previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Opio, capitalismo, religión, imperialismo… Lo que hay detrás del mito del vampiro

Autor: ELMUNDO

Nick Groom explica en un ensayo el paso que llevó de los tradicionales muertos vivientes y chupasangres de pueblo a los sofisticados vampiros en los límites de Europa, en 1720

Nosferatu, el vampiro de Friedrich Wilhelm Murnau.

Nosferatu, el vampiro de Friedrich Wilhelm Murnau.

2020 parece conspirar a favor de El vampiro. Una nueva historia, el ensayo del historiador Nick Groom que el próximo uno de julio llegará a las librerías con el sello de Desperta Ferro. En seis meses hemos tenido series de Netflix sobre Transilvania, exposiciones vampíricas en la Fundación La Caixa, novelas del género ambientadas en Caracas y, sobre todo, una pesadilla pandémica que ha llevado miles de lectores a buscar libros sobre pestes y distopías. ¿Qué es El vampiro? En resumen, es una indagación en la historia milenaria de muertos vivientes y otros personajes extravagantes y siniestros que llevaron a acuñar el mito del vampiro en la Europa romántica. Después, el libro se convierte en un explicación, a medias histórica, a medias psicoanalítica, de su éxito.

La primera idea interesante de El vampiro es que el paso que va del vulgar chupasangres al sofisticado vampiro se da en un lugar y en un momento muy concreto: la periferia del Imperio Austrohúngaro y la década de 1720. No por casualidad. “Los Habsburgo tenían mucho interés por los feómenos extraños. En esa época investigaron los unicornios, por ejemplo“, explica Groom. “Y lo hacían con mucha seriedad. Había equipos de médicos militares y oficiales que fueron enviados a los Balcanes. Elaboraban informes muy formales, que después se publicaban en Viena y tenían difusión por toda Europa. El foco del vampirismo estaba en regiones que habían sido transferidas del Imperio Otomano al austrohúngaro, eran los límites del mundo cristiano y estaban gobernados con leyes marciales. Sus habitantes sufrían traumas colectivos por esa violencia y los expresaban en el miedo a los muertos vivientes”

Lea Tambien:  Fe sin restricciones

“El muerto viviente ha estado rondando durante muchs siglos por todas las culturas del mundo, probablemente”, continúa Groom. “Fantasmas, zombies, espìritus, criaturas diabólicas… Muchas de ellas chupaban la sangre, desde la antigua Roma hasta la mitología nórdica. El mito del vampiro se forma cuando la cultura de la ilustración toma contacto con el folclore de Europa Oriental y empiezan a recibir noticias alarmantes. La palabra vampiro emerge entonces y añade un matiz de debate médico, filosófico y teológico sobre el fenómeno”.

Hay detalles graciosos en esa historia: el empleo de opiáceos como anestésicos se extendió por Europa en esa época. ¿Tuvo que ver su uso con la psicósis vampírica? En El vampiro se explica también que la iglesia protestante consideraba el fenómeno como una muestra del anacronismo del catolicismo y de la iglesia ortodoxa. Por eso, Inglaterra fue un lugar muy propicio para la literatura del género.

¿Qué pensaríamos del asunto si fuésemos unos sacerdotes católicos más o menos cultos de 1800? “Uno de los libros más importantes sobre vampirismo lo escribió un monje benedictino en 1746 y abrió un largo debate teológico que llevó al Papa a emitir un edicto que decía que los vampiros no existen. Para los católicos racionalistas, el vampiro era una prueba de la vida después de la muerte, aunque fuera como una expresión demoniaca. El problema era práctico. ¿Los vampiros volvían a su tumba por las noches? Eso les parecía ficción, alucinación colectiva”.

En esa época, los vampiros estaban lejos de entrar en su fase romántica. No eran guapos ni bohemios ni estaban sexualizados como el héroe de Francis Ford Coppola. Por eso, el libro de Groom se refiere a la leyenda erótica del vampiro como un malentendido reciente. “Hay elementos de sexualización en libros muy tempranos sobre vampiros como el de John William Polidori. Su vampiro es más un seductor que un depredador… El significado sexual también tenía que ver con la percepción de la mujer. La mayoría de los vampiros del siglo XIX son vampiresas. Pero era un apecto más del mito, no su núcleo. El vampiro también tenía un sentido científico, político y sobre todo económico. Karl Marx se refiere a él… En realidad, creo que el enfoque está equivocado. Hoy, pensamos que casi todo es una representación del sexo. Pero en el siglo XIX, ocurría lo contrario, el sexo era la metáfora que reresentaba otro tema: el capitalismo”, explica Groom.

Lea Tambien:  Ortodoxia compasiva

Y continúa: “La sexualización viene del psicoanalisis y se popularizó con el cine de los años 60 y 70, que estaba saturado de insinuaciones. Hoy, es imposible no percibir lo que hay de erótico en el vampiro, pero en el pasado fueron figuras más complejas, eran conceptos valiosos para pensar lo que es y lo que no es ser humano

Entonces, ¿qué le parece el éxito del vampiro como una cosa pop? “¡Me encanta! Me encanta la estética (siempre visto de negro y eso porque no he encontrado un color más oscuro), me encanta la música y me encanta la cultura gótica… Hay películas y series de televisión recientes que me parecen variaciones muy interesantes del mito. Los vampiros están en toda la cultura pop, en el diseño, en el cómic, en todas partes. Y no van a desaparecer”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • literatura
  • historia
  • cultura

Impactos: 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
peste-y-cruzada

Peste y cruzada

Si algo ha caracterizado la interpretación de los últimos días acerca del cambio de gabinete realizado por Sebastián Piñera, es una tendencia a reducirlo en

Leer Más >>
Te puede interesar también
lecciones-para-ser-presidenta
Estados Unidos

Lecciones para ser presidenta

Comentario La esperanza de las mujeres de alcanzar las máximas posiciones del gobierno en Estados Unidos lleva demasiado tiempo en suspenso. Credit…SDI Productions/E+ vía Getty

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico