Los Yaquis Restaurant
Desarrollo Virtual
World Wide Credit Experts
Pathway Insurance Agency
David Huete
Ayuda Financial
Abogado James Millar
Imperial Travel
Latch Quiroprácticos
City Toyota
Kisla Gonzales
Dr. Alberto Chaparro
Elías Travel
La Gallinita Meat Market
Gonzales Dental Care
Sonrisas Bright Dental
Dr. Francisco Barba
Daly City Dental Center
Abogado Alexander Cross
Dr. Francisco García
Alquimia Med Spa
Jorge Brignole
Abogado Wilson Purves
Araujo’s Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

¿Por qué Emilia Pardo Bazán está más viva que nunca?

Autor: Traveler

Tiempo de lectura 12 minutos

Condesa, católica, antisentimental y feminista, nadie la puede hacer suya ideológicamente, pero tenemos suerte porque la literatura de Emilia Pardo Bazán nos pertenece a todos. Y sus renglones están más vivos que nunca.

1. PORQUE ES UN ACTO DE JUSTICIA

Escribió más de 40 novelas, 19 libros de cuentos, 16 libros de ensayo, 11 libros de viajes, un libro de poemas, nueve obras de teatro, seis biografías y más 1.500 artículos para prensa. Fue una escritora prolífica y profesional, pero si hoy está más viva que nunca no es (solamente) por número de páginas que publicó, sino por por su extraordinario talento, por la calidad de su literatura y por su carismática personalidad.

Contradictoria, apasionada, inagotable, aventurera, irónica… Emilia desplegó a lo largo de su vida una energía vital e intelectual que le permitió, además, ser editora y traductora, viajera, orgullosa madre de tres hijos; amiga y amante de algunos de los hombres más importantes de su tiempo, como Benito Pérez Galdós o Lázaro Galdiano. Libre, individualista y feminista, para ella, toda educación que no fuese destinada a hacer seres humanos más independientes, no sería “sino doma y poda”. Como dice su magnífica biógrafa Isabel Burdiel, “por favor, no la idealicemos”, pero atrevámonos a redescubrirla y sobre todo a leerla.

2. PORQUE ES IDEOLÓGICAMENTE INCLASIFICABLE (ES DECIR, DEL BANDO DE LA CONTRADICCIÓN)

Emilia Pardo Bazán se atrevió a navegar sin complejos en el mar de la contradicción. Era la hija única de una familia de la aristocracia gallega. Su padre fue diputado en cortes durante el Sexenio Democrático, y fomentó el cosmopolitismo, la libertad y la formación de su hija, que no pudo ir a la universidad (estaba prohibido) pero hablaba con soltura, francés, inglés y alemán. Acorde a su linaje (aunque no a su género), tuvo acceso a los mejores maestros y libros.

Pero no pudo escapar del matrimonio, que se encontraba en el horizonte de toda mujer. Se casó (la casaron) a los 17 años con un hidalgo gallego de una familia carlista, y a pesar de su bagaje liberal, se identificó con la causa ultracatólica de su marido y se ocupó de traer personalmente armas de Inglaterra pagadas con su propia dote. Humanista y elitista. Moderna y antimoderna. Católica practicante, devota de su confesor y promiscua. Tradicionalista y, al tiempo, fascinada por el progreso y por la ciencia. Algunos de sus mejores amigos, como Giner de los Ríos, eran laicos y krausistas, pero ella no dejó de ser hasta el final de su vida, políticamente conservadora. Lo cierto es que Emilia no cabe en ninguna casilla.

3. PORQUE HIZO LITERATURA APLICANDO UN BISTURÍ SOCIAL AL MUNDO EN QUE VIVÍA (Y EL SIGLO XIX NO ERA NI PACATO NI ABURRIDO)

A finales del siglo XIX, el naturalismo francés de Zola era considerado pornográfico: personajes marcados por la pobreza, el alcoholismo, el incesto, la industrialización, la violencia… Es decir, sexo y cochambre con pelos y señales que asqueaban a la gran mayoría de lectores y críticos bienpensantes. Pardo Bazán, que había entablado amistad en París con Zola y los exiliados rusos, decidió apostar por este tipo de literatura basada en la observación de la realidad y la defendió en un apasionado libro de ensayos, La cuestión palpitante (1883) (para el que consiguió la bula papal), así como en las novelas Los Pazos de Ulloa (1886), que muestra la decadencia de la aristocracia rural gallega; y en La Tribuna (1883), la primera novela en España en la que aparece la clase obrera y cuya protagonista es mujer.

Lea Tambien:  Arteche se estrena en Bolsa con una subida del 1,5 %

A partir de 12,95 €

4. PORQUE TODAVÍA ESTAMOS APRENDIENDO DE ESA NUEVA SENTIMENTALIDAD QUE ELLA PRACTICÓ

Mientras en el siglo XXI seguimos a vueltas con la deconstrucción del amor romántico y deshojando la margarita del poliamor, Pardo Bazán exploró las posibilidades de una nueva sentimentalidad al finales del XIX, manteniendo una relación apasionada, no exclusiva y de igualdad y estímulo intelectual con el escritor Benito Pérez Galdós.

Casada con 17, separada con más de 30, nunca divorciada por su catolicismo, la escritora se casó con un hombre, José de Deza, (con el que siempre mantuvo una buena relación) que le dio el espacio para que se desarrollara cuando todavía eran pareja y se retiró discretamente de su vida cuando ella se lo pidió. En su tiempo, ninguna mujer española tuvo tanta influencia ni tanta libertad como ella, una excepción que pudo disfrutar, en gran parte, gracias a su título de condesa y a su fortuna económica.

Liberada del matrimonio e instalada en Madrid con sus hijos, vivió romances con Blasco Ibáñez y Lázaro Galdeano, pero la más importante y duradera de sus relaciones fue la que mantuvo con Galdós. Un amor clandestino con el que viajaba a Italia, Alemania, Gran Bretaña o Francia, para poder besarse en la calle y al que en sus cartas llamaba “amado roedor”, “ratonciño del alma”, “miquiño mío”. Su amor –definido por Emilia como moderno y nervioso– culminó en los años 1888-1889. Los dos estaban entonces en plenitud: ella tenía 37 años, acababa de publicar sus mejores novelas, Los Pazos de Ulloa y La madre Naturaleza. Él, ocho años mayor, había editado nada menos que Fortunata y Jacinta. Se veían, a escondidas, en Madrid: en la calle de la Palma (la llama, en broma, ‘Palmstrasse’), junto a la iglesia de las Maravillas (‘Maravillas Church‘).

El episodio más pintoresco es el de un paseo nocturno, en coche de caballos, que concluyó con un arrebato de pasión: “Me río con el episodio de aquella prenda íntima. ¿Qué habrá dicho el guarda de la Castellana al recogerla?”, le escribe en sus cartas. Tenían una relación entre iguales, se daban consejos literarios y se alimentaban tanto en lo sensual como en lo intelectual. En su correspondencia, Emilia proclamaba con orgullo su libertad erótica: “Sí, yo me acuesto contigo, y me acostaré siempre, y, si es para algo execrable, bien, muy bien, sabe a gloria, y si no, también muy bien… Ante la moral oficial, no tengo defensa, pero tú y yo se me figura que vamos un poco para nihilistas en eso. Le hemos hecho la mamola al mundo necio, que prohibe estas cosas”. Por desgracia, la que él le escribió no nos ha llegado. Se dice que Carmen Polo la quemó al tomar posesión del Pazo de Meirás. Prefería una versión más decente de Doña Emilia. Pero donde hubo fuego, quedan todavía hoy las ascuas.

5. PORQUE DEBERÍA SER NUESTRO EMBLEMA DEL ‘BODY POSITIVE’

Una y otra vez en los artículos y las portadas que celebran este centenario me encuentro con fotos de Emilia Pardo Bazán de perfil, o de medio lado, enseñando mucho moño y poco cuello. Nadie dice, “la medio escondemos porque está gorda”, pero es así. Otras veces, casi con saña, publican fotos de su edad más avanzada, esta vez sí de de frente y con la papada desparramada. A veces incluso la ponen al lado de Galdós, para decir que fue su amante, pero en edades muy dispares, lo que le da al affaire un aire grotesco, sobre todo porque en el pie de foto añaden sus apasionadas frases escritas en la intimidad de la correspondencia, esas que decimos al oído, pero nos dejan literalmente en pelotas.

Lea Tambien:  Los desacuerdos por resolver con los que Biden acude al encuentro de Putin en la cumbre de Ginebra

Esto que voy a decir es feo, pero verdad: vivimos en una sociedad gordófoba y edadista. Y si no se vende merchadising cuqui feminista de Emilia ni se han hecho ya adaptaciones cinematográficas o televisivas sobre el la historia de amor de Galdós y Pardo Bazán es porque ella no da para el papel físico de sí misma. Es decir, que para llevarla en las camisetas la querríamos un poco más víctima, un poco más heroica, un poco más digna, un poco más guapa… y sobre todo, más delgada.

De hecho, en su tiempo, los hombres la denigraron una y otra vez por atreverse a tomar la palabra y a ocupar el espacio público con su talento y su vehemencia, pero cuando la insultaban no hablaban de sus ideas, sino de su aspecto. “Como mujer, es de una obesidad desagradable y su conversación, es ansiosa y trepadora”, dijo de ella Baroja. Se decía que era “una jamona atrasada de caricias”. Clarín dijo que cuando muriera habría fiesta nacional y que no podía entrar en la RAE, entre otras cosas, porque no le cabría el culo en el asiento. En su época, corría incluso un chiste de boca en boca, preguntándose en qué se parecía Pardo Bazán a los nuevos tranvías de Madrid, decían: “En que pasa por Lista y no llega a Hermosilla”. Pues eso, hagamos nuestro lo que otros denigran porque “¿qué es body positive?”, me preguntas. Y Body Positive eres tú, querida Emilia.

6. PORQUE EN LA MODA PRACTICÓ EL FLAMBOYANTE MÁS ES MÁS

A cuanto más insulto más emperifollo. Siempre a la última, siempre “a mí plin” con los troles. Discreta en su vida íntima, pero amante de las polémicas. En el espacio público Emilia Pardo Bazán no se escondía, sino todo lo contrario. No hay más que fijarse en sus sombreros. La escritora, además, es una experta en moda (compra su ropero de temporada en París) y exhibe su erudición sobre el entramado industrial, artesanal, económico y comercial del mundo fashion en sus relatos y en su correspondencia privada. Nos lo cuenta Blanca Rodríguez Garabatos en el libro Emilia Pardo Bazán y la moda, publicado por la editorial Hércules.

7. PORQUE ENUNCIÓ ANTES QUE NADIE EL CONCEPTO DE ‘MUJERICIDIO’ Y VIOLENCIA DE GÉNERO

En esta ola de publicaciones empujada por el centenario, una de las novedades más interesantes a rescatar es Encaje roto (Ed. Contraseña) de Cristina Patiño que reúne 35 de sus cuentos relacionados con la violencia machista. En el relato “Feminista”, una dama de buena posición tiene que experimentar la humillación de que su esposo le haga vestirse sus pantalones al día siguiente de su noche de bodas “para que sepas, querida Clotilde, que en toda tu vida volverás a ponértelos”. En “Vampiro”, que roza el terror, una adolescente es obligada a casarse con un anciano rico; en “Las medias rojas”, es el padre quien deja impedida a la chica y para evitar que se escape a América; mientras en “El indulto“, que abre el volumen, una humilde asistenta aguarda con pavor la liberación de su marido de la cárcel, condenado por asesinar a su suegra: “¡La ley, en vez de protegerla, obligaba a la hija de la víctima a vivir bajo el mismo techo, maritalmente, con el asesino!”.

Lea Tambien:  La política de Biden beneficiará a empresas españolas como Telefónica y ACS

Tal vez no estaría de más recordar que a su abuela paterna, Joaquina Mosquera, la asesinó su segundo marido, un hombre con este infausto nombre: Juan Rey Perfume. Y que por supuesto no fue castigado.

A partir de 16 €

8. PORQUE FUE UNA ESCRITORA PROFESIONAL QUE CONSTRUYÓ SU CARRERA Y SU NOTORIEDAD CON PICO Y PALA (HOY TENDRÍA TWITCH Y TIKTOK)

Totalmente autoconsciente de la necesidad de construir no sólo una obra sino un personaje público, Pardo Bazán comenzó su asalto a la notoriedad escribiéndole a todos los grandes autores de su época. En sus viajes a París para cubrir la Exposición Universal, conoció y entabló amistad con todo el que era alguien en el mundillo literario. Una vez situada como mujer célebre, nunca se arredró ante las polémicas, y aunque pareciera arrogante era muy consiente del precio que estaba pagando.

9. PORQUE EL DESEO FEMENINO TODAVÍA NECESITA REIVINDICARSE Y ELLA (EN ‘INSOLACIÓN’) LO HIZO PRIMERO

Parece mentira, pero aún hoy y pese al Satisfyer, el deseo femenino es un secreto a voces. La novela Insolación, de Pardo Bazán, (de la que ahora aparecen dos versiones ilustradas) arranca con una señora encamada, la aristócrata Francisca de Asís Taboada, en un despertar atroz, con un dolor que le horada las sienes y la boca “pegajosita, amarga y seca”, una jaqueca que la sirvienta se empeña en atribuir a un exceso de sol aun cuando se trata, en realidad, de una resaca de manzanilla Tío Pepe. ¿Una dama bebida? No solo eso; la marquesa de 32 años, viuda respetable, se ha escapado la víspera a las praderas de San Isidro, a festejar la romería del santo con un galán gaditano, Diego Pacheco, tan calavera, tunante y vago como seductor.

¿La novedad? Al contrario que en Madame Bovary y o en La Regenta, la sensualidad no se entiende como “caída” ni es castigada. Así que lo escandaloso para la época no es que se acueste con su amante. Las novelas decimonónicas están llenas de jóvenes seducidas, señoras adúlteras y mujeres de vida airada. Lo que resulta inmoral y escandaloso es la alegría que respira la novela, la complacencia en la sensualidad y el optimismo. Tanto Clarín como Bobadilla lo hicieron notar: o “No hay pesimismo, no hay sarcasmo implícito en esa historia de aventuras indecentes y frías, sosas y apocadas; hay complacencia, casi alegría”. Y sí, de eso se trata, del placer como alegría.

A partir de 16,95 €

10. POR SU JOIE DE VIVRE

“Yo no tengo vocación de suicida –escribió en uno de sus cuentos de Navidad–. A mí la vida me parece amable y Dios bueno y sus obras perfectas. El arte me proporciona gozo, la naturaleza me vivifica. Creo en la amistad y no tengo malo el estómago”. Amén.

LIBROS IMPRESCINDIBLES DE EMILIA PARDO BAZÁN

Miquiño mío: cartas a Galdós. Ed. Turner

Emilia Pardo Bazán. Biografía de Isabel Burdiel. Ed. Taurus

El Encaje Roto: antología de cuentos de violencia contra las mujeres, de Emilia Pardo Bazán. Ed. Contraseña

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 2044:
Usuarios – 0
Invitados – 962
Robots – 1082

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico