La Gallinita Meat Market
Ayuda Financial
Latch Quiroprácticos
Daly City Dental Center
City Toyota
Gonzales Dental Care
Sonrisas Bright Dental
Pathway Insurance Agency
Desarrollo Virtual
Dr. Francisco García
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Abogado Wilson Purves
Dr. Alberto Chaparro
Dr. Francisco Barba
World Wide Credit Experts
Elías Travel
Abogado James Millar
Alquimia Med Spa
Kisla Gonzales
David Huete
Imperial Travel
Araujo’s Restaurant
Los Yaquis Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Serie Especial: Resolver vs Castigar “Es la policía de Tucsón. ¡No estás en problemas, amigo!”

Autor: Arizona Daily Star

Los oficiales de policía de Tucson Josh Godfrey y Todd Schladweiler del Equipo de Apoyo de Salud Mental trabajando juntos en febrero de 2021.

Josh Galemore, Arizona Daily Star

Dos miembros del Equipo de Apoyo a la Salud Mental del Departamento de Policía de Tucsón (TPD, por sus siglas en inglés) tocan la puerta de una casa en el lado sur.

Todo está en calma. Luego, de la casa se escucha la canción “Black and Yellow” de Wiz Khalifa. Después, el volumen vuelve a bajar.

Los oficiales Todd Schladweiler y Josh Godfrey no están aquí para hacer un arresto, sino para hablar con un joven que no ha estado al día con su tratamiento de salud mental y llevarlo a un centro de salud conductual.

“Es la policía de Tucsón. ¡No estás en problemas, amigo!”, grita Godfrey por encima de la música.

Un joven abre parcialmente la puerta, se ve confundido.

“Está bien, amigo, lamento molestarte. CODAC nos envió. Dijeron que no habías estado contestando tu teléfono ni yendo a tus citas”, le dice Godfrey.

Los agentes se identifican unas cuantas veces, pero el joven todavía parece confundido, hasta que su confusión se convierte en miedo.

Intenta cerrar la puerta, pero Godfrey vuelve a abrirla y el joven golpea la mano del oficial. Godfrey lo esposa, la primera vez que lo hace en meses, dice más tarde, y lo lleva a la parte trasera del vehículo del agente Schladweiler donde lo trasladan al Centro de Respuesta a Crisis para recibir tratamiento.

Crisis evitada. Y ese es el objetivo del Equipo de Apoyo de Salud Mental del Departamento de Policía de Tucsón, el cual se creó en 2014 y ha crecido hasta incluir cinco oficiales, dos detectives y un sargento.

El equipo también estimuló la creación del Equipo de Recursos para el Uso de Sustancias y el Equipo de Alcance para Personas sin Hogar del departamento. Los tres reflejan los cambios de TPD para abordar los problemas en la comunidad al tratar de conectar a las personas para ayudarlas en lugar de arrestarlas.

Los oficiales Josh Godfrey y Todd Schladweiler del Equipo de Apoyo de Salud Mental de TPD hablan con una persona en la puerta de su casa.

Mientras que los oficiales de patrulla responden a las llamadas activas de salud mental, el equipo de salud mental trabaja más como una unidad de seguimiento. Los miembros cumplen con las órdenes judiciales de salud mental y capacitan a los oficiales de otras unidades sobre intervención en crisis y primeros auxilios de salud mental.

El objetivo es proteger tanto a las personas en crisis como a los agentes: las personas con enfermedades mentales graves tienen más probabilidades de ser víctimas o de lastimarse a sí mismas que de lastimar a otros, según muestran los estudios.

El 8 de enero fue un parteaguas

El Departamento del Sheriff del Condado Pima, y luego el TPD, crearon equipos especializados de salud mental en parte en respuesta al tiroteo del 8 de enero de 2011 frente a un supermercado de Tucsón en la que murieron seis personas y la representante Gabrielle Giffords y otras 12 personas resultaron heridas.

El pistolero, Jared Lee Loughner, tenía esquizofrenia y no tomó su medicamento, aunque éste había sido ordenado por la corte. Loughner pasó por tratamiento en prisión y su salud mental mejoró notablemente cuando fue sentenciado a fines de 2012. Se hizo evidente que el tiroteo podría haberse evitado si hubiera recibido tratamiento antes.

Los equipos de salud mental se enfocan en órdenes judiciales que comienzan con un proceso de evaluación llamado “Título 36”, el cual determina si una persona que rechaza el tratamiento de salud mental es un peligro para sí misma o para otros.

La mayoría de las órdenes judiciales que cumplen los oficiales son para personas que no siguen su plan de tratamiento obligatorio, dijo el oficial Godfrey.

Los equipos permiten que los oficiales entrenados en salud mental ejecuten las órdenes, en lugar de un oficial de patrulla que puede tener prisa por transportar a una persona a un centro de salud mental entre llamadas de emergencia, dijo Jason Winsky, supervisor del equipo de salud mental.

Debido a que no atienden llamadas al 911, los oficiales del equipo de salud mental tienen más tiempo para persuadir a una persona para que los acompañe a recibir tratamiento.

“Un regalo del cielo”

La policía transporta a las personas más comúnmente al Centro de Respuesta a Crisis, en el extremo este del Centro Médico Banner Sur de la Universidad. Community Bridges Inc. también ofrece observación de crisis en Tucsón.

El Centro de Respuesta a Crisis, operado por Connections Health Solutions, está abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana y tiene una política de “ninguna puerta equivocada”, lo que significa que no rechaza a nadie, sin importar cuán agudas sean sus necesidades.

El centro tiene una entrada separada para los agentes de la ley, lo que acelera el proceso. Esa es la clave para garantizar que los oficiales lleven a alguien al centro en lugar de a la cárcel, dice la Dra. Margie Balfour, jefa de calidad e innovación clínica en Connections Health Solutions.

Antes de que abriera el Centro de Respuesta a Crisis (CRC) en 2011, los oficiales a veces tenían que esperar horas en un hospital para que una persona recibiera tratamiento, dijo Godfrey, el oficial de TPD. Dejar a alguien ahora toma 10 minutos, en promedio.

“El CRC fue un regalo del cielo”, dijo Balfour. “Cuando otras ciudades, otras agencias, vienen a Tucsón para ver cómo hacemos las cosas de salud mental, lo primero que les decimos es: ‘Necesitas algo como el CRC’”.

El equipo transporta a unas 500 personas anualmente a un centro de tratamiento, dijo Winsky, el supervisor del equipo de salud mental. El departamento en su conjunto transporta a más de 4,800 personas al año (más de 400 personas mensualmente, en promedio) al CRC, según datos de Connections Health Solutions.

El número de transportes policiales a hospitales y clínicas de observación de crisis se triplicó con creces entre 2000 y 2019 a casi 7,000 al año, según muestran los datos.

Bienestar, un cambio cultural

Balfour atribuye al cambio de cultura del departamento una disminución drástica en las llamadas al SWAT para situaciones de barricadas suicidas, que son peligrosas tanto para la policía como para los sospechosos y cuestan alrededor de $15,000 cada una. Después de 10 llamadas de barricadas suicidas en 2012 y 10 en 2013, el número se desplomó a dos la mayoría de los años, con cuatro en 2015 y tres en 2018.

Los agentes uniformados que cumplen órdenes judiciales de tratamiento de salud mental pueden asustar a los pacientes y hacer que se encierren en su casa, lo que lleva a una respuesta del SWAT. El Equipo de Apoyo de Salud Mental atiende el 95% de esos pedidos en estos días y lo hace en ropa de civil, lo que ayuda a aliviar las situaciones. Los oficiales de los tres equipos especiales completan la capacitación en negociación e intervención en crisis.

Desde que el Departamento de Policía comenzó a trabajar con otras personas de respuesta a los equipos de crisis móviles, la hospitalización involuntaria ha disminuido del 60% de las personas a las que el equipo de salud mental atiende con órdenes judiciales al 20%, según muestran los datos de Balfour.

En Arizona, los fondos estatales y federales, junto con el dinero de la subvención, pagan los equipos de crisis móviles y los servicios de salud conductual que permiten que lugares como el CRC acojan a cualquier persona que se presente pidiendo ayuda o que la policía deje ahí. Arizona Complete Health, la autoridad regional de salud del comportamiento contratada por el estado, obtiene más de $1,000 millones en fondos federales y estatales para servicios de salud del comportamiento. Luego, ese dinero se distribuye a los proveedores de salud conductual contratados.

“Una de las razones por las que funciona lo que está haciendo la Policía de Tucsón es porque no lo hacen en el vacío”, dijo Balfour. “Lo están haciendo en asociación con un sistema de atención médica, es decir, con el sistema de crisis de salud mental, el cual se está intensificando para cuidar de estas personas”.

El equipo tiene una acumulación de órdenes judiciales. Cuando Godfrey se unió al equipo de salud mental, los oficiales recibían alrededor de tres o cuatro órdenes judiciales por día. “En estos días probablemente sean unas cinco o seis”, dijo.

El equipo tenía inicialmente seis oficiales en tres grupos para atender órdenes. Ahora tiene cinco oficiales, lo que se traduce en solo dos equipos con el doble de órdenes. Esas órdenes se acumulan y, dado que la mayoría de las veces los oficiales tienen que buscar a una persona más de una vez, hay una acumulación de órdenes judiciales.

“Tenemos poco más de 100 en este momento”, dijo Godfrey. “Pero muchos de ellos, probablemente entre 80 y 90 de ellos, son personas sin hogar para las que no tenemos direcciones”.

La falta de vivienda es a menudo un síntoma del uso de sustancias o problemas de salud mental, dijo Kevin Hall, subjefe de policía. Es por eso que se creó el equipo de extensión para personas sin hogar dentro del equipo de apoyo a la salud mental.

Balfour dice que la falta de vivienda es un desafío para el sistema de salud conductual en su conjunto. Es especialmente difícil para las personas sin hogar cumplir con los planes de tratamiento y llegar a las citas.

“¿Cómo puedes hacer eso si no sabes dónde vas a poner la cabeza esa noche?”, dijo. “A veces olvidamos lo difícil que es para un paciente hacer todas las cosas que le decimos que haga”.

Resolver estos problemas sistémicos debe ser una prioridad, no una ocurrencia tardía, dijo Balfour. Es difícil para las personas estar saludables cuando no tienen comida, una vivienda accesible, un salario digno y transporte.

Se necesitan alternativas

Las alternativas a la respuesta policial para la salud mental y el uso de sustancias apuntan a un cambio en la opinión pública sobre cómo se deben abordar estos problemas comunitarios, dijo Jackson Beck, del Vera Institute of Justice en Nueva York, que tiene como objetivo mejorar los sistemas de justicia para servir mejor a las comunidades.

“La policía está mal equipada para atender de manera segura y eficaz a las personas que atraviesan crisis de salud conductual”, escribieron Beck y sus colegas en un informe del Vera Institute.

“Aunque muchos oficiales pueden poseer habilidades para reducir el potencial de violencia, la mera presencia de oficiales armados y uniformados con vehículos policiales puede exacerbar los sentimientos de angustia y agravar las situaciones relacionadas con la salud mental”, dice el informe.

Después de que George Floyd fuera asesinado por un oficial de policía de Minneapolis el verano pasado, aumentaron los llamados a retirar fondos a los departamentos de policía y encontrar alternativas a la respuesta policial para los casos relacionados con la salud mental, el uso de sustancias, la falta de vivienda y los delitos no violentos.

Varias ciudades, incluidas Denver, San Francisco y Portland, han sido noticia recientemente por la creación de equipos de respuesta no policiales compuestos por especialistas en salud conductual y técnicos de emergencias médicas.

La idea a menudo se inspira en un programa formado en Eugene, Oregon, en 1989 -Crisis Assistance Helping Out on the Streets, o CAHOOTS-, donde un trabajador de crisis y un médico son enviados a algunas llamadas de emergencia y crisis no criminales que incluyen desamparo, intoxicación, uso de drogas, enfermedad mental y resolución de disputas. El programa cuenta con personal y es administrado por White Bird Clinic, pero financiado a través del presupuesto del Departamento de Policía de Eugene.

Los oficiales de la Policía de Tucsón Josh Godfrey y Todd Schladweiler del Equipo de Apoyo de Salud Mental llevan a una persona al Centro de Respuesta a Crisis después de que dejó de asistir al programa de tratamiento ordenado por la corte. Los agentes esposaron al paciente después de que golpeara la mano de Godfrey.

En Tucsón, los equipos móviles de respuesta a crisis han estado disponibles para responder a crisis de salud mental durante más de una década. Los equipos responden principalmente a las llamadas de salud mental a la línea de crisis comunitaria, siempre que la persona en crisis no tenga acceso a armas y no tenga un plan para lastimarse de inmediato a sí misma o a otros, dijo Hall.

Ellos cuentan con contratistas de salud conductual de la autoridad regional de salud conductual del estado.

Los despachadores del 911 de Tucsón han podido desviar las llamadas a la línea de crisis desde 2015, dijo la portavoz de Arizona Complete Health, Monica Coury, en un correo electrónico. Los equipos móviles también sirven como co-respondedores a petición de los primeros en responder.

Entre octubre de 2019 y septiembre de 2020, los equipos de crisis móviles en el Condado Pima respondieron a más de 13,000 llamadas, dijo Coury.

En la primavera de 2019, cuatro equipos de respuesta a crisis se integraron al centro de comunicaciones de seguridad pública, aunque fueron retirados durante la pandemia. En agosto, los socorristas obtuvieron computadoras portátiles que podían usar para acceder al sistema de comunicaciones 911 y responder a las llamadas de crisis de salud mental mientras trabajaban desde casa, dijo Hall.

Desde que los respondedores de crisis móviles se mudaron al centro de comunicaciones de seguridad pública vieron un aumento del 200% en las transferencias de llamadas mensuales, en las que las llamadas se resuelven por teléfono antes de que se envíe a alguien de respuesta de emergencia.

El Equipo de Apoyo a la Salud Mental del Departamento de Policía de Tucsón dejó de hacer que los co-respondedores viajaran con los oficiales en 2019. En cambio, los oficiales pueden llamar a los co-respondedores a una escena cuando lo consideren necesario. El departamento está trabajando para recuperar un modelo de co-respondedor que funcione para Tucsón, dijo Hall.

Encontrar la opción correcta basada en una comunidad y sus necesidades es un buen objetivo, dijo Beck, del Vera Institute. Pero el mejor camino para lograr un objetivo que sirva mejor a todos es sacar a la policía de la ecuación por completo.

“En todo el país no existe una ‘talla única para todo’”, dijo Beck. “Las comunidades deben tomar juntas estas decisiones mientras centran las voces de aquellos con experiencias vividas”.

Busca los otros dos reportajes que completan esta serie en las ediciones de las próximas semanas o en línea en tucson.com/laestrella.

Stephanie Casanova es ex reportera del Arizona Daily Star y La Estrella de Tucsón, ahora colaboradoa del Chicago Tribune.

“One of the reasons why what Tucson police is doing works is because they’re not doing it in a vacuum. They’re doing it in partnership with a health-care system, meaning the mental health crisis system, that is stepping up to take care of these people.” — Margie Balfour, Connections Health Solutions

“Although many officers may possess de-escalation skills, the mere presence of armed, uniformed officers with police vehicles can exacerbate feelings of distress and escalate mental health-related situations.” – Vera Institute report

Impactos: 0

Lea Tambien:  Pandemia provoca crecimiento de residuos electrónicos y plásticos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 1191:
Usuarios – 8
Invitados – 700
Robots – 483

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico