Los Yaquis Restaurant
Abogado James Millar
Abogado Wilson Purves
World Wide Credit Experts
Ayuda Financial
Dr. Francisco Barba
City Toyota
Elías Travel
Gonzales Dental Care
Dr. Alberto Chaparro
Dr. Francisco García
Latch Quiroprácticos
Imperial Travel
La Gallinita Meat Market
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
FINHABITS
Alquimia Med Spa
David Huete
Araujo’s Restaurant
Kisla Gonzales
Daly City Dental Center
Desarrollo Virtual
Pathway Insurance Agency
Sonrisas Bright Dental
previous arrow
next arrow

Categoria:

Mes del orgullo LGBTQ+: Los videojuegos pueden ser inclusivos pero (parte) del fandom son unos imbéciles

Autor: Carlos Carabana

En los 80 la representación era directamente de burla. Final Fight tenía dos enemigas dentro del juego, Poison y Roxy, a las que Capcom USA decidió convertir en transexuales para que los jugadores no se sintieran mal por pegar a mujeres. En Super Mario 2 deciden burlarse de un dinosaurio, Birdo, por querer se dinosauria y que la llamen Birdetta.

En los 90 solían aparecer personajes LGBTQ+ como villanos. En Resident Evil: Code Veronica, el antagonista Alfred Ashford travestido en su hermana Alexia. Final Fantasy IX: Kuja, el villano principal, es amanerado, de postura y vestido femenino. Metal Gear 2: Vamp, un malvado personaje bisexual. Chrono Trigger: Flea, secuaz del malo final, es un andrógino. La homosexualidad y la diversidad sexual se usa como ser malvado o como chiste.

En el 98, en Fallout 2, llega la opción principal que dan los videojuegos de rol para cumplir con ser inclusivos: los romances con personajes del mismo sexo del protagonista. Bioware, con su Knights of the Old Republic, crea el primer personaje homosexual del universo Star Wars, la jedi Juhani, con la que solo un personaje principal femenino puede tener un romance. Luego continuarán con la misma política en Mass Effect y Dragon Age. Pero esta representación se acaba ahí y los personajes y el canon son, por defecto, heterosexuales.

En 2015 llegó quizá el mejor juego en representación, Life is Strange, un videojuego episódico de aventura gráfica desarrollado por Dontnod Entertainment. Sigue a Max Caulfield y la trama gira en torno a su relación con una amiga y el descubrimiento de su propia sexualidad. Eso sí, como buen videojuego tiene viajes en el tiempo, poderes y demás. Estas características de Life is Strange se han mantenido en el resto de sus juegos dentro de la saga, así como en Tell me Why, otra aventura del mismo estudio en la que el protagonista es una persona transgénero.

Los videojuegos son uno de los entretenimientos más populares del mundo. Se calcula que hay más de 3.000 millones de personas en el mundo que juegan videojuegos en algún momento, casi la mitad de la población mundial.

Por ello, que Soldier 76 y Tracer sean, dentro del canon y la mitología de Overwatch, tanto dos personajes principales como abiertamente homosexuales, es realmente importante. Que los jugadores puedan tener romances con hombres y mujeres en sus juegos es realmente importante. Que Harry Potter: Hogwarts Legacy vaya a dejar que sus jugadores tengan personajes transgénero lo mismo. Life is Strange y sus tramas, igual.

Varias investigaciones de analistas culturales hablan de que la inclusión, es decir, ver situaciones y personas determinadas, en los productos culturales que consumimos hace que nos importen en el mundo real. E igual en el sentido inverso. Al no verlos dejan de existir y la LGTBfobia crece

También te puede interesar: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico