Dr. Francisco García
Pathway Insurance Agency
Abogado Wilson Purves
Abogado Alexander Cross
Sonrisas Bright Dental
World Wide Credit Experts
La Gallinita Meat Market
Dr. Francisco Barba
Jorge Brignole
Imperial Travel
Los Yaquis Restaurant
Kisla Gonzales
Elías Travel
David Huete
Daly City Dental Center
FINHABITS
Araujo’s Restaurant
Abogado James Millar
Gonzales Dental Care
City Toyota
Alquimia Med Spa
Ayuda Financial
Latch Quiroprácticos
Dr. Alberto Chaparro
Desarrollo Virtual
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Mario García Romo ya tiene su medalla: bronce en los 1.500 metros del Europeo

Autor: ELMUNDO

Actualizado

El español aguantó al rebufo de Jakob Ingebrigtsen, que venció y batió un récord histórico, y sólo le superó el británico Jake Heyward en la recta final

García Romo celebra su medalla de bronce, este jueves.
García Romo celebra su medalla de bronce, este jueves.INA FASSBENDERAFP

La mirada de Mario García Romo. Qué hombre tan tranquilo, ni una palabra más alta que la otra, pero qué mirada. Los ojos, allá lejos, donde sus sueños. La mirada decidida, nadie cree como él mismo. Muy pocos le conocían, formado a fuego lentísimo en la Universidad de Mississippi, en la NCAA estadounidense, y de repente ya es cuarto del mundo y tercero de Europa en los 1.500 metros.

Cuando en el Mundial acabó a un paso del podio, debutante como era, todos los presentes corrieron a felicitarle y él lo agradeció ampliamente, calmado como es, pero aseguró que quería más. No era prepotencia, era confianza. Ya saben, la mirada. Este jueves en el Europeo sólo pudieron derrotarle el noruego Jakob Ingebrigtsen, un talento para la historia, que a sus 21 años completó su segundo doblete continental en los 1.500 y los 5.000 metros, y el británico Jake Heyward.

Dicen los técnicos de la selección que quizá ha habido más rápidos, pero muy pocos corredores ha tenido España con la capacidad táctica de García Romo. Su vista, su sangre fría, es su punto fuerte, se supone. Pero este jueves Ingebrigtsen planteó una final de vértigo, 12 hombres frente al abismo, y el español no encogió ni una sola zancada. Desde la primera curva, se colocó detrás suyo. Ahí su órdago. Y mientras el noruego se lanzaba a batir el récord de los campeonatos de un tal Fermín Cacho, él aguantó, aguantó, aguantó, aguantó.

En la curva final, la plata era suya. Pero en los metros decisivos, allí donde los corazones se saturan y las piernas se agarrotan, Heyward disfrutó de un poco más de oxígeno, de un toque de frescura. Sin palmarés hasta el momento, su aparición fue el lamento de García Romo. Su mirada, ya saben. Esa ambición, su carácter. Aunque al final acabó festejando el tercer puesto por lo que supone: su primera medalla internacional, la confirmación que España vuelve a disfrutar de su medio fondo.

Quién lo hubiera dicho hace nada: el deporte es injusto con el analista. Cuatro días atrás -o cuatro años- España estaba en la más profunda sima en los 1.500 metros y qué pena, en una distancia tan propia, aquella en la que Fermín Cacho levantó los brazos en los Juegos de Barcelona 1992. En el Europeo de Berlín 2018, no hubo ni un represente en la final, un drama. Los análisis apuntaban a una larguísima época de vacío. Y de repente ahí vuelve a estar España con talento a borbotones.

La Federación decidió que Mo Katir, !bronce mundial!, no corriera el ‘milqui’, que se centrase en los 5.000 metros y no pasó nada.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Te puede interesar también

    ¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

    Nuestros Horarios en el Estudio:

    9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

    horario del pacifico