Ayuda Financial
Kisla Gonzales
Araujo’s Restaurant
World Wide Credit Experts
Dr. Alberto Chaparro
Gonzales Dental Care
Daly City Dental Center
David Huete
Desarrollo Virtual
Elías Travel
City Toyota
Abogado James Millar
Sonrisas Bright Dental
FINHABITS
Dr. Francisco García
Dr. Francisco Barba
Jorge Brignole
Latch Quiroprácticos
Abogado Alexander Cross
Alquimia Med Spa
La Gallinita Meat Market
Los Yaquis Restaurant
Pathway Insurance Agency
Abogado Wilson Purves
Imperial Travel
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Pelosi enfurece a Xi Jinping

Autor: Francesc Peiron

Situación de máxima alerta. Los expertos advirtieron ayer que “las próxima horas son peligrosas porque puede haber un mal cálculo o un error”. El incremento al límite de la tensión en el mundo es consecuencia del desafío de Nancy Pelosi y la réplica inmediata y firme de Pekín.

El Ministerio de Defensa de China anunció el inicio de maniobras militares “con fuego real” alrededor de Taiwán, y una concentración de fuerzas militares en el estrecho, nada más aterrizar Nancy Pelosi en el aeropuerto de Songshan, en Taipéi, procedente de Malasia, sin que hubiera anunciado públicamente su vista a Taiwán.

La aventura de la presidenta de la Cámara de Representantes, tercera persona en la cadena de poder en Estados Unidos, logró la rara unanimidad de contrariar al presidente Joe Biden, su amigo y compañero de filas, y de enfurecer al dirigente chino Xi Jinping, que se atribuye a sí mismo la misión sagrada de unificar China y Taiwán.

La Casa Blanca manifestó que China “debe pensar con mucho cuidado la escalada de violencia”.

Aunque John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, recalcó la prerrogativa de Pelosi de visitar la isla, sin que esto signifique romper la política de una sola China –“no apoyamos la independencia de Taiwán”–, lo cierto es que la Casa Blanca trabajó para hacer ver a la presidenta de la Cámara Baja que este era el momento menos adecuado para hacerlo, y que los perjuicios de esta acción serían muy superiores a los beneficios.

Si bien Pekín no ha condenado la invasión rusa de Ucrania, las conversaciones entre Biden y Xi han logrado hasta ahora que China –gran fabricante de drones– no abastezca de armas a Moscú cuando las tropas rusas empiezan a ir más que escasos de material bélico.

Qué sucederá como desquite al viaje de Pelosi está por ver.

En Taipéi, Pelosi hizo público un comunicado en el que afirmaba que la comisión del Congreso visitará la isla hasta hoy miér­coles, centrándose en las rela­ciones con Taiwán sobre seguridad, comercio, pandemia, crisis climática, derechos humanos y “otros asuntos de interés mutuo”.

Pelosi no cede a la presión de Biden y proclama en Taipéi que su viaje es una defensa de la democracia

“La solidaridad de Estados Unidos con los 23 millones de habitantes de Taiwán es más importante que nunca, mientras el mundo se enfrenta a una elección entre autocracia y democracia”, prosiguió. “Nuestra delegación viene a Taiwán para honrar el compromiso inquebrantable en apoyo de su vibrante democracia”, afirmó.

Y matizó que “nuestra visita es una de entre las varias delegaciones del Congreso que han venido a Taiwán y en ningún sentido contradice la política de Estados Unidos (de una sola China), establecida por tratado de 1979. Estados Unidos se sigue oponiendo a una vía unilateral para cambiar el statu quo”.

Eso no evitó que el Ministerio de Exteriores chino respondiera a Pelosi con un comunicado de “firme oposición y severa con­dena” del viaje, una iniciativa [que tendrá] “severas consecuencias para los fundamentos” de las relaciones entre los dos países.

“Su visita a Taiwán, en cualquier forma y por cualquier razón, es una gran provocación”, añade el comunicado. Y resalta que el viaje “infringe la soberanía china y su integridad territorial”. Previamente, China advirtió que sus militares “no se quedarían sentados ociosamente”.

Manifestantes sostienen carteles durante una reunión en apoyo de la visita esperada de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, en Taipei, Taiwán.

Manifestantes sostienen pancartas durante una concentración a favor de la visita de Nancy Pelosi en Taipei, Taiwán

REUTERS

Estas palabras resuenan con la amenaza que Xi le hizo el pasado jueves a Biden por teléfono. “El que juega con fuego solo se quema”, avisó. Xi está considerado el dirigente chino más poderoso desde Mao.

Kirby replicó que “no ha habido violación de la soberanía y no hay razón para esta respuesta”. Una y otra vez se recuerda que en 1997 estuvo en la isla el entonces presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, y no se organizó este conflicto. A nadie se le escapa que China carecía del poder económico y militar de hoy.

“Pekín se opuso con firmeza a aquel viaje”, terció Qin Gang, embajador de China en Washington, en la cadena CNN. “Fue un error y, por lo visto, Estados Unidos no aprendió la lección”, insistió.

En Washington se esperaba “una exhibición militar” china. El Ministerio de Defensa chino aludió “a una serie de objetivos militares”. Algunos temen que estas acciones sean una fase previa a la anexión de la isla.

Pekín acusa a la legisladora de violar su soberanía, y la Casa Blanca replica a China que cuide su escalada

El miedo al destino de Taiwán se dispara. “Vamos a observar de cerca qué pasa tras la visita –aseguró Kirby–, que no sea un pretexto para preparar alguna acción militar”.

La geopolítica del (falso) elogio

Las encuestas dejan claro que China es el gran enemigo, es el Gobierno del país que más disgusta y más desconfianza causa entre los estadounidenses. Si alguna cosa ha provocado la convergencia entre el presidente Joe Biden y su antecesor Donald Trump es precisamente el régimen de Pekín. Los aranceles que impuso Trump todavía se mantienen. En este contexto, Biden ha considerado que el viaje a Taiwán de su amiga Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara Baja del Congreso, era inoportuno. Muchos ideólogos demócratas han apoyado la opinión del presidente. Así que Pelosi se ha convertido en legisladora de culto para los republicanos. Pero no se confundan, no lo es por su desafío al dirigente chino Xi Jinping, sino por servir para atacar a Biden. Pelosi es una de las personas más odiadas por los conservadores. Trump la retrata como loca. Otros la califican de dictadora. Pero estos días están con ella por llevarle la contraria a los suyos, a la Casa Blanca. “Ha sido indecoroso que Biden haya intentado disuadirla”, dijo Mitch McConnell, jefe de la minoría republicana en el Senado y no precisamente fan de Pelosi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico