previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Pandemia de coronavirus y Segunda Guerra Mundial: ¿Es correcta la comparación o una metáfora?

Autor: MSN
En la primera semana de junio de 2019, la Segunda Guerra Mundial estaba en la mente de muchas personas.

Era el 75° aniversario del Día D, una semana llena de eventos en honor al sacrificio y a la sangre que decenas de miles de soldados aliados derramaron en las playas francesas. Los líderes de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia y Alemania (por entonces enemiga y ahora aliada), en una rara muestra de unidad se reunieron en Normandía, donde la marea de la guerra cambió tan decisivamente.

Ahora, nueve meses después, las referencias a la Segunda Guerra Mundial se escuchan de nuevo todos los días a causa del coronavirus.

La comparación aparece en todas partes: el mundo se enfrenta a la amenaza más grave desde la última guerra realmente mundial. Muchos líderes han evocado la Segunda Guerra Mundial en sus comentarios relacionados con el virus. Existe un temor generalizado de que un “enemigo invisible” pueda causar una escalada severa de muertes, devastar la economía global, interferir el suministro de alimentos y provocar disturbios sociales.

Y todo esto tiene consecuencias negativas: la referencia a la Segunda Guerra Mundial no es útil y solo aumenta el miedo.

Pero comparemos estas aterradoras semanas recientes con esta lista de nombres, lugares y batallas: Hitler, Stalin, Roosevelt y Churchill. Auschwitz y Pearl Harbor y Midway y Stalingrado. El asedio de Leningrado, el bombardeo alemán de Londres y las bombas de los aliados en Dresde. Los capítulos atómicos final de Hiroshima y Nagasaki.

Y comparemos la destrucción total de las ciudades con las calles vacías de ahora. O el número de muertos: 85 millones en ese momento, poco más de 18 mil ahora, aunque se espera que esa última cifra se multiplique.

Lea Tambien:  El acuerdo de estímulo en EE.UU. incluye cheques para ciudadanos… pero llegarán hasta mayo

¿Las comparaciones con la Segunda Guerra Mundial realmente se sostienen, o es solo una metáfora conveniente? Aquí hay un panorama de las conexiones entre ambas épocas, señalando sus diferencias fundamentales.

Los llamados a los líderes mundiales

La canciller alemana Angela Merkel nació una década después de la derrota de los nazis y creció en Alemania del Este sintiendo las consecuencias directas de la guerra. La semana pasada, en un extraño discurso a su nación, miró a la cámara con esta declaración: “Desde la unificación alemana, no, desde la Segunda Guerra Mundial, no ha habido ningún desafío para nuestra nación que haya exigido tal grado de acción conjunta y comunitaria”.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump pasó de descartar el virus como un “engaño” a declararse a sí mismo como un “presidente de guerra”, mientras invocaba la Ley de Producción de Defensa, de 70 años de antigüedad, para combatir la escasez de suministros médicos necesarios, como máscaras y ventiladores, al tiempo que cada vez más estadounidenses se ven afectados. Todavía no ha utilizado la ley federal, a pesar de los fuertes reclamos del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, entre otros, para que lo haga de inmediato.

La reina Isabel pareció aludir hace unos días a sus propios años de adolescencia en la Segunda Guerra Mundial cuando se desempeñó como mecánica y condujo camiones militares como parte de los servicios armados auxiliares en Gran Bretaña. “En tiempos como estos, recuerdo que la historia de nuestra nación ha sido forjada por personas y comunidades que se unen para trabajar como una sola”, dijo.

Lea Tambien:  Wall Street: volatilidad. El paro de EEUU aumenta por el coronavirus | Estrategias de Inversión

Italia ha sufrido más muertes por el virus que cualquier otra nación, hasta ahora. El primer ministro italiano Giuseppe Conte apareció en televisión el sábado a la tarde, anunciando que estaba reforzando la cuarentena del país, cerrando todas establecimientos productivos, salvo las que proporcionan bienes y servicios esenciales. Dijo: “Estamos enfrentando la crisis más grave que ha sufrido el país desde la Segunda Guerra Mundial”.

Números de mortandad y devastación

Durante la Segunda Guerra Mundial murió el 3% de la población mundial; de un estimado de 2.300 millones de personas, 85 millones perecieron. Con una población mundial actual de unos 7.700 millones, una porcentaje de mortalidad similar por la pandemia implicaría 231 millones de muertos. Algunos expertos han advertido que decenas de millones podrían morir por el virus si no se cumplen las medidas de bloqueo y distanciamiento social.

Pero no hay bombardeos interminables en todo el mundo, ni una marea humana mundial de miseria que huye de esas bombas y masacres, ni campos de concentración, ni campos de prisioneros de guerra con trabajos forzados.

Ciudades y pueblos enteros fueron arrasados durante la Segunda Guerra Mundial. Oradour-sur-Glane, Francia, donde los nazis llevaron a cabo la peor masacre de civiles en territorio francés en 1944, es una ciudad fantasma, preservada hoy en ruinas desde que los nazis la abandonaron. Más de 600 personas fueron asesinadas, incluidos cerca de 250 niños.

Planes de rescate, empleo y tecnología

Los gobiernos muestran distintos grados de compromiso para sostener las industrias más importantes y a la población activa en tiempos de COVID-19. Los planes de rescate proyectados por varios países occidentales se parecen al Plan Marshall, la iniciativa estadounidense de $ 15 mil millones de dólares que ayudó a la recuperación europea después de la Segunda Guerra Mundial.

Lea Tambien:  5 cosas que debes saber este 25 de marzo: Acuerdo histórico para la economía de EE.UU.

En muchos países, durante la guerra, como tantos hombres se encontraban luchando en el extranjero, se pidió a las mujeres que reforzaran la fuerza de trabajo y, en particular, que ayudaran a producir armamentos. Hoy en día los trabajadores clave en todo el mundo son médicos, enfermeras, cuidadores y personal de limpieza, y aquellos a quienes se les puede pedir que trabajen desde casa para evitar la propagación del virus.

Ese trabajo y las economías que sustenta, como muchas otras cosas en el mundo moderno, dependen de un elemento clave: el servicio de Internet. Si este servicio fallara, la próxima fase de la crisis podría ser desencadenada no por el desarrollo tecnológico, como fue el caso de la bomba atómica, sino simplemente por su repentina carencia.

Para las personas que vivieron la Segunda Guerra Mundial, tal noción parecería inimaginable.

Más en MSN:

Vladimir Putin aplazó el plebiscito sobre su continuidad en el poder para evitar la “rápida” propagación del coronavirus (Infobae)

Impactos: 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico