando las restricciones por la COVID-19 finalmente se suspendan, muchos más oficinistas harán lo mismo y sacrificarán las relaciones casuales basadas en el trabajo.

Como las autoras escribieron, el lugar “donde vivimos, trabajamos, compramos y nos relacionamos está completamente relacionado con los lazos débiles que cultivamos y, por lo tanto, con nuestra calidad de vida”. Como describen en un tema central de su libro, “los conocidos casuales nos inspiran a aventurarnos más allá de nuestras zonas de confort”. Y hasta que lo hagamos, nunca sabremos qué podríamos ganar de relacionarnos con “personas que no parecen importar”.

Jane Brody es columnista de Personal Health, un puesto que ha ocupado desde 1976. Ha escrito más de una docena de libros, incluidos los éxitos de ventas Jane Brody’s Nutrition Book y Jane Brody’s Good Food Book.

Impactos: 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitors online – 166:
users – 0
guests – 107
bots – 59
The maximum number of visits was – 2020-09-03:
all visitors – 18406:
users – 33
guests – 14065
bots – 4308
browser – IE 6.0

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico