Los Yaquis Restaurant
Desarrollo Virtual
World Wide Credit Experts
Pathway Insurance Agency
David Huete
Ayuda Financial
Abogado James Millar
Imperial Travel
Latch Quiroprácticos
City Toyota
Kisla Gonzales
Dr. Alberto Chaparro
Elías Travel
La Gallinita Meat Market
Gonzales Dental Care
Sonrisas Bright Dental
Dr. Francisco Barba
Daly City Dental Center
Abogado Alexander Cross
Dr. Francisco García
Alquimia Med Spa
Jorge Brignole
Abogado Wilson Purves
Araujo’s Restaurant
previous arrow
next arrow

Pablo Rivero, cuando Toni Alcántara se hizo novelista: “Si no fuera el de Cuéntame, mi novela sería un bombazo”

Autor: ELMUNDO
  • PABLO R. ROCES

    Madrid

Actualizado

Pablo Rivero, actor y novelista.
Pablo Rivero, actor y novelista.Romero de Luque

Si usted mira la foto [y omite la sangre], seguramente el primer nombre que su cabeza ha procesado sea el de Toni Alcántara. Porque 20 años de televisión pesan más en el recuerdo que cualquier otro elemento. Pero quien se relame esa masa viscosa nada tiene que ver con Cuéntame, el hijo mayor de Mercedes y Antonio no se ha convertido en un serial killer. Al menos, no de momento, denle tiempo a esos guiones. Aunque le hayan visto en su pantalla este es Pablo Rivero, no se confundan.

En un mismo cuerpo caben el hijo politizado de los Alcántara y el escritor «adicto» a los sucesos más escabrosos, el «voyeur» de crímenes truculentos que pasó madrugadas enteras de la cuarentena sumergido en fotos, blogs y webs. «Si te contara de dónde van saliendo las historias reales que arman mis novelas, flipas porque da miedo real». Y cuando se le pregunta, recula: «No, no puedo por respeto a las familias, no puedo dar esos casos».

Y fueron esas noches de true crime las que acabaron convertidas en su tercera novela: Las niñas que soñaban con ser vistas (Suma de letras), un retrato de las consecuencias mortales que pueden tener las redes sociales en las vidas de las adolescentes, con determinante femenino. «Es un catálogo terrible la sobreexposición, la referencia de las niñas no pueden ser influencers mayores en tanga que mejor cuanto más enseñen. (…) No me quiero poner moralista, una tía mayor de edad puede hacer lo que sea en sus redes [salir en tanga, mover el culo], no soy nadie para juzgarla. El problema es que vengan niñas sin madurez detrás y lo hagan por presión porque sino no son guays», expone Pablo Rivero.

¿Se refiere a que hay una hipersexualización del cuerpo femenino en redes?
Si solo anunciamos productos o convertirmos todo en una teletienda pues las niñas sólo van a querer anunciar cosas. No se habla ya de procesos productivos, de teatro, deportes, cine o los entresijos de tener una profesión, ahora todo es un escaparate.

Son estas reflexiones las que inundan una novela que conforma la trilogía noir que, hasta el momento, ha salido de la pluma del actor, que ya tiene «en mente» una idea para la cuarta, junto a No volveré a tener miedo y Penitencia. Todas ellas marcadas por la influencia que este género literario y el cine de terror han tenido en su vida y su carrera

Lea Tambien:  Austral Cuentos: una nueva colección para acceder a los cuentos de autores clásicos - Librópatas
Romero de Luque
¿De dónde sale esa obsesión de Pablo Rivero por el terror y lo noir?
Tengo recuerdos de ver de pequeño El coloso en llamas, El incendio, Drácula o Tiburón. Todo eso me daba un miedo terrible, no podía ni acercarme al mar porque me cagaba vivo, y aún me pasa, pero no puedo dejar de verlo. Luego llegó Twin Peaks con sus dos mundos del bien y el mal. Hay algo morboso que no puedes evitar, por eso ahora la gente está enganchada al true crime.
La época perfecta para usted, con la producción de true crime que hay ahora
Yo intento combinar las dos cosas: basar todo en hechos reales y envolver al personaje en una historia dando importancia a la parte oscura de la gente perturbada que se pone ante el escaparate que se publica.

Esos hechos reales y la interacción con ellos del autor marcan tanto la historia de Las niñas que soñaba con ser vistas que incluso coincide el nombre del personaje y el escritor. «Le llamé Pablo porque le movían cosas que a mí me mueven más allá de las ganas de investigar y descubrir, ese sentimiento hacia víctimas y familias. A mí no me toca sólo la parte morbosa, me toca mucho la fragilidad y la inocencia porque soy padre y lo poco que importan luego esas víctimas cuando son mujeres», apunta Rivero, antes de señalar que «por desgracia» se alegra de que su hijo sea un niño. «Esto es terrible, pero me quedo más tranquilo porque le vamos a dar una educación para que respete a las mujeres y no caiga en el machismo, pero por desgracia si fuera niña estaría más preocupado».

«Todo el rato vemos en las noticias que han aparecido niñas o mujeres muertas y parece que estamos hablando de números, pero no nos damos cuenta de que tienen una familia». Esa es la obsesión que se retrata en las páginas de la novela, que se centra en la desaparición de Laura García, una adolescente madrileña, en un centro comercial de la capital. A los pocos días su cuerpo aparecerá desmembrado en el aparcamiento de la planta baja y serán los medios de comunicación quienes diseccionen cada detalle de este suceso en la capital. Lo que viene a ser casi un día cualquiera en el mundo real.

Sorprende que usted, que es tan reservado para su vida personal en las redes, se introduzca en este mundo.
Precisamente lo soy porque estoy muy al día e investigo muchos casos. Damos mucha información en las redes sociales y nunca sabes quién está mirando al otro lado: dónde vivimos, cuándo vamos de vacaciones, cuál es nuestro barrio, dónde comemos, qué desayunamos, qué nos gusta hacer, a qué colegio va nuestro hijo. Somos carne de cañón porque existen sitios por desgracia donde se comercializa con todo tipo de barbaridades.
Pues siendo padre y en mitad de un confinamiento no parece el momento más agradable para el tema.
Es que estos temas son los que a mí me obsesionan, había muchos casos reales que me han conmocionado desde adolescente y que mirando en páginas y blogs se relacionaban con altas esferas, canibalismo y rituales. Intenté que fuera como un Código Da Vinci, que fuera macabro pero con aire de gran novela y de una gran ciudad.
¿Y cómo compagina la serie Cuéntame con dos novelas en apenas un año, en plena pandemia?
Yo soy un culo inquieto y cuando cojo el ritmo soy muy loco, me obsesiono con la historia. En el confinamiento me quedaba de madrugada porque tenía mucho tiempo y fue un enganche total.
¿Sigue siendo escribir un hobby sin pretensiones como decía con su primera novela?
De momento sí, porque tengo un editor maravilloso y un equipo que no me exigen porque no soy un superventas. Nunca me han presionado, han respetado mucho mis tiempos y han incidido en que creara mi personalidad. No tengo unos plazos, he publicado cuando he querido.
Lea Tambien:  “Los Bribones” a por los libros perdidos: el Grupo de Investigación de Laviana investigará una misteriosa cueva afgana
Romero de Luque

Aún así, esta tercera parte de la obra literaria de Pablo Rivero nació «del tirón» a diferencia de sus inicios que fueron cuando acababa de ser padre, estaba en el proceso de construcción de su casa, ensayaba teatro y rodaba Cuéntame, la serie que le ha marcado media vida de forma literal. Son ya 20 años de los 40 que acumula el actor como parte de la familia Alcántara, un hecho que no siempre ha jugado a favor de su nuevo papel como novelista.

¿Ser actor en Cuéntame le ha beneficiado o le ha perjudicado en el mundo literario? ¿Se ha encontrado con el perjuicio de ser el actor al que publican por ser famoso?
A favor está el escaparate que me permite hacer entrevistas como esta, pero hay muchos prejuicios y gente que no te toma en serio. Sé que si no fuera el de Cuéntame y fuera un autor autónomo, esta novela se hubiera vendido como un bombazo o funcionado más.

En muchos blogs todavía ves cómo dicen que no se esperaban que mis novelas fueran a estar bien. Creo que la gente es un poco escéptica porque hay mucho famoso que no escribe sus libros. En mi caso, ahora, al ser el tercero ya se conoce mi estilo y se nota la esencia y se ha creado una corriente muy buena de clubes de lectura donde los recomiendan. Lo que al principio iba un poco en contra, ahora va a favor.

¿Le molesta cuando le etiquetan como ‘Toni, el de Cuéntame’?
Si sólo hubiera hecho Cuéntame igual sí me molestaría, pero son ya muchos años los que han pasado y muchos proyectos los que he hecho en teatro. Además yo soy el de Cuéntame porque lo he elegido y si sigo haciendo esa serie es porque estoy a gusto. Gracias a Cuéntame también tengo la suerte de que me puedo quedar en mi casa escribiendo o no depender del número de libros que vendo y seguir hablando de los temas que me obsesionan de verdad.
Vamos que no se plantea dejar su personaje de Toni por el mundo literario.
De momento, no, espero hacer por lo menos la siguiente temporada.
Lea Tambien:  Cartas al director de HERALDO: 'Las páginas amarillas de aquellos viejos libros'

Así seguirá el duopolio Rivero-Alcántara durante un tiempo en la vida del actor. Pero recuerden, cuando le vean relamiendo la sangre como en la fotografía, no le llamen Toni. Ese es Pablo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 2311:
Usuarios – 0
Invitados – 1094
Robots – 1217

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico